“La Pre­si­den­ta Ba­che­let y su Go­bierno equi­vo­ca­ron el ca­mino des­de el pri­mer día”

Com­pra de ac­cio­nes de pes­que­ra pe­rua­na: “Las in­si­nua­cio­nes que han plan­tea­do al­gu­nos son de­li­ran­tes”

Pulso - - Front Page - Una en­tre­vis­ta de JOR­GE ARELLANO/JO­NÁS PRELLER

EL AC­TUAL GO­BIERNO “In­sis­te con una por­fía con­tu­maz, en un ca­mino equi­vo­ca­do, que pro­du­ce muy ma­los re­sul­ta­dos, avanza sin es­cu­char a la gen­te y se cho­ca una y otra vez con­tra la pa­red”.

¿FRE­NAR LAS RE­FOR­MAS?

“No hay que echar aba­jo lo que se ha avan­za­do, pe­ro sí co­rre­gir esas fa­llas es­truc­tu­ra­les y reo­rien­tar esas re­for­mas en la di­rec­ción co­rrec­ta”. LA CIU­DA­DA­NÍA DE HOY “Hay una fuer­te de­man­da por una so­cie­dad más res­pe­tuo­sa, que real­men­te no to­le­re ni los pri­vi­le­gios ni los abu­sos”. PE­RÍO­DO PRE­SI­DEN­CIAL “(En) un pe­río­do de cua­tro años, si bien no tie­ne to­do el tiem­po pa­ra ha­cer to­do lo que qui­sie­ra si es bueno des­de el pun­to de vis­ta que uno sien­te un sen­ti­do de ur­gen­cia. El ac­tual Go­bierno no se fi­ja me­tas”.

CA­DA vez más ca­te­gó­ri­co res­pec­to a su ba­lan­ce del Go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let, es­tá el ex Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Erro­res en la lec­tu­ra del país, de di­se­ño de las re­for­mas y su im­ple­men­ta­ción ha­cen par­te de su agu­da crí­ti­ca. Si bien no es si­quie­ra un pre­can­di­da­to pre­si­den­cial ac­túa co­mo tal, o con la obli­ga­ción, co­mo el mis­mo di­ce, de pen­sar el de­ve­nir y fu­tu­ro del país co­mo un ex man­da­ta­rio tie­ne que ha­cer­lo.

Tras rea­li­zar una gi­ra por el país el ex Pre­si­den­te di­ce ha­ber te­ni­do mu­chas con­ver­sa­cio­nes con ciu­da­da­nos, in­clu­so en si­tua­ción de ca­lle, “la gen­te tie­ne mu­cho que de­cir, mu­cho que ex­pre­sar”, ase­gu­ra. En­tre sus diá­lo­gos di­jo ha­ber­se sen­ti­do con­mo­vi­do con la si­tua­ción que se vi­ve en La Arau­ca­nía, don­de ase­gu­ra que exis­te te­rro­ris­mo. “Hay que es­tar allá pa­ra en­ten­der có­mo se sien­ten des­pro­te­gi­dos y en cier­tas for­mas aban­do­na­dos. Las per­so­nas que su­fren to­do el día el te­rro­ris­mo y que pien­san que el Es­ta­do y el Go­bierno no los com­pren­den”. ¿El Go­bierno no lo­gra cap­tar el pro­ble­ma en La Arau­ca­nía? —No hay una apre­cia­ción co­rrec­ta de lo que

