La economía chi­le­na post-Trump, por Jor­ge Se­lai­ve

Se ha vis­to una sa­li­da de ca­pi­ta­les de eco­no­mías emer­gen­tes que tam­bién ha gol­pea­do a Chi­le, pro­ba­ble­men­te por efec­to por­ta­fo­lio.

Pulso - - Front Page - JOR­GE SE­LAI­VE

bién, muy pro­ba­ble­men­te por efec­tos por­ta­fo­lio, a Chi­le. Sin em­bar­go, el pe­so se ha for­ta­le­ci­do con res­pec­to a nues­tros otros so­cios co­mer­cia­les. Só­lo co­mo ejem­plo, ca­si 5% con res­pec­to al pe­so me­xi­cano y 2% con res­pec­to al real bra­si­le­ño des­de el 8 de noviembre pa­sa­do. Co­mo re­fle­jo de aque­llo, el ti­po de cam­bio mul­ti­la­te­ral ex­clu­yen­do al dó­lar ame­ri­cano se ha apre­cia­do. In­clu­so el ti­po de cam­bio real co­mo me­di­da más sim­ple se ubi­ca­ría cer­ca de 92 (ín­di­ce 1986=100) en noviembre. Nues­tra economía ha per­di­do com­pe­ti­ti­vi­dad cam­bia­ria.

Fa­vo­ra­ble shock de tér­mi­nos de in­ter­cam­bio. El co­bre ha es­ca­la­do a nue­vos ni­ve­les, en par­te in­cor­po­ran­do la ex­pec­ta­ti­va de ma­yor de­man­da des­de EEUU, pe­ro tam­bién da­do que ha dis­mi­nui­do la pro­ba­bi­li­dad de un ajus­te brus­co en el cre­ci­mien­to de Chi­na, as­pec­to que se ve­nía in­cu­ban­do preT­rump. Lo usual es pen­sar que an­te me­jo­res tér­mi­nos de in­ter­cam­bio pa­ra nues­tra economía ex­por­ta­do­ra de com­mo­di­ties, po­dría­mos ver más cre­ci­mien­to. Ten­go al­gún di­sen­so res­pec­to a aque­llo, pues si bien las ex­por­ta­cio­nes se­rían em­pu­ja­das en va­lor por un me­jor pre­cio del co­bre, la in­ver­sión en el sec­tor mi­ne­ro re­quie­re fir­mas ca­pi­ta­li­za­das, pers­pec­ti­vas más cier­tas a fu­tu­ro del país prin­ci­pal des­tino y con­di­cio­nes tri­bu­ta- rias fa­vo­ra­bles. Es­ta com­bi­na­ción po­dría no es­tar del to­do pre­sen­te en es­ta co­yun­tu­ra co­mo pa­ra fa­vo­re­cer un ade­lan­ta­mien­to o in­cre­men­to en las in­ver­sio­nes mi­ne­ras en lo muy pró­xi­mo.

Las cuen­tas fis­ca­les se ven aco­ta­da­men­te me­nos com­ple­jas a me­diano pla­zo. Una re­le­van­te eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria de­ja­ría gas­to cre­cien­do so­bre 5% es­te año, pe­ro en o ba­jo 2% en 2017. La si­tua­ción fis­cal per­ma­ne­ce muy es­tre­cha a me­diano pla­zo, y cues­ta ver có­mo po­dría­mos te­ner ex­pan­sio­nes del gas­to re­le­van­tes des­de 2019 en ade­lan­te sin una nue­va re­for­ma tri­bu­ta­ria, sig­ni­fi­ca­ti­va re­cu­pe­ra­ción de la de­man­da in­ter­na y/o ma­yor PIB ten­den­cial. y ha­ce im­pe­rio­sa una re­cu­pe­ra­ción de los com­po­nen­tes pri­va­dos.

Cre­ci­mien­to sin no­ve­dad y aún au­sen­te de ace­le­ra­cio­nes más allá de lo vis­to en co­mer­cio mi­no­ris­ta, ser­vi­cios tu­rís­ti­cos y com­po­nen­tes vin­cu­la­dos a gas­to pú­bli­co. Efec­ti­va­men­te el co­mer­cio mi­no­ris­ta en bie­nes du­ra­bles pa­re­ce es­tar re­cu­pe­rán­do­se. Una com­bi­na­ción de ma­yor ma­sa sa­la­rial an­te re­ti­ro de la in­fla­ción y cier­ta re­cu­pe­ra­ción de con­fian­zas po­dría es­tar ex­pli­can­do es­ta re­cu­pe­ra­ción del co­mer­cio. Aque­llo ten­drá que li­diar ha­cia ade­lan­te con el mer­ca­do la­bo­ral, que se man­tie­ne en pro­ce­so de ajus­te. Lo del tu­ris­mo es bien­ve­ni­do, pe­ro muy con­di­cio­nal a la con­ve­nien­cia de las pa­ri­da­des bi­la­te­ra­les, en tan­to lo del gas­to pú­bli­co tie­ne fe­cha de ex­pi­ra­ción.

Política mo­ne­ta­ria con­ti­nua­ría en­ca­mi­na­da ha­cia en­tre­ga de ma­yor es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio. Más allá de la in­fla­ción en com­bus­ti­bles que in­yec­ta el al­za de la pa­ri­dad pe­so-dó­lar en el muy cor­to pla­zo, la apre­cia­ción mul­ti­la­te­ral (ex­clu­yen­do dó­lar ame­ri­cano) se tor­na re­le­van­te pa­ra eva­luar las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias a me­diano pla­zo. Ha­bría po­ca in­fla­ción en el fu­tu­ro y cual­quier jus­ti­fi­ca­ción en di­rec­ción con­tra­ria se­ría só­lo un nue­vo error del Ban­co Cen­tral. Que la in­fla­ción de ser­vi­cios es­té al­ta (4,1% anual) des­co­no­ce su pro­me­dio his­tó­ri­co (4,2% en quin­ce años) e in­clu­so in­cor­po­ra un efec­to in­fla­cio­na­rio pun­tual de enero pa­sa­do (al­za im­pues­to de tim­bre y es­tam­pi­llas). To­dos los in­di­ca­do­res ana­lí­ti­cos de la in­fla­ción se han vis­to mer­ma­dos. Ac­tuar re­cor­tan­do la TPM no só­lo ayu­da­ría a man­te­ner la in­fla­ción den­tro del ran­go me­ta, sino que mi­ti­ga­ría el re­ti­ro de es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio que es­tán ge­ne­ran­do las al­zas abrup­tas en las ta­sas de in­te­rés im­pac­ta­das por sus con­tra­par­tes ex­ter­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.