La otra ca­ra de la dis­cu­sión so­bre el re­ajus­te

¿Quién es la per­so­na lla­ma­da a ha­cer­lo? ¿Quién de­be­ría po­ner or­den y ha­cer que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos vuel­van a sus fun­cio­nes? A es­ta al­tu­ra, la úni­ca per­so­na es la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca.

Pulso - - Portada -

CER­CA DE 20 DÍAS de pa­ra­li­za­ción ile­gal es la que su­man los fun­cio­na­rios del sec­tor pú­bli­co en re­cha­zo a la pro­pues­ta de re­ajus­te ofre­ci­da por Ha­cien­da. Una si­tua­ción que de­fi­ni­ti­va­men­te tie­ne dos ca­ras: una que da cuen­ta de la ne­go­cia­ción con los tra­ba­ja­do­res, pe­ro tam­bién con las pro­pias hues­tes del Go­bierno. Y la otra, que es tal vez la más du­ra y más afec­ta­da, tie­ne que ver con las con­se­cuen­cias que el pa­ro es­tá te­nien­do en la ac­ti­vi­dad del país.

Más allá de las fra­ses de dis­cul­pas ha­cia la po­bla­ción que han emi­ti­do al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes del sec­tor pú­bli­co, es un he­cho que no al­can­zan a di­men­sio­nar el da­ño que le es­tán ha­cien­do a la po­bla­ción en su con­jun­to. Por­que no só­lo se es­tá afec­tan­do a los ex­por­ta­do­res que no pue­den man­dar sus pro­duc­tos fue­ra de Chi­le, sino que a per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes que acu­den a la sa­lud pú­bli­ca co­mo úni­ca op­ción y que ven trun­ca­do su de­re­cho de aten­ción lle­van­do en al­gu­nos ca­sos a per­so­nas a de­ba­tir­se en­tre la vi­da y la muer­te.

No ca­be du­da que se de­be ha­cer un cam­bio de fon­do, pe­ro ¿quién es la per­so­na lla­ma­da a ha­cer­lo? ¿Quién de­be­ría po­ner or­den y ha­cer que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos vuel­van a sus fun­cio­nes? A es­ta al­tu­ra, la úni­ca per­so­na es la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, cu­yo pro­ta­go­nis­mo se ha echa­do de me­nos en es­te du­ro epi­so­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.