Tri­bu­na­les dic­tan or­den de de­ten­ción con­tra ex pre­si­den­te de Bol­sa de Val­pa­raí­so

Has­ta aho­ra no ha si­do po­si­ble dar con el pa­ra­de­ro de Car­los Ma­rín, por lo que es bus­ca­do por la Bri­dec. El ex in­te­gran­te de la me­sa de la pla­za por­te­ña trans­fi­rió sus pro­pie­da­des a una so­cie­dad el mis­mo día que SVS sus­pen­dió a su co­rre­do­ra.

Pulso - - Empresas & Mercados - C. ARRO­YO/ B. SIFÓN/M. VI­LLE­NA

—Inu­bi­ca­ble, al me­nos pa­ra las au­to­ri­da­des, con­ti­núa el ex pre­si­den­te de la Bol­sa de Val­pa­raí­so (Bo­val­po), Car­los Ma­rín Orre­go, quien tras la sus­pen­sión de su in­ter­me­dia­ria en­fren­ta un com­ple­jo es­ce­na­rio ju­di­cial. Clien­tes de la fir­ma de­nun­cia­ron al co­rre­dor por una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des, an­te lo cual la Fis­ca­lía de la V Re­gión ini­ció una in­ves­ti­ga­ción de ofi­cio por pre­sun­to fraude y apro­pia­ción in­de­bi­da. En el mer­ca­do, se es­ti­man per­jui­cios por unos $2.500 mi­llo­nes.

Por el ca­so ya de­cla­ró an­te la PDI Arie Gel­fens­tein, ge­ren­te ge­ne­ral de Bo­val­po, per­so­nal de la mis­ma bol­sa, ex eje­cu­ti­vos de la in­ter­me­dia­ria y su es­po­sa, pe­ro Ma­rín con­ti­núa ilo­ca­li­za­ble, aun­que no exis­ten re­gis­tros de sa­li­das del país.

En es­te es­ce­na­rio, señalan fuen­tes po­li­cia­les, los tri­bu­na­les de­ci­die­ron dar or­den de arres­to en su con­tra por lo que la Bri­ga­da de De­li­tos Eco­nó­mi­cos ini­ció su bús­que­da.

El 2 de no­viem­bre la in­ter­me­dia­ria pi­dió can­ce­lar su re­gis­tro an­te la SVS, día en que la Bol­sa de Val­pa­raí­so co­mu­ni­có, vía he­cho esen­cial, que tras 33 años Ma­rín fue re­le­va­do del car­go de pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, asu­mien­do a par­tir del mis­mo día la en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Apa­ra.

Las sos­pe­chas so­bre su re­pen­ti­na sa­li­da au­men­ta­ron cuan­do el pa­sa­do 11 de no­viem­bre la SVS de­ci­dió sus­pen­der a la fir­ma, pues no ha­bía pro­por­cio­na­do la in­for­ma­ción res­pec­to so­bre sus con­di­cio­nes de pa­tri­mo­nio, li­qui­dez y sol­ven­cia. Asi­mis­mo, no ha­bía re­mi­ti­do los es­ta­dos fi­nan­cie­ros re­fe­ri­dos al 30 de sep­tiem­bre.

Pe­ro ese mis­mo día, Ma­rín pro­ba­ble­men­te no só­lo es­ta­ba preo­cu­pa­do de su co­rre­do­ra. Se­gún su re­gis­tro de Di­com tie­ne dos vehícu­los y 10 pro­pie­da­des con un ava­lúo fiscal de $443 mi­llo­nes, pe­ro nin­gu­na so­cie­dad, al­go que ese 11 de no­viem­bre cam­bió cuan­do cons­ti­tu­yó In­ver­sio­nes y Ren­tas CFM Li­mi­ta­da, cu­yos so­cios son el mis­mo Ma­rín, y Gis­sou Pao­la Bor­quez Ru­bik, con un ca­pi­tal de $632 mi­llo­nes.

