Ca­rre­ra pre­si­den­cial

Pulso - - Especial Aniversario -

NO CE­DE. No im­por­ta las ve­ces que se le pre­gun­ta ni en la ma­ne­ra que se le ha­ga. El ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra no sa­le de su dis­cur­so res­pec­to de que aún no de­fi­ne una even­tual nue­va ca­rre­ra pre­si­den­cial.

Hoy dos ex Pre­si­den­tes sue­nan co­mo pre­can­di­da­tos: Ri­car­do La­gos y us­ted, ¿cuá­les son sus prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias?

— Yo ten­go res­pe­to y apre­cio por el ex Pre­si­den­te La­gos y a ve­ces los can­di­da­tos pien­san que lo úni­co que tie­nen que ha­cer es des­truir­se unos con otros, des­ca­li­fi­car­se, por lo tan­to yo no voy a caer en la ten­ta­ción de un ring de box, y em­pe­zar a pe­gar­le a to­do el que se po­ne por el fren­te. Me dio ver­güen­za la úl­ti­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial de EEUU, la de­mo­cra­cia más grande, más im­por­tan­te, más an­ti­gua del mun­do si nos ol­vi­da­mos de los grie­gos, en que de­bió ha­ber da­do ejem­plo, y fue una cam­pa­ña ab­so­lu­ta­men­te ba­ja, pe­que­ña, os­cu­ra, que mos­tró la mi­se­ria y lo peor de los can­di­da­tos. Por lo tan­to, yo voy a de­cir que ten­go gran­des di­fe­ren­cias con el ex Pre­si­den­te La­gos, y son co­no­ci­das, y las he­mos da­do a co­no­cer, a lo lar­go de nues­tras vi­das. Pe­ro sí pue­do de­cir que ten­go gran­des ven­ta­jas so­bre el Pre­si­den­te La­gos: soy más jo­ven, ten­go más pe­lo, soy más de­por­tis­ta, etc.

Más com­pe­ti­ti­vo pa­re­ce...

— La com­pe­ten­cia en po­lí­ti­ca es de la esen­cia, al fin y al ca­bo, hay mu­chos que quie­ren ser Pre­si­den­te de Chi­le, pe­ro hay un so­lo car­go, por tan­to, com­pi­ten, lo im­por­tan­te es có­mo com­pi­ten, ha­cién­do­se zan­ca­di­llas o com­pi­ten pre­sen­tan­do sus ideas, sus pro­yec­tos, sus pro­pues­tas. Siem­pre he creí­do que pa­ra su­bir en las en­cues­tas no es ne­ce­sa­rio an­dar des­ca­li­fi­can­do a to­do lo de­más.

Re­co­gien­do lo que di­ce, ¿qué le pa­sa cuan­do en una en­tre­vis­ta de TV La­gos se emo­cio­na por el costo fa­mi­liar que ha te­ni­do es­ta pre­can­di­da­tu­ra?

— Lo com­pren­do muy bien. Uno no es­tá so­lo, es­tá to­do una fa­mi­lia de­trás. Mi mu­jer, su­fre mu­cho con es­ta po­lí­ti­ca mi­se­ra­ble que a ve­ces se es­ta­ble­ce en nues­tro país. Por lo tan­to, cuan­do vi al Pre­si­den­te La­gos me sen­tí muy in­ter­pre­ta­do.

¿Jo­sé Mi­guel In­sul­za va a com­pli­car al ex Pre­si­den­te La­gos?

— De­jé­mos­los a ellos arre­glar sus pro­pios pro­ble­mas. No me pi­da a mí su­mar­se a eso. Pe­ro por so­bre to­do rei­te­ro que mi fir­me vo­lun­tad es que la cam­pa­ña pre­si­den­cial ins­pi­re y en­no­blez­ca el al­ma de Chi­le y no la hun­da más en el pan­tano del des­cré­di­to y del des­pres­ti­gio. Lo im­por­tan­te es por qué que­re­mos ga­nar la pre­si­den­cia, pa­ra qué que­re­mos ga­nar la pre­si­den­cia, cuál es nues­tra mi­sión, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad con Chi­le y los chi­le­nos.

