Fran­cis­co Chahuán:

“RN de­be lle­var un can­di­da­to mi­li­tan­te a las pri­ma­rias para mos­trar una po­si­ción del par­ti­do”

Pulso - - Front Page - Una en­tre­vis­ta de NATALIA OLI­VA­RES

—Se su­ma a las vo­ces que creen que “es mo­men­to” que Sebastián Pi­ñe­ra sin­ce­re su dis­po­si­ción pre­si­den­cial. —Ade­más, di­ce que se de­be re­en­can­tar al elec­to­ra­do tra­di­cio­nal del sec­tor (evan­gé­li­cos y “fa­mi­lia mi­li­tar”) que que­da­ron dis­con­for­mes con el Go­bierno del ex man­da­ta­rio.

EL se­na­dor y pre­can­di­da­to pre­si­den­cial de RN, Fran­cis­co Chahuán, cree que con el aco­ta­do cam­bio mi­nis­te­rial del vier­nes pa­sa­do “se ex­ten­dió el cer­ti­fi­ca­do de defunción de la Nue­va Ma­yo­ría” y que la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let hi­zo un cam­bio que ni si­quie­ra aquie­ta las aguas en su coa­li­ción. Res­pec­to a Chi­le Va­mos, cree que es­tán da­das las ga­ran­tías para las pri­ma­rias del sec­tor, ade­más de en­du­re­cer el tono fren­te al “pi­ñe­ris­mo”. Pe­se a su cer­ca­nía con el ex je­fe de Es­ta­do ad­vier­te que el pro­gra­ma de Go­bierno de­be ser con­ver­gen­te “y no de ilu­mi­na­dos con do­mi­ci­lio en Tan­tau­co” y que es el mo­men­to Sebastián Pi­ñe­ra se pro­nun­cie res­pec­to a su fu­tu­ro.

Cris­tián Monc­ke­berg di­jo ha­ce unos días que tan­to Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón co­mo Sebastián Pi­ñe­ra tie­nen el ADN de RN y for­man par­te de su es­truc­tu­ra, ¿sien­te fal­ta de apo­yo de par­te de la me­sa a su op­ción sien­do el úni­co que es­tá ins­cri­to?

—En ab­so­lu­to. Ade­más, el ni­vel de in­de­ci­sos que mues­tran las en­cues­tas opi­nión di­cen que el es­ce­na­rio es­tá com­ple­ta­men­te abier­to y por lo tan­to, lo que hay que ha­cer es lo­grar trans­mi­tir las pro­pues­tas, el pro­yec­to, el re­la­to del país que que­re­mos cons­truir. Di­ría que es­tán da­das las ga­ran­tías para te­ner pri­ma­rias ciu­da­da­nas, abier­tas y vin­cu­lan­tes. Es­pe­ro que RN pue­da es­co­ger en un Con­se­jo Ge­ne­ral del mes de mar­zo una can­di­da­tu­ra con una fi­gu­ra mi­li­tan­te. RN es cla­ve para la tran­si­ción po­lí­ti­ca, por­que es un par­ti­do bi­sa­gra. Es un par­ti­do que ade­más ge­ne­ra una pro­pues­ta mo­de­ra­da al Chi­le del ma­ña­na y en ese con­tex­to, RN de­be lle­var a las pri­ma­rias del sec­tor un can­di­da­to pro­pio. En mi ca­so, soy so­cial­cris­tiano y co­mo tal creo que esa vi­sión so­cial de­be ser tras­mi­ti­da a tra­vés de nues­tras pro­pues­tas. RN de­be lle­var un can­di­da­to mi­li­tan­te a las pri­ma­rias para mos­trar una po­si­ción del par­ti­do.

¿Es de los que cree que el se­na­dor Al­ber­to Es­pi­na sí for­ma­li­za­rá su op­ción pre­si­den­cial? Mu­chos di­cen que es­pe­ra a mar­zo, pe­ro que no lo con­cre­ta­rá si co­rre Pi­ñe­ra.

—En su opor­tu­ni­dad em­pla­za­mos a Al­ber­to Es­pi­na a pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra y en­tien­do que se es­tá to­man­do sus tiem­pos...

¿Qué apor­ta el re­torno de Car­los La­rraín a la pri­me­ra lí­nea del par­ti­do? No es un se­cre­to que no se lle­va­ba bien con Pi­ñe­ra, y si ga­na las pri­ma­rias las ne­go­cia­cio­nes se­rán di­rec­ta­men­te con él...

—Cla­ra­men­te el par­ti­do hoy día tie­ne una es­pal­da mu­cho más an­cha. Va a ser ca­paz de ge­ne­rar un con­tra­pun­to res­pec­to a un fu­tu­ro Go­bierno de la coa­li­ción para que sea­mos ca­pa­ces de go­ber­nar con nues­tras ideas, y con los nues­tros. Por eso tam­bién es im­por­tan­te la ge­ne­ra­ción de un pro­gra­ma de go­bierno con­ver­gen­te, que no naz­ca de ilu­mi­na­dos con do­mi­ci­lio en Tan­tau­co o de cual­quier otro lu­gar, sino que naz­ca del diá­lo­go ciu­da­dano y fi­nal­men­te, per­mi­tir que los li­de­raz­gos de la coa­li­ción se des­plie­guen de Ari­ca a Pun­ta Are­nas para re­pac­tar las con­fian­zas para un nue­vo pe­río­do pre­si­den­cial, pe­ro tam­bién po­der re­en­can­tar a nues­tros elec­to­ra­do tra­di­cio­nal co­mo la fa­mi­lia mi­li­tar o el mundo evan­gé­li­co que sien­ten que en el pri­mer go­bierno que­da­ron par- te de sus pro­me­sas o com­pro­mi­sos sus­cri­tos in­cum­pli­dos. —Hay una ne­ce­si­dad que to­dos los ac­to­res ma­ni­fies­ten su vo­lun­tad de com­pe­tir en las pri­ma­rias y por su­pues­to es mo­men­to que Sebastián Pi­ñe­ra co­mien­ce a sin­ce­rar su in­te­rés o de ser o no can­di­da­to. Lo peor que le pue­de ocu­rrir al sec­tor es que fi­nal­men­te nos en­con­tre­mos en una si­tua­ción pre­si­den­cial co­mo la an­te­rior cuan­do tu­vi­mos que im­pro­vi­sar un can­di­da­to.

