In­for­me de LyD cri­ti­ca am­bi­güe­da­des en dic­tá­me­nes so­bre ser­vi­cios mí­ni­mos

Do­cu­men­to se­ña­la que no hay cla­ri­dad en qué pa­sa­rá en los ca­sos en que las ne­go­cia­cio­nes no cum­plan con los pla­zos fi­ja­dos en la nor­ma tran­si­to­ria pa­ra fi­jar ser­vi­cios mí­ni­mos.

Pulso - - Economia & Dinero - RO­DRI­GO CÁR­DE­NAS

—Un estudio de Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD) plan­tea du­das y crí­ti­cas so­bre ele­men­tos cla­ve en la im­ple­men­ta­ción de la Re­for­ma La­bo­ral.

El do­cu­men­to, ela­bo­ra­do por el abo­ga­do del Pro­gra­ma Le­gis­la­ti­vo de la ins­ti­tu­ción, Ser­gio Mo­ra­les, in­di­ca que “con la nue­va ley la­bo­ral se abre una se­rie de in­cer­ti­dum­bres res­pec­to de cier­tos con­te­ni­dos so­bre los cua­les el Eje­cu­ti­vo re­nun­ció a la de­ci­sión de en­viar una ley ade­cua­to­ria”.

En par­ti­cu­lar, el ex­per­to sos­tie­ne que en los dos dic­tá­me­nes que ha emi­ti­do la Di­rec­ción del Tra­ba­jo a la fe­cha, se apre­cia “una se­rie de va­cíos en cuan­to a su con­te­ni­do, prin­ci­pal­men­te en ma­te­ria de ser­vi­cios mí­ni­mos y equi­pos de emer­gen­cia”.

En el estudio, Mo­ra­les cri­ti­ca que en el dic­ta­men so­bre con­te­ni­do y en­tra­da en vi­gen­cia de la ley, és­te no se pro­nun­cia res­pec­to de los ca­sos en que las ne­go­cia­cio­nes no cum­plan con los pla­zos fi­ja­dos en la nor­ma tran­si­to­ria pa­ra fi­jar ser­vi­cios mí­ni­mos,

¿Qué ha pa­sa­do? Un in­for­me de Li­ber­tad y Desa­rro­llo plan­tea al­gu­nas de las du­das que de­ja­ron los dic­tá­me­nes de la DT res­pec­to de la im­ple­men­ta­ción de la Re­for­ma La­bo­ral.

¿Por qué ha pa­sa­do? La DT ya ha pu­bli­ca­do dos dic­tá­me­nes res­pec­to de la nue­va nor­ma­ti­va la­bo­ral, con lo que se in­ten­ta sol­ven­tar los va­cíos de­ja­dos por la re­for­ma, tras ser pro­mul­ga­da sin los ar­tícu­los im­pug­na­dos por el TC, y an­te la fal­ta de una ley ade­cua­to­ria”.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? LyD di­ce que, en­tre otras co­sas, no hay cla­ri­dad so­bre qué pa­sa­rá en los ca­sos en los que no se lle­gue a acuer­do res­pec­to de los ser­vi­cios mí­ni­mos en­tre tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa den­tro de los pla­zos es­ta­ble­ci­dos. “ca­so en el cual to­do pa­re­cie­ra in­di­car que se de­bie­ra re­cu­rrir a la nor­ma per­ma­nen­te”. Aho­ra, es­ta nor­ma in­di­ca que “los ser­vi­cios mí­ni­mos y los equi­pos de emer­gen­cia de­be­rán ser ca­li­fi­ca­dos an­tes del ini­cio de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va”.

