Re­for­ma eco­nó­mi­ca en Cu­ba que­da más en du­da por triun­fo de Trump que por muer­te de Fi­del

Lue­go del triun­fo de Do­nald Trump en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos el 8 de no­viem­bre, va­rios ana­lis­tas sos­tie­nen que la pos­tu­ra del nue­vo go­bierno será más esen­cial que la par­ti­da de Fi­del Cas­tro en el des­tino eco­nó­mi­co de la is­la.

Pulso - - Actualidad & Politica - PAU­LA NAMUR

—La muer­te de Fi­del Cas­tro el vier­nes en la noche de­jó a mu­chos cues­tio­nán­do­se si aho­ra se ace­le­ra­rían las re­for­mas eco­nó­mi­cas, o por el con­tra­rio, el ré­gi­men bus­ca­ría vol­ver a su ori­gen, ale­ján­do­se de ellas. Sin em­bar­go, tras la vic­to­ria de Do­nald Trump en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos el 8 de no­viem­bre, al­gu­nos sos­tie­nen que es más la pos­tu­ra del nue­vo go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que las de­ci­sio­nes del ré­gi­men cas­tris­ta, lo que mar­ca­rá el fu­tu­ro de la tran­si­ción en la is­la.

“Es un acon­te­ci­mien­to más sim­bó­li­co que na­da. Se mu­rió el dic­ta­dor pe­ro la dic­ta­du­ra con­ti­núa”, ase­gu­ra el eco­no­mis­ta cu­bano, Ar­yam Vázquez, quien tra­ba­ja co­mo es­tra­te­ga se­nior en Sun Trust Bank, en Flo­ri­da. “Más im­por­tan­te pa­ra Cu­ba es la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de la Ca­sa Blan­ca. Ob­via­men­te es un plano muy di­fe­ren­te a lo que Ba­rack Oba­ma pro­pu­so con Cu­ba. Trump es de una lí­nea más du­ra y creo que le va a pe­dir al go­bierno cu­bano que ha­ga más re­for­mas y con­ce­sio­nes”, ase­gu­ra el eco­no­mis­ta.

Diego Moya-Ocam­pos, ana­lis­ta se­nior de IHS Mar­kit pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, coin­ci­de en que la muer­te de Fi­del

¿Qué ha pa­sa­do? Tras la muer­te de Fi­del Cas­tro el vier­nes, ana­lis­tas cu­ba­noes­ta­dou­ni­den­ses ase­gu­ran que lo que mar­ca­rá el des­tino de la is­la será más la re­la­ción con el nue­vo pre­si­den­te elec­to, Do­nald Trump, que las de­ci­sio­nes de aper­tu­ra que pue­dan to­mar los ac­tua­les lí­de­res.

¿Qué vie­ne aho­ra? De acuer­do con ana­lis­tas, se­rán cla­ve las po­lí­ti­cas de Do­nald Trump, quien po­dría exi­gir ma­yo­res con­di­cio­nes pa­ra re­to­mar re­la­cio­nes. En cam­bio, otros plan­tean que es di­fí­cil an­ti­ci­par lo que ocu­rra, de­bi­do a que el pre­si­den­te elec­to de EEUU ha ac­tua­do de ma­ne­ra im­pre­de­ci­ble.

¿Cuán­do se rea­li­za el cam­bio de go­bierno? De acuer­do con lo anun­cia­do por Raúl Cas­tro, la tran­si­ción de­bie­ra rea­li­zar­se en 2018, cuan­do él de­je la pre­si­den­cia. Cas­tro es más un he­cho sim­bó­li­co. “Ya Raúl es­ta­ba en ab­so­lu­to con­trol. Des­de 2011 to­do era di­ri­gi­do por Raúl, y Fi­del era só­lo una fi­gu­ra sim­bó­li­ca, que ha ve­ni­do apo­yan­do lo que ve­nía pa­san­do”, ase­gu­ra.

Pa­ra otros, lo que ha­ga Trump no es­tá tan cla­ro, da­do que, tal co­mo en otros as­pec­tos de po­lí­ti­ca ex­te­rior, ha rea­li­za­do anun­cios que pa­re­cen con­tra­dic­to­rios. “Trump es una per­so­na im­pre­de­ci­ble”, sos­tie­ne el eco­no­mis­ta de ori­gen cu­bano Car­me­lo Me­sa-La­go, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, quien es co­no­ci­do en Chi­le por ha­ber par­ti­ci­pa­do de la Co­mi­sión Bra­vo. “En 1992, Trump tra­tó de rom­per el em­bar­go ha­cien­do ne­go­cios en Cu­ba, pe­ro no tu­vo éxi­to. Lue­go en enero de es­te año di­jo que iba a lo­grar un acuer­do mu­cho me­jor que el de Oba­ma. Des­pués en sep­tiem­bre en Mia­mi fren­te a mul­ti­tud de cu­bano-ame­ri­ca­nos que fa­vo­re­cen el em­bar­go, di­jo que iba a des­ha­cer to­dos los pa­sos que ha­bía da­do Oba­ma”, ex­pli­ca. A su jui­cio, el pre­si­den­te elec­to bus­ca cons­truir una to­rre Trump en Va­ra­de­ro. “Pe­ro aun si se for­ma­se esa alian­za pa­ra im­pul­sar las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, las con­di­cio­nes ba­jo Trump no se­rán tan fa­vo­ra­bles co­mo las que dio Oba­ma. Será más exi­gen­te y no sa­be­mos có­mo eso va a re­per­cu­tir en La Ha­ba­na”, de­cla­ra Me­sa-La­go.

