OCDE ad­vier­te por inequi­dad de in­gre­sos. Chi­le aún es el más de­sigual del gru­po

Se­gún la or­ga­ni­za­ción, en­tre 2010 y 2014 los in­gre­sos de suel­dos y au­to­em­pleo en­tre las fa­mi­lias en edad pro­duc­ti­va au­men­ta­ron en la ma­yo­ría de los paí­ses de la or­ga­ni­za­ción.

Pulso - - Economia & Dinero - LEO­NAR­DO RUIZ

¿Qué pa­sa? Nue­vos da­tos y aná­li­sis de la OCDE mues­tran que la de­sigual­dad en los in­gre­sos se mantiene en ni­ve­les sin pre­ce­den­tes en la ma­yo­ría de los paí­ses de la OCDE. Chi­le es el más de­sigual de los paí­ses del gru­po.

¿Por qué? Los in­gre­sos del 10% más ri­co de la po­bla­ción se re­cu­pe­ra­ron de la cri­sis con ra­pi­dez, en tan­to que los del 10% más po­bre ape­nas han re­pun­ta­do.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Se­gún la OCDE, una re­dis­tri­bu­ción más dé­bil po­dría re­fle­jar la in­tro­duc­ción de me­di­das de con­so­li­da­ción fiscal. El or­ga­nis­mo también lla­mó a los go­bier­nos a su­pe­rar la ob­se­sión con los ni­ve­les de deu­da y ace­le­rar el gas­to en po­lí­ti­cas que fa­vo­rez­can el cre­ci­mien­to. —Aun­que la de­sigual­dad del in­gre­so en Chi­le se ha re­du­ci­do un po­co du­ran­te los úl­ti­mos años, Chi­le se mantiene co­mo el país más de­sigual de la OCDE, es­to se­gún la úl­ti­ma ac­tua­li­za­ción de la ba­se de da­tos de la or­ga­ni­za­ción.

Chi­le es se­gui­do por Mé­xi­co, Tur­quía, EEUU y Reino Uni­do en el ran­king ela­bo­ra­do por la lla­ma­da or­ga­ni­za­ción de los paí­ses ri­cos, que mi­de los ín­di­ces Gi­ni de ca­da na­ción. La úl­ti­ma ac­tua­li­za­ción con­si­de­ró da­tos has­ta 2013-14.

“Nue­vos da­tos y aná­li­sis de la OCDE mues­tran que la de­sigual­dad en los in­gre­sos se mantiene en ni­ve­les sin pre­ce­den­tes en la ma­yo­ría de los paí­ses de la OCDE, ya que los in­gre­sos del 10% más ri­co de la po­bla­ción se re­cu­pe­ra­ron de la cri­sis con ra­pi­dez, en tan­to que los del 10% más po­bre ape­nas han re­pun­ta­do”, di­jo el think tank con se­de en París ayer en un co­mu­ni­ca­do.

La OCDE des­cu­brió que en­tre 2010 y 2014, los in­gre­sos pro­ve­nien­tes de sa­la­rios y au­to­em­pleo en­tre las fa­mi­lias en edad pro­duc­ti­va au­men­ta­ron en la ma­yo­ría de los paí­ses de la OCDE, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a que el des­em­pleo dis­mi­nu­yó. Chi­le tie­ne 0,49 en el ín­di­ce Gi­ni se­gún Ca­sen y 0,47 se­gún el úl­ti­mo da­to de la OCDE.

Sin em­bar­go, con­sig­nó, las fa­mi­lias de in­gre­sos ba­jos se be­ne­fi­cia­ron me­nos que los asa­la­ria­dos de ni­ve­les me­dio y al­to: el des­em­pleo a lar­go pla­zo, em­pleos de baja ca­li­dad y gran­des dis­pa­ri­da­des en­tre los tra­ba­ja­do­res en tér­mi­nos de con­tra­tos la­bo­ra­les, sec­to­res de em­pleo o se­gu­ri­dad en el em­pleo, afec­ta­ron a las fa­mi­lias de in­gre­sos ba­jos y con­tri­bu­ye­ron a los per­ma­nen­tes y al­tos ni­ve­les de de­sigual­dad.

El or­ga­nis­mo aña­dió que los im­pues­tos y trans­fe­ren­cias de los go­bier­nos, co­mo pres­ta­cio­nes de des­em­pleo y fa­mi­lia­res, los cua­les ayu­da­ron a amor­ti­guar el au­men­to de la de­sigual­dad en­tre la po­bla­ción más po­bre al prin­ci­pio de la cri­sis, también han ba­ja­do des­de 2010 en dos ter­cios de los paí­ses de la OCDE.

EFEC­TO RE­DIS­TRI­BU­CIÓN. La de­sigual­dad en­tre la po­bla­ción en edad la­bo­ral es nor­mal­men­te más al­ta y los cam­bios son más pro­nun­cia­dos que los vis­tos en la po­bla­ción to­tal, se­gún el in­for­me de la or­ga­ni­za­ción que acom­pa­ñó la nue­va se­rie de da­tos (ver iPad). La lla­ma­da de­sigual­dad de in­gre­sos de mer­ca­do en­tre es­ta po­bla­ción, por ejem­plo los in­gre­sos de ca­pi­tal y la­bo­ra­les más las trans­fe­ren­cias pri­va­das, ha es­ta­do au­men­tan­do des­de 2008 y si­gue sien­do al­ta, a pe­sar de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

