Ale­jan­dro Gui­llier: “Yo no sé si el mi­nis­tro de In­te­rior su­fre alz­hei­mer o es así”

El se­na­dor vie­ne dis­tan­cián­do­se de un Go­bierno que con­si­de­ra ya se ha ju­ga­do por la car­ta La­gos. Ayer sus dar­dos apun­ta­ron al mi­nis­tro Fer­nán­dez y en­con­tró rá­pi­da res­pues­ta.

Pulso - - Front Page - ALE­JAN­DRO GUI­LLIER Se­na­dor in­de­pen­dien­te JOR­GE ARE­LLANO

—Des­de ha­ce ya va­rios días el se­na­dor in­de­pen­dien­te y car­ta pre­si­den­cial, Ale­jan­dro Gui­llier, ha lan­za­do du­ras crí­ti­cas so­bre La Mo­ne­da. In­clu­so, fue uno de los que con más fuer­za ma­ni­fes­tó, pre­vio al úl­ti­mo cam­bio de ga­bi­ne­te, la necesidad de mo­di­fi­car de for­ma pro­fun­da el co­mi­té po­lí­ti­co de mi­nis­tros, pe­ro eso no ocu­rrió.

Gui­llier y sus cer­ca­nos han asu­mi­do que pa­ra el Go­bierno su nom­bre co­mo po­si­ble car­ta ofi­cia­lis­ta pa­ra las pre­si­den­cia­les de 2017 no es el pre­di­lec­to y su es­tra­te­gia es di­rec­ta pa­ra en­fren­tar esa si­tua­ción. El le­gis­la­dor por An­to­fa­gas­ta es­tá ocu­pan­do su ca­pi­tal - re­fle­ja­do en los bue­nos re­sul­ta­dos en las úl­ti­mas en­cues­tas- pa­ra dis­tan­ciar­se de La Mo­ne­da. ¿El cos­to? Es leí­do co­mo mí­ni­mo. So­bre to­do, por la ba­ja apro­ba­ción de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y su equi­po.

En esa lí­nea, ayer el le­gis­la­dor, en una con­ver­sa­ción con la ex mi­nis­tra Ce­ci­lia Pérez y el pe­rio­dis­ta Ale­jan­dro de la Ca­rre­ra, en Ra­dio Agri­cul­tu­ra, in­sis­tió con sus dar­dos so­bre el ga­bi­ne­te. “Ella (Ba­che­let) ha he­cho un tre­men­do es­fuer­zo por sa­car el Go­bierno ade­lan­te, pe­ro del equi­po po­lí­ti­co, dis­tan­te por ejem­plo de to­dos los cam­bios que se han he­cho, a mí ja­más me han pre­gun­ta­do si ten­go una su­ge- ren­cia de na­da, nun­ca, en­ton­ces sien­to que no ten­go víncu­lo con La Mo­ne­da”, sen­ten­ció.

Ase­gu­ró ade­más de for­ma iró­ni­ca y alu­dien­do a di­chos de la pro­pia man­da­ta­ria que el equi­po po­lí­ti­co es­tá “tan bien” que “quie­re de­fi­nir la tran­si­ción pa­ra el pró­xi­mo (go­bierno). Es­tán de aban­de­ra­dos del pró­xi­mo”. Pe­ro el pun­to más du­ro de la en­tre­vis­ta es­tu­vo guar­da­do, en el día de su cum­plea­ños 69, pa­ra el je­fe de ga­bi­ne­te, Ma­rio Fer­nán­dez. “Yo no sé si el mi­nis­tro del In­te­rior su­fre Alz­hei­mer o es así. Por­que tú vas a ha­blar con él y al mes si­guien­te le di­ces, ¿có­mo nos va? y te di­ce ‘de qué con­ver­sa­mos (…) oye, cuan­do yo es­ta­ba en el li­ceo en Ran­ca­gua…’ y he es­cu­cha­do no sé cuán­tas ve­ces la his­to­ria. Voy al ter­cer mes y si­gue con lo mis­mo. Yo no sé si el ca­ba­lle­ro es así o me es­tá to­man­do el pe­lo”, re­cal­có.

El se­na­dor in­de­pen­dien­te apo­ya­do co­mo aban­de­ra­do del Par­ti­do Ra­di­cal, tam­bién dio cuen­ta así de la mo­les­tia que ge­ne­ró que el pro­pio Fer­nán­dez en en­tre­vis­ta con re­vis­ta Ca­pi­tal ase­gu­ra­ra que la ca­rre­ra pre­si­den­cial iba a ser en­tre los ex pre­si­den­tes Ricardo La­gos y Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Los di­chos de Gui­llier sos­tu­vie­ron una pron­ta y tam­bién enér­gi­ca res­pues­ta por par­te del Eje­cu­ti­vo, mar­ca­da so­bre to­do por la for­ma.

“No co­rres­pon­de des­ca­li­fi­car así a una au­to­ri­dad, no le ha­ce bien a quien las emi­te; creo que ofen­de más quién las emi­te que el des­ti­na­ta­rio de ellas. La­men­to las de­cla­ra­cio­nes que se han rea­li­za­do y lla­mo a que ten­ga­mos un len­gua­je de res­pe­to”, sos­tu­vo la vo­ce­ra de Go­bierno, Pau­la Nar­váez.

In­clu­so, des­de los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas vi­nie­ron los cues­tio­na­mien­tos a las pa­la­bras uti­li­za­das por Gui­llier. La ti­mo­nel de la DC, se­na­do­ra Ca­ro­li­na Goic, quien sos­tu­vo que se pue­den “te­ner di­fe­ren­cias en opi­nio­nes, di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, pe­ro siem­pre es muy im­por­tan­te cui­dar el len­gua­je que usa­mos pa­ra di­ri­gir­nos a otras per­so­nas”.

Más tar­de Gui­llier in­ten­tó ex­pli­car sus di­chos, pe­ro in­sis­tió en la crí­ti­ca. “Creo que no hay que dra­ma­ti­zar. Es­ta es una ex­pre­sión con cier­to tono hu­mo­rís­ti­co pa­ra re­fle­jar una si­tua­ción ob­je­ti­va (...) en­ton­ces en vez de ser agre­si­vo lo ti­ré con una cier­ta su­ti­le­za”, sos­tu­vo, man­dán­do­le ade­más un sa­lu­do cum­plea­ñe­ro a Fer­nán­dez.

La es­tra­te­gia agre­si­va de Gui­llier - que ha pues­to en alerta a va­rios en la Nue­va Ma­yo­ría - tam­bién la tu­vo con el ex Pre­si­den­te Ricardo La­gos quien en el martes di­jo no co­no­cer las ideas del pe­rio­dis­ta. “Hay una con­tra­dic­ción. Di­ce que no co­no­ce mis ideas y des­pués di­ce que las de él son más avan­za­das que las mías. Y ese pre­jui­cio es por­que no se es­cu­cha”, re­cal­có.

“Yo no sé si el mi­nis­tro del In­te­rior su­fre Alz­hei­mer o es así. Por­que tú vas a ha­blar con él y al mes si­guien­te le di­ces, ¿có­mo nos va? y te di­ce ‘de qué con­ver­sa­mos (…) Yo no sé si el ca­ba­lle­ro es así o me es­tá to­man­do el pe­lo”.

“No hay que dra­ma­ti­zar. Es­ta es una ex­pre­sión con cier­to tono hu­mo­rís­ti­co pa­ra re­fle­jar una si­tua­ción ob­je­ti­va: que lle­vo cin­co o seis me­ses de­trás del mi­nis­tro del In­te­rior”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.