Ni ca­pi­tal ni co­la­bo­ra­do­res: per­so­nas

Pulso - - Opinion - ARIEL WAL­TUCH

ELE­GIR LA pa­la­bra ade­cua­da es una de­ci­sión crí­ti­ca en dis­ci­pli­nas co­mo co­mu­ni­ca­ción, mar­ke­ting y po­lí­ti­ca. Ca­da pa­la­bra, más allá de su sig­ni­fi­ca­do li­te­ral, po­see un con­te­ni­do emo­cio­nal aso­cia­do a su con­tex­to. Al ana­li­zar re­es­truc­tu­ra­cio­nes, una dis­cu­sión que ve­mos en las com­pa­ñías es có­mo de­no­mi­nar las áreas de “re­cur­sos hu­ma­nos” y, por ex­ten­sión, a su fuer­za de tra­ba­jo. Una de las acep­cio­nes más uti­li­za­das hoy es la de “co­la­bo­ra­dor”. A las com­pa­ñías les en­can­ta ha­blar de los “cien­tos o mi­les de co­la­bo­ra­do­res”. Sin em­bar­go, no co­noz­co nin­gu­na com­pa­ñía don­de las per­so­nas es­tén allí pa­ra co­la­bo­rar. Es­tán pa­ra tra­ba­jar y con­tri­buir a la com­pa­ñía. Tam­po­co son to­dos “em­plea­dos”, da­da la di­ná­mi­ca de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les hoy. Una for­ma más mo­der­na es ha­blar de “ca­pi­tal hu­mano”, la cual tie­ne pro­ble­mas im­por­tan­tes. A fal­ta de me­jo­res sus­tan­ti­vos, mu­chas ve­ces las com­pa­ñías ha­blan de sus “fun­cio­na­rios”. Y si bien es una vi­sión co­rrec­ta, es­ta de­no­mi­na­ción se en­fo­ca en la ta­rea es­pe­cí­fi­ca que ca­da per­so­na rea­li­za, re­for­zan­do mu­chas ve­ces la vi­sión “en si­los” de las fun­cio­nes que ca­da uno uti­li­za. Ade­más, a ni­vel glo­bal es­ta de­no­mi­na­ción es­tá cre­cien­te­men­te sien­do uti­li­za­da pa­ra di­fe­ren­ciar a em­plea­dos de or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Una úl­ti­ma mo­da es ha­blar en for­ma ge­né­ri­ca de “ta­len­tos”. Re­fe­rir­se a to­da la or­ga­ni­za­ción co­mo ta­len­to pue­de, de al­gu­na for­ma, me­jo­rar la au­toes­ti­ma de las per­so­nas. Pe­ro al mis­mo tiem­po di­fi­cul­ta la vi­sión de que ca­da per­so­na po­see un desem­pe­ño di­fe­ren­te. Es­tas de­no­mi­na­cio­nes no ha­cen más que crear es­cu­dos, sus­tan­ti­vos asép­ti­cos o po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos. No es ca­pi­tal hu­mano, no son co­la­bo­ra­do­res, no son fun­cio­na­rios y mu­cho me­nos son to­dos ta­len­tos. Son per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.