Monc­ke­berg tam­bién ha pre­sio­na­do para que Pi­ñe­ra ade­lan­te su de­fi­ni­ción, ¿si­gue en pie su op­ción a to­do even­to? La plan­ti­lla par­la­men­ta­ria se em­pe­za­rá a ne­go­ciar des­de ya...

—Es que es dis­tin­to, por­que no­so­tros he­mos ge­ne­ra­do nues­tra ba­se elec­to­ral y so­cial en la Re­gión de Val­pa­raí­so, y he es­ta­do fo­ca­li­za­do en mi tra­ba­jo en mi re­gión. El te­ma es có­mo des­de las re­gio­nes so­mos ca­pa­ces de le­van­tar una op­ción, por eso mi can­di­da­tu­ra se fun­da en ser el can­di­da­to de las re­gio­nes, en los per­ma­nen­te­men­te des­pla­za­dos por el po­der cen­tral.

¿La CEP de di­ciem­bre ten­drá al­gu­na in­je­ren­cia en sus pa­sos?

—La CEP para mí no re­pre­sen­ta un ele­men­to só­li­do para efec­tos de po­der to­mar rum­bo. En la úl­ti­ma sor­pren­den­te­men­te no fui me­di­do, pe­ro an­te­rior­men­te es­ta­ba con una al­ta va­lo­ra­ción pú­bli­ca y buen ni­vel co­no­ci­mien­to. Me sor­pren­de que no se con­si­de­re a un can­di­da­to que es­tá ofi­cial­men­te ins­cri­to y nues­tra de­ci­sión de se­guir ade­lan­te es­tá afir­me por­que cree­mos que lo real­men­te im­por­ta es el apor­te pro­gra­má­ti­co.

¿No te­me en­ton­ces que por se­guir ade­lan­te con su can­di­da­tu­ra RN pue­da le­van­tar nom­bres para su ac­tual cu­po?

—En lo ab­so­lu­to, por­que hoy día de acuer­do a las en­cues­tas nues­tras y el tra­ba­jo des­ple­ga­do en te­rreno, go­za­mos en las en­cues­tas con la pri­me­ra ma­yo­ría re­gio­nal y es­ta­mos muy tran­qui­los. Es ese li­de­raz­go en la re­gión el que per­mi­te as­pi­rar a una ca­rre­ra pre­si­den­cial.

O sea es­tá dis­pues­to a per­der el cu­po y la se­na­tu­ría...

—La pri­me­ra va­lla que ten­go es en mar­zo y las pri­ma­rias son en ju­lio. Nin­gu­na de las dos va­llas se con­tra- po­ne a mi vo­lun­tad fé­rrea de se­guir re­pre­sen­tan­do a mi re­gión, en la cual vi­vo, en la cual he en­tre­ga­do mis fuer­zas y ener­gías que es la re­gión de Val­pa­raí­so. —Na­die pue­de po­ner en du­da la vo­lun­tad, el tra­ba­jo, la con­vic­ción en la de­fen­sa de la so­be­ra­nía de nues­tro país que tu­vo Sebastián Pi­ñe­ra cuan­do ejer­ció co­mo Pre­si­den­te. Cree­mos

RE­TORNO DE CAR­LOS LA­RRAÍN “(El par­ti­do) va a ser ca­paz de ge­ne­rar un con­tra­pun­to res­pec­to a un fu­tu­ro Go­bierno de la coa­li­ción”.

cla­ra­men­te que dis­pa­rar a man­sal­va re­pre­sen­ta cam­pa­ña su­cia y la po­lí­ti­ca que no que­re­mos fren­te a un even­tual can­di­da­to de la coa­li­ción, can­di­da­to con el que voy a com­pe­tir, y hay que cui­dar por­que es un ac­ti­vo de la coa­li­ción.

Pe­ro que ha­ya re­suel­to for­mar es­ta so­cie­dad Ban­card con la de­ci­sión ra­cio­nal que tri­bu­te en las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas, ¿no es con­tra­pro­du­cen­te con el dis­cur­so de pro­bi­dad que es­tán tra­tan­do de ins­ta­lar?

—Eso es al­go que ten­drá que dar ex­pli­ca­cio­nes el pro­pio Sebastián Pi­ñe­ra, pe­ro lo que no me ca­be du­da que ja­más pu­so en ries­go la so­be­ra­nía del país y su de­fen­sa fé­rrea del in­te­rés su­pe­rior de Chi­le por so­bre un in­te­rés pu­ra­men­te eco­nó­mi­co.

SI NO GA­NA LAS PRI­MA­RIAS... “Nin­gu­na de las dos va­llas (Con­se­jo Ge­ne­ral y pri­ma­rias) se con­tra­po­ne a mi vo­lun­tad fé­rrea de se­guir re­pre­sen­tan­do a mi re­gión”.

PRO­GRA­MA DE GO­BIERNO DEL SEC­TOR “Que no naz­ca de unos ilu­mi­na­dos con do­mi­ci­lio en Tan­tau­co o cual­quier otro lu­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.