es­tá pa­san­do en La Arau­ca­nía. Es una re­gión ma­ra­vi­llo­sa, lle­na de opor­tu­ni­da­des, pe­ro tre­men­da­men­te em­po­bre­ci­da. Hoy día el te­rro­ris­mo en La Arau­ca­nía, la vio­len­cia desata­da, la fal­ta de Es­ta­do de de­re­cho, el sen­ti­mien­to de in­de­fen­sión to­tal de la gen­te, le es­tá cau­san­do un da­ño gi­gan­tes­co, por­que la de­pri­me en sus po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión, de cre­ci­mien­to y con mu­cha ra­zón le pi­den al Es­ta­do que cum­plan su fun­ción de ha­cer res­pe­tar la ley y no per­mi­tir que un pu­ña­do de te­rro­ris­tas sien­ta que pue­de des­truir to­da una re­gión, con to­tal im­pu­ni­dad. A pro­pó­si­to de la po­bre­za que ha­bla­ba en La Arau­ca­nía, el re­la­to y el diag­nós­ti­co de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let fue la de­sigual­dad, ¿Com­par­te có­mo se ha abor­da­do? —La Pre­si­den­ta Ba­che­let y su Go­bierno, sin po­ner en du­da sus bue­nas in­ten­cio­nes, equi­vo­có el ca­mino des­de el pri­mer día. Par­tió con un diag­nós­ti­co equi­vo­ca­do que lo po­de­mos sim­bo­li­zar en la cul­tu­ra de la re­tro­ex­ca­va­do­ra, pen­sar de que ha­bía que des­truir to­do lo que jun­tos, con tan­to es­fuer­zo y éxi­to ha­bía­mos cons­trui­do, pa­ra em­pe­zar de ce­ro. Apli­có una ideo­lo­gía equi­vo­ca­da, en lu­gar de pro­mo­ver la ini­cia­ti­va, el em­pren­di­mien­to, ha crea­do un Es­ta­do to­do­po­de­ro­so que aho­ga, que as­fi­xia. Ha apli­ca­do re­for­mas muy mal pla­ni­fi­ca­das y muy mal im­ple­men­ta­das, hoy eso ya no lo dis­cu­te na­die. Ha­go es­te diag­nós­ti­co por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, por­que creo en él, pe­ro se­gun­do, por­que hay evi­den­cias muy gran­des: los re­sul­ta­dos de es­te Go­bierno han si­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­bres, ca­da día cre­ce­mos me­nos, crea­mos me­nos em­pleos, los sa­la­rios se es­tan­can, la de­lin­cuen­cia es­tá des­bor­da­da, la ca­li­dad de la sa­lud es­tá en to­tal cri­sis, la edu­ca­ción es­tá es­tan­ca­da y po­dría­mos se­guir, ¿Qué de­be­ría ha­cer un Pre­si­den­te?

— Es­cu­char a la gen­te, en­ten­der a la gen­te, rec­ti­fi­car, co­rre­gir erro­res, re­cu­pe­rar el ca­mino y la sen­da del pro­gre­so y el desa­rro­llo, ¿qué ha­ce es­te Go­bierno? Jus­to lo con­tra­rio, in­sis­te con una por­fía con­tu­maz, en un ca­mino equi­vo­ca­do, que pro­du­ce muy ma­los re­sul­ta­dos, avanza sin es­cu­char a la gen­te y se cho­ca una y otra vez con­tra la pa­red. Pe­ro, hay re­for­mas en cur­so, ¿qué se ha­ce?, ¿se de­ben fre­nar, echar mar­cha atrás, aco­tar la agen­da? —Ob­via­men­te que lo que no de­be­mos ha­cer es traer una nue­va re­tro­ex­ca­va­do­ra y ba­rrer con to­do, pe­ro sí creo que las gran­des re­for­mas es­truc­tu­ra­les, lo que es­te Go­bierno lla­ma la obra grue­sa, tie­nen fa­llas es­truc­tu­ra­les que no po­de­mos des­co­no­cer. Pe­ro no hay que echar aba­jo lo ya avan­za­do, pe­ro si co­rre­gir esas fa­llas es­truc­tu­ra­les y reo­rien­tar esas re­for­mas en la di­rec­ción co­rrec­ta. No obs­tan­te, la re­for­ma edu­ca­cio­nal o lo que se es­tá dis­cu­tien­do hoy con el sis­te­ma de pen­sio­nes vie­nen del sen­tir ciu­da­dano, de ma­ni­fes­ta­cio­nes en la ca­lle, ¿ Se es­tá in­ter­pre­tan­do mal lo que es­tá pi­dien­do la gen­te? —El Go­bierno le­yó mal lo que la gen­te que­ría. Una co­sa es la voz de la ca­lle que nor­mal­men­te es vo­ci­fe­ran­te, ex­tre­mis­ta, que no res­pe­ta a na­da ni a na­die, que re­cu­rre a la vio­len­cia, y otra co­sa es la voz de la gen­te que es mu­cho más se­re­na, más pro­fun­da, más ma­du­ra. Hoy día Chi­le cam­bió, te­ne­mos un país dis­tin­to, Chi­le es un país de cla­se me­dia, que es la cla­se do­mi­nan­te, igual co­mo lo fue el pro­le­ta­ria­do, des­de el pun­to de vis­ta ex­pre­sión so­cial en el si­glo pa­sa­do. Y ¿qué quie­re esa cla­se me­dia?

