¿Lo­cu­ra?

Pulso - - Intro - —por GON­ZA­LO BLUMEL— Di­rec­tor eje­cu­ti­vo Fun­da­ción Avan­za Chi­le @gblu­mel

TO­DOS ES­TÁN lo­cos. Tal co­mo lo de­cían los Chancho en Pie­dra ha­ce ya ca­si 20 años, hoy esa pre­mi­sa vuel­ve a ins­ta­lar­se tras el triun­fo de Do­nald Trump en EEUU. Es que no pue­de ser ca­sua­li­dad que las al­ter­na­ti­vas más ex­cén­tri­cas, o al me­nos más dis­tan­tes del sen­ti­do co­mún, es­tén pre­do­mi­nan­do en pro­ce­sos elec­to­ra­les tan di­sí­mi­les co­mo los co­mi­cios ame­ri­ca­nos, el Bre­xit del Reino Uni­do o los (re­cha­za­dos) acuer­dos de paz en Co­lom­bia. Ello tam­bién ex­pli­ca­ría el ex­pec­tan­te li­de­raz­go de la ul­tra­de­re­cha en Fran­cia, que en­fren­ta elec­cio­nes en abril del pró­xi­mo año, o el au­ge del po­pu­lis­ta Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas, el más vo­ta­do en las elec­cio­nes ita­lia­nas de 2013 y que tie­ne ba­jo fuer­te ase­dio al Go­bierno de cen­troiz­quier­da. Es­ta ines­pe­ra­da se­gui­di­lla de ba­ta­ta­zos al es­ta­blish­ment de­mo

crá­ti­co ha lle­va­do a mu­chos ana­lis­tas a teo­ri­zar so­fis­ti­ca­das cons­truc­cio­nes so­cio­ló­gi­cas, en bus­ca de ex­pli­ca­cio­nes que per­mi­tan en­ten­der es­tos fe­nó­me­nos. Así, al­gu­nos han plan­tea­do que las gran­des ca­pas me­dias se han vuel­to ca­pri­cho­sas e in­son­da­bles, fru­to del pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción que han ex­pe­ri­men­ta­do las so­cie­da­des en las úl­ti­mas dé­ca­das. Otros, por su par­te, han su­ge­ri­do que es­to no es más que la con­se­cuen­cia del fin del po­der co­mo lo he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra, el cual se ha trans­fe­ri­do des­de las vie­jas éli­tes go­ber­nan­tes a mi­cro­po­de­res ve­lei­do­sos e ines­ta­bles. Pue­de que es­tas y otras con­je­tu­ras al­gu­nas verdades con­ten­gan. Pe­ro tam­bién pue­de que el pun­to sea más sim­ple. Qui­zá es­tos epi­so­dios me­ra­men­te re­fle­jan los gri­tos de an­gus­tia de ciu­da­da­nos que, de­ses­pe­ra­da­men­te, bus­can res­pues­tas an­te las di­fi­cul­ta­des y sin­sa­bo­res de la mo­der­ni­dad. Te­mo­res y du­das que sur­gen de la glo­ba­li­za­ción, de la in­mi­gra­ción, de la di­lu­ción de la iden­ti­dad na­cio­nal, del te­rro­ris­mo, de la co­rrup­ción, del es­tan­ca­mien­to de las eco­no­mías, del de­te­rio­ro de los mer­ca­dos la­bo­ra­les y los in­gre­sos reales de los tra­ba­ja­do­res, en­tre otros fac­to­res, que ya acu­mu­lan mu­cho tiem­po sin so­lu­cio­nes efec­ti­vas. Ni de los go­bier­nos na­cio­na­les ni de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les. Por eso, la úni­ca lo­cu­ra en reali­dad se­ría la de las éli­tes que pre­fie­ran me­nos­pre­ciar o ig­no­rar es­tas ex­pre­sio­nes. Que por cier­to en Chi­le, a nues­tra ma­ne­ra, es­tán muy pre­sen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.