Las vías del cas­tris­mo y la iz­quier­da chi­le­na

La vi­si­ta de la Pre­si­den­ta Ba­che­let a Fi­del en 2009 se ce­rró de mo­do amar­go lue­go que él apo­ya­ra la de­man­da ma­rí­ti­ma bo­li­via­na.

Pulso - - Actualidad & Politica -

—Cua­tro me­ses an­tes de la en­tra­da de Fi­del Cas­tro a La Ha­ba­na, en enero de 1959, hu­bo en Chi­le elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que ga­nó Jor­ge Ales­san­dri; el se­na­dor PS Sal­va­dor Allen­de que­dó a po­cos vo­tos de ha­ber ob­te­ni­do la pri­me­ra ma­yo­ría re­la­ti­va. Los re­sul­ta­dos con­fir­ma­ron al FRAP (PC y PS) que era po­si­ble avan­zar ha­cia el so­cia­lis­mo des­de la de­mo­cra­cia “bur­gue­sa” y li­be­ral.

Sin em­bar­go, es­ta hi­pó­te­sis fue pues­ta en du­da por la ex­pe­rien­cia de Cu­ba. La dé­ca­da de los ‘60, has­ta la vic­to­ria de Allen­de en 1970, es­tu­vo mar­ca­da por la tensión en la iz­quier­da en­tre quie­nes creían po­si­ble la vía pa­cí­fi­ca y los que sos­te­nían que só­lo la vía ar­ma­da - co­mo en Cu­ba- po­día acer­car el so­cia­lis­mo. La ex­por­ta­ción cu­ba­na del mo­de­lo de las gue­rri­llas du­ran­te esa dé­ca­da por Amé­ri­ca La­ti­na y Áfri­ca en­tu­sias­mó a la iz­quier­da.

El triun­fo de Allen­de pa­re­ció in­cli­nar la dispu­ta. El pro­pio Fi­del Cas­tro, quien se hi­zo ín­ti­mo ami­go de Allen­de, en sus 24 días en Chi­le en 1971 plan­teó pri­me­ro que Chi­le po­día ser la “ex­cep­ción” a sus te­sis, pe­ro al de­jar Chi­le afir­mó que par­tía “más re­vo­lu­cio­na­rio y ex­tre­mis­ta” que a su arri­bo.

Jó­ve­nes mi­li­tan­tes co­mu­nis- tas se for­ma­ron en las Fuer­zas Ar­ma­das is­le­ñas y lue­go die­ron ori­gen al FPMR, cu­yas dos ma­yo­res ope­ra­cio­nes, la in­ter­na­ción de ar­mas por Ca­rri­zal Ba­jo y el aten­ta­do a Pi­no­chet, con­ta­ron con lo­gís­ti­ca cu­ba­na. El fra­ca­so de am­bas y la de­ci­sión de la opo­si­ción de pri­vi­le­giar el ple­bis­ci­to de 1988 ale­ja­ron a Cas­tro de la in­je­ren­cia en la po­lí­ti­ca chi­le­na. La im­plo­sión del cam­po so­cia­lis­ta y la caí­da del Mu­ro de Ber­lín hi­cie­ron el res­to. El Pre­si­den­te Pa­tri­cio Ayl­win no se apu­ró en re­abrir em­ba­ja­das y re­cién en 1991 acor­dó con Cas­tro res­ta­ble­cer la­zos con­su­la­res. La nor­ma­li­za­ción só­lo se pro­du­jo en 1995 ba­jo el man­da­to del Pre­si­den­te Eduar­do Frei.

Cas­tro re­tor­nó a Chi­le en 1996 a la Cum­bre Ibe­roa­me­ri- cana, pe­ro se man­tu­vo den­tro de las re­glas del pro­to­co­lo. El PC y el res­to de la iz­quier­da ex­tra­par­la­men­ta­ria tra­ta­ron de que asis­tie­ra a un ac­to ma­si­vo en el Par­que Al­ma­gro, pe­ro no lo hi­zo. Sí acu­dió a un en­cuen­tro con di­ri­gen­tes de iz­quier­da; en la reunión, la viu­da de Allen­de, Hor­ten­sia Bus­si, le pi­dió una aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca en la is­la. Cas­tro no se in­mu­tó. En al­gu­na me­di­da, esa con­ver­sa­ción de ha­ce dos dé­ca­das evi­den­ció que Cu­ba y la iz­quier­da chi­le­na ya dis­cu­rrían por dis­tin­tas vías. La vi­si­ta de la Pre­si­den­ta Ba­che­let a un Fi­del ya re­ti­ra­do de la pri­me­ra lí­nea en 2009 in­clu­so se ce­rró de mo­do amar­go: Cas­tro al día si­guien­te apo­yó la de­man­da ma­rí­ti­ma de Bo­li­via. RF

El ex lí­der cu­bano se hi­zo ami­go ín­ti­mo de Sal­va­dor Allen­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.