Con los ojos ha­cia Chi­na

En es­te nue­vo es­ce­na­rio, don­de se sa­be más atrac­ti­va, Chi­na obli­ga a quie­nes la bus­can, o a quie­nes ya ne­go­cian con ella, a ser más com­pe­ti­ti­vos e in­no­va­do­res. ¿Es­ta­re­mos pre­pa­ra­dos?

Pulso - - Opinion -

HE TE­NI­DO la for­tu­na de participar en el úl­ti­mo en­cuen­tro de fa­mi­lias em­pre­sa­rias or­ga­ni­za­do por FBN (Fa­mily Bu­si­ness Net­work) desa­rro­lla­do en Chi­na. Lu­gar opor­tuno pa­ra la re­fle­xión, pues po­cos sa­ben que ellos tie­nen 60% de em­pre­sas pri­va­das, 90% de es­tas de ca­rác­ter fa­mi­liar. 48 mi­llo­nes de fir­mas que, se­gún da­tos com­par­ti­dos du­ran­te el even­to, ten­drán 30 mi­llo­nes de su­ce­sio­nes de la pri­me­ra a la se­gun­da ge­ne­ra­ción en los pró­xi­mos cin­co años. Pu­de vi­si­tar di­ver­sas re­gio­nes e in­ter­ac­tuar con em­pre­sa­rios y aca­dé­mi­cos. Es­cu­char a Long Yong­tu, ne­go­cia­dor en je­fe del ac­ce­so de Chi­na a la WTO (World Tra­de Or­ga­ni­za­tion), quien en un in­glés im­pe­ca­ble nos en­tre­gó nú­me­ros que im­pre­sio­nan, al igual que la dis­ci­pli­na, pla­ni­fi­ca­ción y res­pon­sa­bi­li­dad con que Chi­na es­tá lle­van­do sus ne­go­cios.

Chi­na es­tá abo­ca­da hoy a ga­nar­se la con­fian­za de la co­mu­ni­dad de ne­go­cios del mun­do, su cam­bio de es­tra­te­gia no ha si­do ni su­til ni di­si­mu­la­do. Me­nos an­te la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da en los mer­ca­dos por la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Pre­si­den­cia de EEUU. Buen ejem­plo de ello es la vi­si­ta del Pre­si­den­te Xi Jin­ping a La­ti­noa­mé­ri­ca. La am­plia­ción de su vi­si­ta se co­no­ció tras el triun­fo de Trump, quien du­ran­te su cam­pa­ña tu­vo pa­la­bras po­co de­li­ca­das pa­ra es­te la­do del mun­do. Chi­na reac­cio­nó con in­me­dia­tez; pre­pa­ra­dos des­de ha­ce me­ses, hoy apa­re­ce pro­mo­vien­do una al­ter­na­ti­va al TPP. Es es­te, qui­zá, el más cla­ro ges­to de có­mo Bei­jing pre­ten­de acre- cen­tar su in­fluen­cia ex­ter­na en el mun­do, par­tien­do por La­ti­noa­mé­ri­ca. Du­ran­te años Chi­na no des­per­ta­ba sim­pa­tías en­tre in­ver­sio­nis­tas, mo­ti­va­dos por la des­con­fian­za en el ré­gi­men co­mu­nis­ta, su eco­no­mía, sus ban­cos y su mer­ca­do de ac­cio­nes. Sin ha­cer una apo­lo­gía de ellos, las nue­vas au­to­ri­da­des de ese país han bus­ca­do de­jar a un la­do el po­pu­lar pre­jui­cio de ser só­lo el país que ven­de barato y en ello es­tán dan­do pa­sos agi­gan­ta­dos.

Sin aban­do­nar la con­ve­nien­cia de pre­cios y vía fuer­tes in­ver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas, apun­tan ser pri­me­ros en ra­pi­dez de res­pues­ta. Re­nom­bra­das mar­cas mun­dia­les ya los es­tán pre­fi­rien­do co­mo mer­ca­do es­tra­té­gi­co, no só­lo por el ace­le­ra­do desa­rro­llo de una cla­se me­dia pu­jan­te, as­pi­ra­cio­nal, y que bus­ca dis­tin­guir­se, sino con la ex­pec­ta­ti­va de apo­de­rar­se del mer­ca­do del fu­tu­ro. Y aun­que pa­ra mu­chos no se han ge­ne­ra­do ga­nan­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas, esas fir­mas vi­sio­na­rias -prác­ti­ca­men­te de to­dos los ám­bi­tos de ne­go­cios- han op­ta­do por rein­ver­tir y tra­ba­jar du­ra­men­te por un li­de­raz­go ve­ni­de­ro.

La con­se­cuen­cia más im­por­tan­te que es­tá tra­yen­do es­te sos­te­ni­do es­fuer­zo tie­ne una enor­me re­le­van­cia es­tra­té­gi­ca, ya que Chi­na es­tá cen­tra­da en con­ver­tir­se en un lí­der glo­bal en in­no­va­ción. Si su em­pre­sa quie­re in­no­var, el gi­gan­te asiá­ti­co es y será en el fu­tu­ro un buen lu­gar. Hay 30 mi­llo­nes de nue­vos he­re­de­ros más jó­ve­nes, pre­pa­ra­dos, que ha­blan in­glés y con ga­nas de que es­ta Chi­na pro­duz­ca y ex­por­te no só­lo productos al me­jor pre­cio, sino tec­no­lo­gía y al­ter­na­ti­vas com­pe­ti­ti­vas. Ca­be pre­pa­rar­se, ase­so­rar­se y pre­gun­tar­se si Chi­le y el mun­do es­ta­rán lis­tos pa­ra co­la­bo­rar y com­pe­tir con es­ta nue­va Chi­na, y no só­lo li­mi­tar­se a ven­der­le com­mo­di­ties.

En es­te nue­vo es­ce­na­rio, don­de se sa­be más atrac­ti­va, Chi­na obli­ga a quie­nes la bus­can, o a quie­nes ya ne­go­cian con ella, a ser más com­pe­ti­ti­vos e in­no­va­do­res. Es ho­ra de en­ten­der las opor­tu­ni­da­des que re­pre­sen­ta es­ta Chi­na 2.0 y sus mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que cre­cien­te­men­te com­pran, ven­den e in­ter­ac­túan di­gi­tal­men­te. Al­gu­nos ya lo es­tán ha­cien­do.

El au­tor es di­rec­tor Cen­tro Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo & Fa­mi­lias Em­pre­sa­rias UDD y CEO de Pro­teus Ma­na­ge­ment Con­sul­ting.

GON­ZA­LO JIMÉNEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.