Pu­tin des­pi­de a su mi­nis­tro de Eco­no­mía tras acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción

Ale­xei Ul­yu­ka­yev es el fun­cio­na­rio ru­so de más al­to ran­go de­te­ni­do mien­tras ejer­ce un car­go pú­bli­co des­de el co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca en 1991.

Pulso - - Actualidad&politica -

—El Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, des­pi­dió ayer al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ale­xei Ul­yu­ka­yev, por acu­sa­cio­nes de que re­ci­bió un so­borno de US$2 mi­llo­nes de la pe­tro­le­ra Ros­neft, un ca­so que po­dría de­jar al des­cu­bier­to ma­los ma­ne­jos en el círcu­lo cer­cano al lí­der.

Ul­yu­ka­yev, un tec­nó­cra­ta de 60 años cu­yo mi­nis­te­rio ha es­ta­do su­per­vi­san­do la li­qui­da­ción de ac­ti­vos del Es­ta­do, es el fun­cio­na­rio ru­so de más al­to ran­go de­te­ni­do mien­tras ejer­ce un car­go pú­bli­co des­de el co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca en 1991.

El ca­so po­dría ex­po­ner fi­su­ras en­tre Igor Se­chin, pre­si­den­te de Rosf­net, y un cer­ca- do alia­do a Pu­tin, y los fun­cio­na­rios que cri­ti­ca­ban las am­bi­cio­nes de la em­pre­sa de com­prar más ac­ti­vos es­ta­ta­les en mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas por los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo y las san­cio­nes de Oc­ci­den­te.

Ul­yu­ka­yev, quien es­ta­rá ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio por dos me­ses, po­dría pa­sar 15 años en pri­sión si es ha­lla­do cul­pa­ble. El fun­cio­na­rio di­jo an­te un tri­bu­nal que es inocen­te y re­mar­có que es­tá in­tere­sa­do en coope­rar con la in­ves­ti­ga­ción.

El Co­mi­té de In­ves­ti­ga­ción, la agen­cia es­ta­tal que in­ves­ti­ga los prin­ci­pa­les de­li­tos en Ru­sia, se­ña­ló que Ul­yu­ka­yev ha­bía re­ci­bi­do un so­bor- no de US$2 mi­llo­nes de Ros­neft a cam­bio de apro­bar la com­pra por US$5.000 mi­llo­nes de una par­ti­ci­pa­ción en el pro­duc­tor de pe­tró­leo de ta­ma­ño me­diano Bash­neft.

El por­ta­voz del Krem­lin Dmitry Pes­kov sos­tu­vo que Pu­tin ha­bía des­pe­di­do a Ul­yu­ka­yev tras per­der la con­fian­za en él. Al ser con­sul­ta­do so­bre si el acuer­do por Bash­neft po­dría ser re­vi­sa­do, ma­ni­fes­tó que “es­to no con­cier­ne al acuer­do de nin­gu­na ma­ne­ra”.

Fuen­tes po­li­cia­les di­je­ron que los te­lé­fo­nos del mi­nis­tro ha­bían si­do in­ter­ve­ni­dos y sus co­mu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas vi­gi­la­das. Los in­ves­ti­ga­do­res pu­sie­ron en mar­cha una ope­ra­ción en­cu­bier­ta en la que el su­pues­to so­borno fue en­tre­ga­do el lu­nes, se­gún los in­for­mes.

La ad­qui­si­ción de Bash­neft por par­te de Ros­neft fue el fo­co de una im­por­tan­te gue­rra en­tre fac­cio­nes ri­va­les del Krem­lin, di­je­ron a Reuters fuen­tes cer­ca­nas al acuer­do y del Go­bierno.

Se­chin, uno de los más po­de­ro­sos de Ru­sia, pre­sio­nó pa­ra apro­bar la com­pra de Bash­neft, pe­ro el acuer­do era re­cha­za­do por li­be­ra­les eco­nó­mi­cos del Go­bierno. Ul­yu­ka­yev, que se de­cla­ró inocen­te, es­ta­rá ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio por dos me­ses y po­dría pa­sar 15 años en pri­sión si es ha­lla­do cul­pa­ble.

FO­TO: AFP

Vla­di­mir Pu­tin es­tá li­de­ran­do una lu­cha con­tra la co­rrup­ción, aún en al­tos car­gos .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.