La suer­te es­tá echa­da, por Juan Ig­na­cio Ey­za­gui­rre

Pulso - - Front Page - —por JUAN IG­NA­CIO EY­ZA­GUI­RRE— In­ge­nie­ro ci­vil PUC y MBA-MPA Har­vard @jiey­za­gui­rre

LOS MER­CA­DOS le han da­do el be­ne­fi­cio de la du­da al Pre­si­den­te Trump. La no­che de la elec­ción los fu­tu­ros de la bol­sa caían 5%. El pre­mio No­bel Paul Krug­man pro­yec­ta­ba una re­ce­sión glo­bal. Sin em­bar­go, a las po­cas ho­ras el mer­ca­do cam­bió de pa­re­cer y des­de en­ton­ces las bol­sas no han de­ja­do de su­bir. Las ca­la­mi­da­des die­ron pa­so la es­pe­ran­za, de­po­si­ta­da en la agre­si­va política fis­cal pro­pues­ta por el can­di­da­to: su plan de in­fra­es­truc­tu­ra y su agre­si­va ba­ja de im­pues­tos. Con los ban­cos cen­tra­les ex­te­nua­dos y sin más ins­tru­men­tos a uti­li­zar, pa­re­cie­ra que la in­fra­es­truc­tu­ra es la pa­na­cea. Sin du­da es buen mo­men­to, pues el in­te­rés es­tá en el sue­lo, los com­mo­di­ties ba­ra­tos y hay des­em­pleo en la cons­truc­ción. Por otro la­do, la agre­si­va re­ba­ja de im­pues­tos -en­tre otros, lle­var a 15% el cor­po­ra­ti­vo- de­bie­se atraer más in­ver­sión y nue­vos ne­go­cios. Sin em­bar­go, tam­bién han sal­ta­do al­gu­nas aler­tas. El Go­bierno de EEUU su­fre un dé­fi­cit cró­ni­co. Los US$6,6 bi­llo­nes (mi­llo­nes de mi­llo­nes) que gasta ex­ce­den en ca­si US$800.000 mi­llo­nes lo re­cau­da­do. Tres ve­ces el PIB de Chi­le. La deu­da ya se ubi­ca so­bre los US$20 bi­llo­nes. Si bien re­ba­jar los im­pues­tos y com­pro­me­ter US$500.000 mi­llo­nes de gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra de­bie­se au­men­tar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, na­die ha­ce ca­so omi­so de un pro­fun­do dé­fi­cit fis­cal y un ver­ti­gi­no­so en­deu­da­mien­to. La teo­ría de las ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les no es só­lo teo­ría. La in­ver­sión arran­ca de ba­lan­ces no sus­ten­ta­bles. Pues al fi­nal al­guien tie­ne que pa­gar la cuen­ta. Y si no son los im­pues­tos pro­ba­ble­men­te se­rá la vie­ja im­pren­ta de bi­lle­tes. De he­cho, la Trump­fla­tion ya ha pre­sio­na­do al al­za la ta­sa de in­te­rés no­mi­nal. Por otro la­do, las gran­des obras sin du­da traen em­pleo y ele­van los sa­la­rios, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te traen pro­gre­so. La dis­ci­pli­na al in­ver­tir no ca­rac­te­ri­za al sec­tor pú­bli­co. Las obras se cons­tru­yan, las cin­tas se cor­tan, las deu­das se abul­tan y los desas­tres que­dan. Por­que pa­ra la in­fra­es­truc­tu­ra en los paí­ses ri­cos es di­fí­cil con­se­guir los re­tor­nos de an­ta­ño. Cla­ro, re­pa­vi­men­tar una au­to­pis­ta no me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad co­mo lo hi­zo su cons­truc­ción ini­cial. La apues­ta de Trump es de al­to ries­go, pe­ro po­dría dar re­sul­ta­dos. Só­lo que­da desear la me­jor de las suer­tes al Pre­si­den­te, por­que la nues­tra es­tá echa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.