El tra­di­cio­nal ne­go­cio de Fa­ber-Cas­tell que con­si­guió re­en­can­tar a los con­su­mi­do­res

La com­pa­ñía ale­ma­na fue fun­da­da en 1761 y tu­vo ven­tas ré­cord en el año fis­cal 2015-2016. Se si­guen rein­ven­tan­do y ofre­cen pro­duc­tos que van des­de los tra­di­cio­na­les lá­pi­ces de co­lo­res has­ta ar­tícu­los de lu­jo. Ade­más, cuen­tan con una di­vi­sión de cos­mé­ti­cos

Pulso - - Empresas & mercados - CA­TA­LI­NA GÖPEL

—En un mundo ca­da vez más di­gi­tal y la tec­no­lo­gía touch más ma­si­va, Fa­ber-Cas­tell, la com­pa­ñía ale­ma­na que fa­bri­ca lá­pi­ces des­de 1761, tu­vo nú­me­ros ré­cord en el año fis­cal 2015-2016, con ven­tas por €631 mi­llo­nes (US$668 mi­llo­nes), que re­pre­sen­tan 10% de cre­ci­mien­to. Hoy ofre­ce pro­duc­tos que van des­de los tra­di­cio­na­les lá­pi­ces de co­lo­res, plu­mas, la­pi­ce­ras y úti­les es­co­la­res, has­ta ele­men­tos de al­ta ga­ma para ar­tis­tas y pro­fe­sio­na­les, ade­más de ar­tícu­los de lu­jo. Con una pro­duc­ción de más de 2 mil mi­llo­nes de lá­pi­ces al año, tam­bién cuen­ta con una di­vi­sión de cos­mé­ti­cos, que re­pre­sen­ta más del 10% del ne­go­cio to­tal y que ha con­se­gui­do avan­ces im­por­tan­tes en los úl­ti­mos años. El mo­tor de las ven­tas, eso sí, fue la mo­da mun­dial de pin­tar li­bros (ver en­tre­vis­ta re­la­cio­na­da).

LA MAR­CA. La po­lí­ti­ca am­bien­tal es un ele­men­to esen­cial al in­te­rior de la com­pa­ñía. En 1980 co­men­zó en la re­gión un pro­yec­to de re­fo­res­ta­ción para pro­du­cir su pro­pia ma­de­ra para fa­bri­car lá­pi­ces de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble. Des­de en­ton­ces, ha se­gui­do desa­rro­llan­do su pro­yec­to in­no­va­dor en la in­dus­tria. Ade­más, es el úni­co fa­bri­can­te de lá­pi­ces que uti­li­za pin­tu­ras com­pa­ti­bles con el me­dioam­bien­te. Con su ci­clo eco­ló­gi­co sus­ten­ta­ble, anual­men­te plan­tan cer­ca de 100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ár­bo­les, que des­pués de ca­si dos dé­ca­das son úti­les para su pro­duc­ción.

La ca­be­za de la com­pa­ñía, An­ton Wolf­gang von Fa­be­rCas­tell, fa­lle­ció en enero de es­te año y des­de en­ton­ces su es­po­sa, la con- de­sa Mary von Fa­ber-Cas­tell, pre­si­den­ta de la jun­ta eje­cu­ti­va, to­mó el ti­món de la mar­ca. Ac­tual­men­te no cuen­tan con un CEO, por lo que la fa­mi­lia si­gue muy in­vo­lu­cra­da en la em­pre­sa.

En sep­tiem­bre, con mo­ti­vo de su aniver­sa­rio 255, Fa­be­rCas­tell lan­zó la “Karl­box”, una ca­ja de co­lec­ción de lu­jo de ca­si $2 mi­llo­nes, di­se­ña­da na­da más ni na­da me­nos que por el ícono de la mo­da in­ter­na­cio­nal, Karl La­ger­feld.

Con me­nos de 3.000 uni­da­des dis­po­ni­bles, tras la pri­me­ra se­ma­na de lan­za­mien­to se ven­dió más de la mi­tad. A nues­tro país lle­ga­ron 20 ejem­pla­res, y tam­bién tu­vo una re­cep­ción exi­to­sa.

“Es una gran his­to­ria, por­que en 1987 fue di­se­ña­dor del ves­ti­do de no­via de Mary Ho­gan”, la ac­tual con­de­sa von Fa­ber- Cas­tell, di­jo Rold Schif­fe­rens, di­rec­tor ge­ne­ral de Fa­ber-Cas­tell Eu­ro­pa. Des­de en­ton­ces sus due­ños man­tu­vie­ron con­tac­to con el di­se­ña­dor. “Na­ció la idea de pre­gun­tar­le a Karl si es­ta­ba in­tere­sa­do en ha­cer al­go con no­so­tros y di­jo ‘sí, ha­gá­mos­lo’, fue ge­nial” co­men­tó Schif­fe­rens. La idea era ven­der un pro­duc­to in­no­va­dor, y La­ger­feld, que siem­pre fue un fa­ná­ti­co de la mar­ca, creó un ar­tícu­lo que in­clu­so fun­cio­na­ba co­mo de­co­ra­ción y con­ta­ba con 350 ele­men­tos se­lec­cio­na­dos por el mis­mo ar­tis­ta.

La idea de Fa­ber-Cas­tell es lan­zar un pro­duc­to es­pe­cial ca­da cin­co años, por lo que des­de ya es­ta­rían tra­ba­jan­do en un nue­vo ele­men­to para 2021, si bien to­da­vía no tie­nen cla­ro si vol­ve­rán a tra­ba­jar con un di­se­ña­dor o crea­rán la obra ellos mis­mos, Schif­fe­rens pre­fie­re de­jar “la sor­pre

sa para cin­co años”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.