—No quie­re que el Es­ta­do lo in­ter­ven­ga, lo con­duz­ca, lo di­ri­ja y lo trans­for­me en súb­di­to. Quie­re más li­ber­tad, po­der to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes, ser los ar­qui­tec­tos de sus pro­pia vi­das, quie­re más opor­tu­ni­da­des. Ellos sa­ben muy bien que gra­cias a su es­fuer­zo, a su tra­ba­jo y a su mé­ri­to, es­tán don­de es­tán, y por eso han lo­gra­do pro­gre­sar. Por ejem­plo, que el 70% de los jó­ve­nes que es­tá en la edu­ca­ción su­pe­rior sea pri­me­ra ge­ne­ra­ción re­fle­ja esa nue­va so­cie­dad. Quie­ren no so­la­men­te más opor­tu­ni­da­des pa­ra po­der desa­rro­llar sus ta­len­tos y pro­gre­sar, tam­bién quie­ren se­gu­ri­da­des, te­ner se­gu­ri­dad de que una ca­tás­tro­fe no los va a de­rrum­bar o des­truir que, por ejem­plo, si pier­den la pe­ga no se les va a ve­nir to­do lo que han lo­gra­do al sue­lo, que si se en­fer­man no van a ver des­trui­das sus vi­das, que cuan­do lle­guen a la ter­ce­ra edad van a te­ner una pen­sión dig­na, que van a te­ner se­gu­ri­dad pa­ra po­der dis­fru­tar de sus vi­das de las ca­lles, de las pla­zas, de los par­ques. Pe­ro ade-

más, de más opor­tu­ni­da­des, más li­ber­tad y más se­gu­ri­da­des, tam­bién hay una fuer­te de­man­da por una so­cie­dad más res­pe­tuo­sa, que real­men­te no to­le­re ni los pri­vi­le­gios ni los abu­sos, Pe­ro, ¿có­mo se ha­ce?

—Un fu­tu­ro Go­bierno tie­ne que ha­cer­se car­go de esas de­man­das y pa­ra eso sin du­da, en­tre mu­chas otras co­sas, se va a re­que­rir, re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad de cre­cer. El cre­ci­mien­to trae opor­tu­ni­da­des, crea em­pleo, me­jo­ra los sa­la­rios, au­men­ta los re­cur­sos fis­ca­les pa­ra aten­der el gas­to so­cial. Se re­quie­re sin du­da ha­cer un es­fuer­zo co­per­ni­cano en ma­te­ria de sa­lud, por­que la sa­lud hoy día es­tá en una cri­sis ca­si ter­mi­nal. En la ca­li­dad de la edu­ca­ción, con es­te ni­vel de edu­ca­ción Chi­le no va a po­der ser un pro­ta­go­nis­ta en la nue­va so­cie­dad del co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción. Se re­quie­re me­jo­rar las pen­sio­nes, ahí hay una cla­ra de­man­da de la so­cie­dad. Se re­quie­re com­ba­tir la de­lin­cuen­cia con una vo­lun­tad y una de­ter­mi­na­ción mu­cho más fuer­te y cla­ra que la que te­ne­mos hoy día. Esos son los pi­la­res a mí. . Pa­ra us­ted, ¿el cre­ci­mien­to lo es to­do?