El or­ga­nis­mo aco­tó que la re­dis­tri­bu­ción a tra­vés de in­gre­sos im­po­si­ti­vos y trans­fe­ren­cias de efec­ti­vo, co­mo el desem­plo y otros be­ne­fi­cios, sir­ve co­mo un amor­ti­gua­dor pa­ra la de­sigual­dad de in­gre­sos, apro­xi­ma­da­men­te 27% en pro­me­dio en la OCDE. Es­te im­pac­to, se­ña­ló, se­ría in­clu­so ma­yor to­man­do en con­si­de­ra­ción a las trans­fe­ren­cias de par­te del go­bierno que no son di­ne­ro en efec­ti­vo, co­mo la educación y la co­ber­tu­ra de salud. So­bre es­te efec­to re­dis­tri­bu­ti­vo, la OCDE sub­ra­yó que re­fle­ja el im­pac­to de las trans­fe­ren­cias de efec­ti­vo.

La or­ga­ni­za­ción di­jo que en las pri­me­ras eta­pas de la cri­sis, los im­pues­tos y las trans­fe­ren­cias de efec­ti­vo com­pen­sa­ron en gran par­te el au­men­to de la de­sigual­dad del in­gre­so del mer­ca­do. Des­de 2010, la re­dis­tri­bu­ción se ha de­bi­li­ta­do o es­tan­ca­do en la ma­yo­ría de los paí­ses OCDE. Es­to po­dría de­ber­se a una sua­vi­za­ción de los es­ta­bi­li­za­do­res au­to­má­ti­cos a me­di­da que la eco­no­mía se re­cu­pe­ra en al­gu­nos paí­ses, por ejem­plo Es­to­nia y Le­to­nia, o al tér­mino gra­dual de las me­di­das de es­tí­mu­lo im­ple­men­ta­das du­ran­te los pri­me­ros años de la cri­sis. Co­mo ejem­plo de es­to, la OCDE ci­ta que en EEUU la ex­ten­sión de la duración de los be­ne­fi­cios por des­em­pleo que se lle­vó a ca­bo en 2008 y 2009 fue re­ti­ra­da en 2011.

El re­por­te de la OCDE también in­di­có que una re­dis­tri­bu­ción más dé­bil po­dría re­fle­jar la in­tro­duc­ción de me­di­das de con­so­li­da­ción fiscal, co­mo ocu­rrió en Hun­gría tras ga­ran­ti­zar­se in­gre­sos mí­ni­mos.

Eco­no­mis­ta je­fe de la OCDE, Catherine Mann, in­sis­tió en que es­to no era un lla­ma­do pa­ra un gas­to cie­go con dé­fi­cit y re­cor­tes tri­bu­ta­rios ge­ne­ra­li­za­dos a las em­pre­sas.

—Los go­bier­nos ne­ce­si­tan su­pe­rar la ob­se­sión con los ni­ve­les de deu­da y ace­le­rar el gas­to en po­lí­ti­cas que fa­vo­rez­can el cre­ci­mien­to, re­du­cien­do al mis­mo tiem­po la car­ga tri­bu­ta­ria don­de sea po­si­ble, di­jo ayer la OCDE.

El men­sa­je, que aparece en sus Pers­pec­ti­vas Eco­nó­mi­cas que se pu­bli­ca­rán el lu­nes, po­dría ofre­cer res­pal­do a un cre­cien­te nú­me­ro de go­bier­nos, co­men­zan­do con el pró­xi­mo en EEUU del pre­si- den­te Do­nald Trump, que bus­can ace­le­rar el cre­ci­mien­to me­dian­te re­cor­tes de im­pues­tos.

Sin em­bar­go, la eco­no­mis­ta je­fe de la OCDE, Catherine Mann, in­sis­tió en que es­to no era un lla­ma­do pa­ra un gas­to cie­go con dé­fi­cit y re­cor­tes tri­bu­ta­rios ge­ne­ra­li­za­dos a las em­pre­sas.

Des­pués de años de ba­jo cre­ci­mien­to en la ma­yo­ría de las eco­no­mías desa­rro­lla­das, los go­bier­nos no pue­den per­mi­tir­se ig­no­rar la opor­tu­ni­dad que pre­sen­tan las ba­jas ta­sas de in­te­rés pa­ra fi­nan­ciar in­ver­sio­nes que es­ti­mu­len el cre­ci­mien­to, sos­tu­vo la OCDE.

En la pu­bli­ca­ción an­ti­ci­pa­da de un ca­pí­tu­lo es­pe­cial de sus Pers­pec­ti­vas Eco­nó­mi­cas, la OCDE di­jo que per­mi­tir un in­cre­men­to de los dé­fi­cits pa­ra fi­nan­ciar la in­ver­sión y re­du­cir la car­ga im­po­si­ti­va im­pul­sa­ría el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por so­bre el au­men­to de la deu­da.

El be­ne­fi­cio de la ex­pan­sión a su vez po­dría ayu­dar a re­cor­tar la deu­da de los paí­ses, sin ne­ce­si­dad de pa­sar por do­lo­ro­sas po­lí­ti­cas de austeridad fiscal.

“Cuan­do pen­sa­mos en por qué mu­chos paí­ses han si­do re­nuen­tes a des­ple­gar ini­cia­ti­vas fis­ca­les es por los ra­tios de deu­da en fun­ción del PIB y sus preo­cu­pa­cio­nes acer­ca de no po­der to­mar prés­ta­mos”, in­di­có Mann a Reuters.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.