EL ES­TA­DO DE LA ECO­NO­MÍA. El ais­la­mien­to de Cu­ba ha ge­ne­ra­do di­fi­cul­tad pa­ra me­dir sus ci­fras. De he­cho, con ex­cep­ción de la Ce­pal, hay muy po­ca in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca de la is­la: el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal no re­gis­tra sus da­tos, y el país tam­po­co es eva­lua­do en los ran­kings más im­por­tan­tes de com­pe­ti­ti­vi­dad (Com­pe­ti­ti­ve­ness Re­port, del World Eco­no­mic Fo­rum) y de ca­pa­ci­dad de ha­cer ne­go­cios (ran­king Doing Bu­si­ness, del Ban­co Mun­dial).

En el ran­king en que sí apa­re­ce es en el de li­ber­tad eco­nó­mi­ca de He­ri­ta­ge Foun­da­tion, don­de se ubi­ca 177, só­lo su­peran­do a Co­rea del Nor­te, es de­cir, el se­gun­do país con me­nos li­ber­tad eco­nó­mi­ca del mun­do.

“La eco­no­mía cu­ba­na si­gue re­pri­mi­da por una in­efi­cien­cia sis­te­má­ti­ca y pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les ca­rac­te­rís­ti­cos de un ré­gi­men co­mu­nis­ta”, de­ta­lla el think tank en su eva­lua­ción so­bre la is­la. “Do­mi­na­do por em­pre­sas es­ta­ta­les co­nec­ta­das a la éli­te mi­li­tar y po­lí­ti­ca, la eco­no­mía si­gue su­frien­do de una fal­ta de di­na­mis­mo, agra­va­da por la co­rrup­ción y la bu­ro­cra­cia”, agre­ga el aná­li­sis de He­ri­ta­ge Foun­da­tion.

Cu­ba de­pen­de de la ayu­da in­ter­na­cio­nal co­mo por ejem­plo, las re­me­sas de los exi­lia­dos cu­ba­nos y de los sub­si­dios pe­tro­le­ros otor­ga­dos por Venezuela. Sin em­bar­go, de­bi­do a la caí­da de los pre­cios del cru­do, jun­to a la cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad en Venezuela, Cu­ba re­ci­be ca­da vez me­nos apo­yo des­de Venezuela, con lo cual se ha­ce ca­da vez más ne­ce­sa­rio vol­ver a in­ser­tar­se en la eco­no­mía mun­dial.

De acuer­do a ese in­for­me, los sec­to­res no es­ta­ta­les se han ex­pan­di­do de ma­ne­ra gra­dual, pe­ro la au­sen­cia de una dis­po­si­ción po­lí­ti­ca ge­nui­na ha­cia las re­for­mas de­ja a las em­pre­sas con pro­ble­mas den­tro de un mar­co re­gu­la­to­rio de­bi­li­ta­do.

Se­gún da­tos de He­ri­ta­ge Foun­da­tion, el PIB cu­bano lle­gó a US$134.300 mi­llo­nes en 2014, con un PIB per cá­pi­ta de US$11.950, muy le­jos de los US$258 mil mi­llo­nes que re­pre­sen­tó la eco­no­mía chi­le­na y de los US$23.000 de PIB per cá­pi­ta en ese mis­mo año.

En esa mis­ma lí­nea, un in­for­me de Moody’s ca­li­fi­ca la for­ta­le­za de la eco­no­mía de la is­la co­mo “ba­ja”, de­bi­do a la pe­que­ña es­ca­la de su eco­no­mía, ba­jos ni­ve­les de ri­que­za, y un gra­do li­mi­ta­do de di­ver­si­fi­ca­ción y pro­duc­ti­vi­dad.

PRO­CE­SO DE APER­TU­RA. Lue­go de que en fe­bre­ro de 2008 Fi­del Cas­tro de­ja­ra el man­do en ma­nos de su her­mano Raúl, el ré­gi­men cu­bano fue rea­li­zan­do cier­tos anun­cios en fa­vor de una aper­tu­ra. El Congreso del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de abril de 2011 se en­fo­có en las re­for­mas eco­nó­mi­cas di­se­ña­das pa­ra crear mer­ca­dos más efi­cien­tes y pro­du­cir un cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Se­gún ese tex­to, los prin­ci­pios so­cia­lis­tas y de mer­ca­do de­bían ar­mo­ni­zar­se, per­mi­tien­do que las em­pre­sas es­ta­ta­les al­can­za­ran una ma­yor au­to­no­mía, ade­más de per­mi­tir­se otras for­mas de ges­tión, co­mo la in­ver­sión ex­tran­je­ra, las coope­ra­ti­vas, los agri­cul­to­res pe­que­ños, los usu­fruc­tua­rios, los arren­da­ta­rios y tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia.

“Es­tán bien orien­ta­das, pe­ro tam­bién hay con­sen­so en que son muy len­tas, han pues­to mu­chas trabas y no han te­ni­do un im­pac­to tan­gi­ble en la eco­no­mía de Cu­ba. So­bre la fa­mo­sa ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo que se anun­ció en abril de 2011, es­ta­mos es­pe­ran­do con­cre­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.