Mo­ra­les di­ce que es­to im­pli­ca­ría que la ne­go­cia­ción “no po­dría ini­ciar­se sin que an­tes se fi­jen los ser­vi­cios mí­ni­mos, y que los ins­tru­men­tos co­lec­ti­vos que re­gían has­ta ese mo­men­to per­de­rán su vi­gen­cia al tér­mino del pla­zo, de­bien­do ini­ciar­se una nue­va ne­go­cia­ción co­mo si no exis­tie­ra con­tra­to o con­ve­nio co­lec­ti­vo y, por con­si­guien­te, sin pi­so mí­ni­mo”.

Ca­be in­di­car que la fi­gu­ra de los ser­vi­cios mí­ni­mos y equi­pos de emer­gen­cia en las em­pre­sas que pue­den de­cla­rar­se en huel­ga den­tro de un pro­ce­so de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va fue es­ta­ble­ci­da en la ley que mo­der­ni­za las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y que en­tra­rá en vi­gen­cia el 1 de abril de 2017. La ope­ra­to­ria e in­ter­pre­ta­ción del sis­te­ma que­dó a car­go de la DT.

Res­pec­to al dic­ta­men re­la­ti­vo a los ser­vi­cios mí­ni­mos y de emer­gen­cia, Mo­ra­les cues­tio­na que a la ho­ra de fi­jar los cri­te­rios pa­ra la de­ter­mi­na­ción de es­tos ser­vi­cios, “de­ben in­ter­pre­tar­se de ma­ne­ra res­tric­ti­va”. Es­to, a jui­cio del in­ves­ti­ga­dor de LyD, “de­ja en­tre­ver la vo­lun­tad del Go­bierno de dar una pre­pon­de­ran­cia al de­re­cho a huel­ga por so­bre los de­re­chos de los em­plea­do­res, re­la­ti­vo a la pro­pie­dad y la li­ber­tad de em­pre­sa”.

Una crí­ti­ca si­mi­lar reali­zó ha­ce un par de se­ma­nas el ex di­rec­tor del Tra­ba­jo ( DT), Mar­ce­lo Al­bor­noz, cuan­do in­di­có a PUL­SO que “el Es­ta­do tie­ne que pro­mo­ver el diá­lo­go y el acuer­do di­rec­to en­tre Res­tric­ti­va El dic­ta­men di­ce que los cri­te­rios pa­ra ser­vi­cios mí­ni­mos de­ben in­ter­pre­tar­se de for­ma res­tric­ti­va.

las par­tes. Por lo tan­to, se­ría con­ve­nien­te que se cla­ri­fi­ca­ra que cuan­do hay un acuer­do sus­cri­to, la DT no de­be­ría te­ner atri­bu­cio­nes pa­ra ca­li­fi­car o re­cha­zar un acuer­do. Creo que hay que en­tre­gar a las par­tes la li­ber­tad y la au­to­no­mía pa­ra po­der re­sol­ver y acor­dar. Se­ría con­tra­pro­du­cen­te que la DT re­vi­sa­ra los acuer­dos y los ob­je­ta­ra. Eso no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción le­gal ni pro­ce­di­men­tal”. ACUER­DO PAR­CIA­LES. El estudio de LyD ad­vier­te que otro te­ma omi­ti­do tan­to por el le­gis­la­dor co­mo por el dic­ta­men di­ce re­la­ción con la po­si­bi­li­dad de re­co­ger “acuer­dos par­cia­les” res­pec­to de los ser­vi­cios mí­ni­mos y los equi­pos de emer­gen­cia, y de si és­tos de­bie­ran o no ser res­pe­ta­dos por la DT al mo­men­to de emi­tir su pro­nun­cia­mien­to.

Mo­ra­les di­ce que esa si­tua­ción “será muy co­mún que ocu­rra, más con­si­de­ran­do que en em­pre­sas en que exis­ten va­rios sin­di­ca­tos, pre­va­le­cen, mu­chas ve­ces di­fe­ren­cias en­tre ellos mis­mos que pue­den ge­ne­rar que fra­ca­sen las ne­go­cia­cio­nes y se de­ba re­cu­rrir al en­te pú­bli­co pa­ra que re­suel­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.