La inem­bar­ga­bi­li­dad de vi­vien­das so­cia­les

Es­te pro­yec­to pa­re­ce con­de­nar el ac­ce­so al cré­di­to hi­po­te­ca­rio, en cir­cuns­tan­cias que la reali­dad mues­tra que es­te me­ca­nis­mo ha con­tri­bui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al fi­nan­cia­mien­to de la vi­vien­da.

Pulso - - Opinion -

EN EL CON­GRE­SO se tra­mi­ta un pro­yec­to de ley (bo­le­tín 9706-14) que bus­ca am­pliar la inem­bar­ga­bi­li­dad de las vi­vien­das so­cia­les ad­qui­ri­das con sub­si­dios del Es­ta­do y que ten­gan un ava­lúo fis­cal no su­pe­rior a UF520. La ini­cia­ti­va, pre­sen­ta­da por los dipu­tados Ca­rio­la (PC), Tei­llier (PC), Es­pi­no­za (PS), Fer­nán­dez (PS) y Car­va­jal (PPD), ha cau­sa­do po­lé­mi­ca por sus even­tua­les ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas.

En la ac­tua­li­dad só­lo son inem­bar­ga­bles las vi­vien­das de emer­gen­cia y aque­llas cu­yo ava­lúo fis­cal no su­pere las UTM50 ($2.300.000). Sien­do la vi­vien­da un ac­ti­vo tan im­por­tan­te pa­ra las fa­mi­lias, la cues­tión es si la inem­bar­ga­bi­li­dad per­mi­te o no avan­zar ha­cia una política de vi­vien­da que fa­ci­li­te su ac­ce­so. Una prohi­bi­ción ge­ne­ral de em­bar­go po­dría crear nu­me­ro­sos pro­ble­mas prác­ti­cos pa­ra quie­nes deseen ad­qui­rir una vi­vien­da con la ayu­da del Es­ta­do y que tam­bién ne­ce­si­tan com­ple­men­tar el sub­si­dio con al­gún cré­di­to. Si el pro­yec­to de ley si­gue su desa­rro­llo, la inem­bar­ga­bi­li­dad abar­ca­ría, se­gún ci­fras de la SBIF, a los in­mue­bles de has­ta UF2.200 de ava­lúo co­mer­cial ($52 mi­llo­nes apro­xi­ma­da­men­te), los que com­pren­den un am­plio es­pec­tro de vi­vien­das. Si el sub­si­dio es­ta­tal, en es­tos ca­sos, no su­pera, de­pen­dien­do de las dis­tin­tas op­cio­nes de sub­si­dio, las UF500, ¿có­mo una fa­mi­lia po­drá fi­nan­ciar su vi­vien­da si es­ta no pue­de po­ner­se co­mo ga­ran­tía cuan­do, se­gún la SBIF, la prin­ci­pal ra­zón de re­cha­zo de au­men­to del mon­to de los sub­si­dios ha­bi­ta­cio­na­les, una ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra ac­ce­der a cré­di­tos hi­po­te­ca­rios pa­ra los sec­to­res vul­ne­ra­bles -po­dría pen­sar­se en un cré­di­to ha­bi­ta­cio­nal cu­yo aval sea el Es­ta­do- y no ne­ce­sa­ria­men­te en me­di­das que pue­den be­ne­fi­ciar a las fa­mi­lias afec­ta­das por un em­bar­go (la in­ci­den­cia de los re­ma­tes so­bre las vi­vien­das aso­cia­das a pro­gra­mas de sub­si­dio ha­bi­ta­cio­nal es muy aco­ta­da).

El pro­yec­to pa­re­cie­ra con­de­nar el ac­ce­so al cré­di­to hi­po­te­ca­rio, cuan­do la reali­dad mues­tra que es­te ha con­tri­bui­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al fi­nan­cia­mien­to de la vi­vien­da en nues­tro país. El pro­ble­ma fun­da­men­tal, en con­se­cuen­cia, y que ex­ce­de el cam­po de la política ha­bi­ta­cio­nal, pa­re­cie­ra ser el en­deu­da­mien­to fa­mi­liar. Es ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar la di­men­sión pú­bli­ca de la vi­vien­da, pe­ro sin des­pre­ciar el his­tó­ri­co apor­te que ha rea­li­za­do el mun­do pri­va­do a su desa­rro­llo. Es­te pro­yec­to, por el con­tra­rio, si bien par­te de un diag­nós­ti­co po­si­ti­vo, ter­mi­na afec­tan­do y ex­clu­yen­do a la so­cie­dad ci­vil de la par­ti­ci­pa­ción en las so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.