La so­cie­dad tie­ne por ob­je­to com­prar, ven­der, per­mu­tar, apor­tar, dar en pa­go, acep­tar ce­sio­nes y tras­pa­sos, y en ge­ne­ral trans­fe­rir to­da cla­se de bie­nes raí­ces, cor­po­ra­les o in­cor­po­ra­les. De he­cho, el aporte de ca­pi­tal de Ma­rín -$630 mi­llo­nes, sien­do el ma­yor ac­cio­nis­ta- lo cons­ti­tu­yó en el ac­to “me­dian­te el aporte en do­mi­nio, ce­sión y trans­fe­ren­cia de in­mue­bles”.

Con­sul­ta­da so­bre la exis­ten­cia de una in­ves­ti­ga­ción a la in­ter­me­dia­ria, la su­per­in­ten­den­cia se­ña­ló que “la SVS ha re­co­pi­la­do in­for­ma­ción y, so­bre even­tua­les in­ves­ti­ga­cio­nes, és­tas son ma­te­ria de re­ser­va”.

EL INI­CIO. Al in­te­rior de la bol­sa, la sen­sa­ción fue una sor­pre­sa. Du­ran­te 33 años Ma­rín fue el pre­si­den­te de la en­ti­dad, quien re­abrió la bol­sa tras su cie­rre du­ran­te la cri­sis de 1982.

De he­cho, la en­ti­dad re­co­no­ce una deu­da de $313 mi­llo­nes por las ase­so­rías que pres­tó Ma­rín en­tre 2002 y 2007, las que bá­si­ca­men­te se re­fie­ren a la re­pre­sen­ta­ción an­te el Tri­bu­nal An­ti­mo­no­po­lio en la cau­sa que los en­fren­tó con­tra la Bol­sa de Co­mer­cio de San­tia­go.

Arie Gel­fens­tein, ge­ren­te ge­ne­ral de Bo­val­po, se­ña­la que “an­te las de­nun­cias de clien­tes no di­mos cuen­ta que te­nía un ne­go­cio apar­te del bur­sá­til, des­co­no­ci­do pa­ra no­so­tros y la SVS, y tras en­te­rar­nos lo de­nun­cia­mos a la

fis­ca­lía en coor­di­na­ción con la Su­per­in­ten­den­cia”.

“Cuan­do vie­ne un clien­te que di­ce que tie­ne un de­pó­si­to a pla­zo, pe­ro en la FECU no es­tá, ni en la SVS, ni se ha in­for­ma­do por sis­te­mas transac­cio­na­les, pren­des las alar­mas”, sos­tie­ne el ge­ren­te ge­ne­ral de Bo­val­po

El eje­cu­ti­vo de­ta­lla que és­tos ne­go­cios “se ha­cían en una su­cur­sal de Vi­ña del Mar, bá­si­ca­men­te cap­ta­ba di­ne­ro de clien­tes, quie­nes du­ran­te bas­tan­te tiem­po in­ver­tían sus re­cur­sos en di­cha su­cur­sal, pa­ra to­mar su­pues­ta­men­te de­pó­si­tos a pla­zo. Sin em­bar­go los de­pó­si­tos no es­tán”.

Hoy, la co­rre­do­ra per­ma­ne­ce sus­pen­di­da por la SVS, pe­río­do en el que no pue­de rea­li­zar ope­ra­cio­nes de su gi­ro ex­clu­si­vo, ni rea­li­zar nue­vas ope­ra­cio­nes que im­pli­quen la te­nen­cia temporal o per­ma­nen­te de ac­ti­vos de clien­tes. En­tre ellos, la cus­to­dia de va­lo­res, ad­mi­nis­tra­ción de car­te­ra, uti­li­za­ción de man­da­tos pa­ra aporte y res­ca­te de cuo­tas de fon­dos, co­mi­sio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra la com­pra­ven­ta de va­lo­res ex­tran­je­ros, ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta de mo­ne­da ex­tran­je­ra y ope­ra­cio­nes de de­ri­va­dos.

“La so­cie­dad es­tá im­ple­men­tan­do me­di­das ten­dien­tes a in­for­mar a sus clien­tes del ce­se de sus ope­ra­cio­nes”, di­ce el he­cho esen­cial de la in­ter­me­dia­ria en el que pi­dió can­ce­lar su re­gis­tro en la SVS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.