CAN­DI­DA­TU­RA “Yo en mar­zo voy a re­fle­xio­nar y to­mar una de­ci­sión. Eso no sig­ni­fi­ca que no es­té preo­cu­pa­do y ocu­pa­do de lo que pa­sa en el país”.

ES­CE­NA­RIO “Creo que Chi­le va por muy mal ca­mino y que te­ne­mos pro­ble­mas gra­ves”.

Ig­na­cio Wal­ker afir­mó que en Ale­jan­dro Gui­llier era po­si­ble ver el ger­men del po­pu­lis­mo. ¿Com­par­te es­te diag­nós­ti­co?

— No quie­ro en­trar al te­rreno de las ca­li­fi­ca­cio­nes, pe­ro sí al te­rreno de los con­cep­tos: la de­ma­go­gia y el po­pu­lis­mo son un pe­li­gro per­ma­nen­te en es­te país, es­pe­cial­men­te hoy que Chi­le es­tá des­con­cer­ta­do, que los li­de­raz­gos no es­tán cla­ros. Des­de ese pun­to de vis­ta el pa­no­ra­ma del país es­tá muy di­fí­cil; no es­tá cre­cien­do, la in­ver­sión es­tá ca­yen­do, el dé­fi­cit fis­cal su­bien­do, la deu­da pú­bli­ca se ha du­pli­ca­do. Te­ne­mos una cul­tu­ra en que no se res­pe­ta el Es­ta­do de de­re­cho. Es­ta­mos ca­yen­do por un ca­mino muy equi­vo­ca­do, don­de gru­pos mi­no­ri­ta­rios pien­san que sus de­re­chos son los úni­cos. Yo, por ejem-

RE­FOR­MAS “Chi­le ne­ce­si­ta ha­cer una re­vo­lu­ción co­per­ni­ca­na en ma­te­ria de ca­li­dad de la edu­ca­ción”.

El te­ma de es­ta se­ma­na aniver­sa­rio de PUL­SO ha si­do el cam­bio de rum­bo ¿Qué vie­ne pa­ra ade­lan­te?

— Creo que Chi­le va por muy mal ca­mino y que te­ne­mos pro­ble­mas gra­ves. Por lo tan­to, ten­go po­ca fe y per­dí la es­pe­ran­za de que es­te Go­bierno rec­ti­fi­que el rum­bo. An­ti­ci­po que los 15 me­ses que le que­dan se­rán muy di­fí­ci­les pa­ra Chi­le y los chi­le­nos. Pe­ro ten­go una fe y un op­ti­mis­mo to­tal en el fu­tu­ro de nues­tro país. Chi­le es un país ma­ra­vi­llo­so que ha de­mos­tra­do una y mil ve­ces su ca­pa­ci­dad de en­fren­tar la ad­ver­si­dad. Lo de­mos­tra­mos en la for­ma co­mo re­cons­trui­mos Chi­le des­pués del te­rre­mo­to, en la for­ma que res­ca­ta­mos a los 33 mi­ne­ros... Hay gran­des desafíos y ta­reas que Chi­le de­be en­fren­tar: en­tre ellos, el gra­ve pro­ble­ma de cam­bio cli­má­ti­co que es­tá afec­tan­do a Chi­le; el gra­ve pro­ble­ma de en­ve­je­ci­mien­to que es­tá te­nien­do nues­tra po­bla­ción y hay que pre­pa­rar­se no só­lo des­de el pun­to de vis­ta de pen­sio­nes, sino de sa­lud, in­te­gra­ción, de la vi­da en co­mu­ni­dad. Pe­ro ade­más Chi­le ne­ce­si­ta ha­cer una re­vo­lu­ción co­per­ni­ca­na en ma­te­ria de ca­li­dad de la edu­ca­ción, y no la es- ta­mos ha­cien­do, y eso es un de­sa­fío que no po­de­mos se­guir pos­ter­gan­do y que no tie­ne na­da que ver con la ac­tual re­for­ma edu­ca­cio­nal que es­tá lle­van­do ade­lan­te el ac­tual Go­bierno, que de ca­li­dad no di­ce una so­la pa­la­bra. Te­ne­mos tam­bién que en­fren­tar el te­ma de la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to. El Es­ta­do de­be pro­mo­ver el em­pren­di­mien­to e in­no­va­ción y no as­fi­xiar­las con ex­ce­so de re­gu­la­cio­nes.

