Igual pe­ga, igual pa­ga, por Fran­cis­ca Val­dés-Ca­ro­li­na Ete­ro­vic

Pulso - - Portada - FRAN­CIS­CA VAL­DÉS CA­RO­LI­NA ETE­RO­VIC

LAS PRIN­CI­PA­LES aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les ten­drán elec­cio­nes pron­to. Tan­to la So­fo­fa co­mo la CPC re­no­va­rán sus di­rec­ti­vas en el cor­to pla­zo. En es­ta co­yun­tu­ra, qué me­jor que plan­tear­les el si­guien­te desafío a las nue­vas cú­pu­las y, por cier­to, a to­das las em­pre­sas que re­pre­sen­tan: lle­var a ce­ro la bre­cha sa­la­rial que exis­te hoy en­tre hom­bres y mu­je­res. No ha si­do tan fá­cil la in­cor­po­ra­ción de las mu­je­res cuan­do se as­cien­de en el or­ga­ni­gra­ma de una com­pa­ñía. Se­gún lo han cons­ta­ta­do las mu­je­res eje­cu­ti­vas que dis­tin­gui­mos año a año, ellas sue­len es­tar en las ge­ren­cias de re­cur­sos hu­ma­nos, mar­ke­ting o co­mu­ni­ca­cio­nes. Es más di­fí­cil ver­las en las ge­ren­cias de fi­nan­zas, por ejem­plo. Ni ha­blar de las ge­ren­cias ge­ne­ra­les. Lo mis­mo ocu­rre con los di­rec­to­rios. Tam­bién es­tán bas­tan­te au­sen­tes. El acen­to hoy lo que­re­mos po­ner en las mu­je­res em­plea­das aho­ra. Ellas, sin im­por­tar el pues­to que ten­gan den­tro de la com­pa­ñía, re­ci­ben un suel­do me­nor que el de los hom­bres en si­mi­la­res car­gos. En pro­me­dio, las mu­je­res em­plea­das en Chi­le con edu­ca­ción me­dia com­ple­ta ga­nan un 15% me­nos que los hom­bres en si­mi­lar es­ta­tus. Y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la edu­ca­ción nos jue­ga en con­tra. La teo­ría di­ce que te­ner más es­tu­dios nos da más op­cio­nes de pro­gre­sar. Que po­de­mos ac­ce­der a me­jo­res pues­tos. Eso es ver­dad, y ocu­rre. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te y en el ca­so de las mu­je­res, es­te as­cen­so no se ob­ser­va en la li­qui­da­ción de suel­do a fi­nal de mes. Las mu­je­res con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios ga­nan en Chi­le un 29% me­nos que los hom­bres con igua­les per­ga­mi­nos. Las bre­chas sa­la­ria­les no son un te­ma nue­vo. Sin em­bar­go, al ex­plo­tar la dis­cu­sión so­bre el te­ma pre­vi­sio­nal, se ha­ce ur­gen­te que las em­pre­sas re­vi­sen su pos­tu­ra so­bre el par­ti­cu­lar. Si hay una “política cor­po­ra­ti­va” que las em­pre­sas chi­le­nas po­drían po­ner en mar­cha aho­ra ya, es lle­var a ce­ro la bre­cha sa­la­rial en­tre sus em­plea­dos hom­bres y mu­je­res. Un bo­ni­to slo­gan de cam­pa­ña pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de em­pre­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.