El des­per­tar de las ta­sas lar­gas

Las pró­xi­mas reunio­nes de po­lí­ti­ca monetaria en di­ciem­bre ten­drán una con­no­ta­ción es­pe­cial.

Pulso - - Trader -

LOS ren­di­mien­tos so­be­ra­nos de eco­no­mías desa­rro­lla­das han mos­tra­do un súbito in­cre­men­to en no­viem­bre, lue­go de un lar­go pe­río­do de muy ba­jas ta­sas. Es­te re­me­zón en la ren­ta fi­ja pro­vino de una fuen­te ines­pe­ra­da: la elec­ción de Trump en EEUU y el cam­bio en las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas que con­lle­va. El al­za en la ta­sa a 10 años en dó­la­res ha mos­tra­do un in­cre­men­to so­lo com­pa­ra­ble en mag­ni­tud y ra­pi­dez al ta­per tan­trum, es de­cir, a las se­ña­les de la Fed res- pec­to al re­ti­ro de su es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio, a me­dia­dos de 2013.

Los desa­rro­llos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos en EEUU han le­van­ta­do la par­te lar­ga de su cur­va de ren­di­mien­tos, an­te un po­si­ble ma­yor gas­to y en­deu­da­mien­to fis­cal. Por ar­bi­tra­je, ello se ha re­pli­ca­do en los ren­di­mien­tos so­be­ra­nos al­re­de­dor del mun­do, en­tre ellos, en Chi­le. Ha­ce un tiempo atrás, ya ha­bía­mos ad­ver­ti­do un des­aco­ple con la co­rre­la­ción his­tó­ri­ca en­tre las ta­sas lo­ca­les res­pec­to a las de mer­ca­dos desa­rro­lla­dos. Una ex­pli­ca­ción ra­di­ca­ba en fac­to­res idio­sin­crá­ti­cos, en par­ti­cu­lar, al im­por­tan­te in­gre­so de flu­jos de in­ver­sio­nis­tas lo­ca­les y ex­tran­je­ros a los mer­ca­dos de bo­nos so­be­ra­nos do­més­ti­cos. Se es­pe­ra­ba, por lo tan­to, al­gún es­pa­cio de re­ver­sión de es­tos mo­vi­mien­tos ha­cia las co­rre­la­cio­nes his­tó­ri­cas. Es­te ajus­te se dio de ma­ne­ra abrup­ta. En po­cos días, la co­rre­la­ción en­tre las ta­sas de Chi­le y EEUU se han ali­nea­do rá­pi­da­men­te con lo his­tó­ri­co.

En con­se­cuen­cia, las ta­sas ba­se lo­ca­les han mos­tra­do ajus­tes no ob­ser­va­dos desde 2008, re­pli­can­do, qui­zás, la in­cer­ti­dum­bre so­bre las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas glo­ba­les. Los úl­ti­mos años han es­ta­do mar­ca­dos por un im­por­tan­te es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio al­re­de­dor del mun­do, si­tua­ción que po­dría co­men­zar a re­ver­tir­se. La Fed po­dría al­te­rar su pro­yec­ción de ex­tre­ma gra­dua­li­dad en la nor­ma­li­za­ción monetaria; Eu­ro­pa mo­de­ra­ría, al me­nos, su programa de com­pra de ac­ti­vos; Ja­pón, en tan­to, ya hi­zo pú­bli­co su ob­je­ti­vo de le­van­tar su cur­va de ren­di­mien­tos de lar­go pla- zo. En es­te am­bien­te en­ra­re­ci­do, los men­sa­jes de los ban­cos cen­tra­les son ne­ce­sa­rios pa­ra re-en­cau­zar al mer­ca­do y a las ex­pec­ta­ti­vas de los agen­tes. Así, las pró­xi­mas reunio­nes de po­lí­ti­ca monetaria en di­ciem­bre ten­drán una con­no­ta­ción es­pe­cial, an­te el po­si­ble fin del ses­go ex­pan­si­vo sin pre­ce­den­tes que ha do­mi­na­do al mun­do desa­rro­lla­do tras la cri­sis sub­pri­me.

El au­tor es eco­no­mis­ta en BCI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.