¿Dón­de más hay opor­tu­ni­da­des de me­jo­ras?

— Te­ne­mos que dar un sal­to gi­gan­tes­co en equi­dad so­cial y eso es mu­cho más que de­rro­tar la po­bre­za. Te­ne­mos que me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tra de­mo­cra­cia y de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro hay un te­ma fun­da­men­tal que vie­ne una enor­me y po­de­ro­sa re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Ha­ce 30 años no exis­tía el fax, mail, fo­to­co­pia, te­lé­fono in­te­li­gen­te, no ha­bía Goo­gle ni Fa­ce­book. Esa re­vo­lu­ción que cam­bió nues­tras vi­das aho­ra es his­to­ria. Aho­ra vie­ne el In­ter­net de las co­sas, las im­pre­so­ras 3D, que va a cam­biar el mo­de­lo de la so­cie­dad in­dus­trial, los ma­te­ria­les au­to­ge­ne­ra­bles, la ro­bó­ti­ca. La pre­gun­ta es de qué — No me quie­ro an­ti­ci­par. Pre­gún­te­me eso en el mo­men­to ade­cua­do. Yo en mar­zo voy a re­fle­xio­nar y to­mar una de­ci­sión. Eso no sig­ni­fi­ca que no es­té preo­cu­pa­do y ocu­pa­do de lo que pa­sa en el país. Yo soy ex Pre­si­den­te de to­dos los chi­le­nos. la­do que­re­mos es­tar, don­de se pier­den o don­de se crean los tra­ba­jos, don­de se pier­den los vie­jos tra­ba­jos o don­de se crean los nue­vos tra­ba­jos. Lo que vie­ne en ma­te­ria de edu­ca­ción, cuan­do nues­tros ni­ños ten­gan ac­ce­so a los me­jo­res pro­fe­so­res del mun­do, en el idio­ma que quie­ran, en tiem­po real a tra­vés de in­ter­net, y que pro­ba­ble­men­te po­drán ir a la es­cue­la a con­sul­tar du­das, a com­par­tir con sus com­pa­ñe­ros e in­ter­ac­tuar con sus pro­fe­so­res. Lo que vie­ne en ma­te­ria de sa­lud, cuan­do la na­no­ge­né­ti­ca per­mi­ta co­rre­gir las en­fer­me­da­des an­tes que apa­rez­can, por­que van a co­rre­gir los ge­nes. O cuan­do ten­ga­mos sen­so­res en nues­tro cuer­po que van a es­tar trans­mi­tien­do en tiem­po real nues­tros sín­to­mas. Me pre­gun­to, ¿es­tá Chi­le pre­pa­ra­do pa­ra apro­ve­char esa re­vo­lu­ción que vie­ne? ¿Nos es­ta­mos pre­pa­ran­do? Y yo sien­to que no, que la dis­cu­sión que he­mos te­ni­do en el úl­ti­mo tiem­po en Chi­le es una dis­cu­sión pe­que­ña, re­tró­gra­da, le es­ta­mos dan­do la es­pal­da a esa re­vo­lu­ción que vie­ne y te­ne­mos que pre­pa­rar­nos por­que, si no lo es­ta­mos nos va a pa­sar por en­ci­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.