—Por su­pues­to que no. Cuan­do uno ha­bla que que­re­mos que Chi­le sea un país desa­rro­lla­do, no es so­la­men­te que lle­gue­mos a un in­gre­so per cá­pi­ta de US$25 mil, ese es nú­me­ro, de­trás de eso que­re­mos un país con una bue­na de­mo­cra­cia, con bue­nas ins­ti­tu­cio­nes, en que se res­pe­te el Es­ta­do de de­re­cho, en que la gen­te pue­da vivir en paz y sin te­mor fren­te a la de­lin­cuen­cia, en que to­dos ten­gan ac­ce­so a sa­lud y edu­ca­ción de ca­li­dad, eso es lo que yo de­no­mino desa­rro­llo. Pe­ro no hay desa­rro­llo po­si­ble si no lo­gra­mos que nues­tro país re­cu­pe­re su ca­pa­ci­dad de em­pren­der, de cre­cer, de avan­zar, de ge­ne­rar más opor­tu­ni­da­des y más se­gu­ri­da­des y por eso es­te pro­gre­sis­mo sin pro­gre­so que es lo que he­mos te­ni­do en los úl­ti­mos tiem­pos, es un ca­mino tre­men­da­men­te equi­vo­ca­do y los chi­le­nos se die­ron cuen­ta muy tem­prano. Esa mis­ma ma­yo­ría que eli­gió a la Pre­si­den­ta Ba­che­let al po­co tiem­po se dio cuen­ta de que la ha­bían en­ga­ña­do, y por eso el Go­bierno hoy día tie­ne una apro­ba­ción ex­tra­or­di­na­ria­men­te ba­ja. Pe­ro, ¿no con­si­de­ra que hu­bo fac­to­res in­ter­na­cio­na­les que im­pi­die­ron que el Go­bierno lle­va­ra a ca­bo el pro­gra­ma co­mo hu­bie­ra que­ri­do? —Tam­po­co es bueno echar­le siem­pre la cul­pa al em­pe­dra­do. Lo que Chi­le per­dió por me­nor pre­cio del co­bre, se ha vis­to com­pen­sa­do ín­te­gra­men­te por me­nor pre­cio del pe­tró­leo. En con­se­cuen­cia, si su­ma­mos y res­ta­mos, la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal o los tér­mi­nos de in-

ter­cam­bio pa­ra Chi­le no se han de­te­rio­ra­do y por tan­to, es­to de echar­le siem­pre la cul­pa a la eco­no­mía mun­dial es un error. El grue­so de las cau­sas del es­tan­ca­mien­to de la so­cie­dad y la eco­no­mía chi­le­na, en to­dos los fren­tes, es pro­duc­to de un mal Go­bierno, que es­tá con­du­cien­do a Chi­le por un ca­mino equi­vo­ca­do que es­tá im­ple­men­tan­do re­for­mas mal pen­sa­das, mal di­se­ña­das, y ahí es­tán los re­sul­ta­dos, y ahí es­tá la eva­lua­ción que la gen­te ha­ce del ac­tual Go­bierno. ¿Con­tri­bu­ye a es­tas re­for­mas tan agre­si­vas que se pre­ten­den im­ple­men­tar, que los pe­río­dos pre­si­den­cia­les sean muy cor­tos?, ¿Es­ta­ría dis­pues­to de lle­gar a ser Pre­si­den­te a dis­cu­tir una agen­da pa­ra mo­di­fi­car los pe­río­dos pre­si­den­cia­les? —En ma­te­ria de pe­río­dos pre­si­den­cia­les en Chi­le, he­mos im­pro­vi­sa­do de­ma­sia­do. Des­de que re­cu­pe­ra­mos la de­mo­cra­cia he­mos te­ni­do pe­río­dos pre­si­den­cia­les, de seis, cua­tro años… a ve­ces cua­tro años es mu­cho pa­ra un mal Pre­si­den­te y po­co pa­ra un buen Pre­si­den­te, pe­ro lo que sí quie­ro de­cir es que cuan­do uno tie­ne un pe­río­do de cua­tro años, si bien no tie­ne to­do el tiem­po pa­ra ha­cer to­do lo que qui­sie­ra si es bueno des­de el pun­to de vis­ta del sen­ti­do de ur­gen­cia. El ac­tual Go­bierno no se fi­ja me­tas, ¿hay me­tas de cre­ci­mien­to?, ¿hay me­tas de crea­ción de em­pleos?, ¿hay me­tas de re­duc­ción de la po­bre­za?, ¿hay me­tas de cuán­do va a ter­mi­nar la re­cons­truc­ción de te­rre­mo­to de To­co­pi­lla o de Co­quim­bo? Un Go­bierno sin me­tas es un go­bierno que mu­chas ve­ces se que­da atra­pa­do en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, en sus pro­pias di­vi­sio­nes, que es lo que es­tá ocu­rrien­do al Go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría. Más allá de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, tam­bién hay una “agen­da va­ló­ri­ca”, ¿esos pro­yec­tos de­ben se­guir sien­do una prio­ri­dad? —La agen­da va­ló­ri­ca es muy im­por­tan­te en una so­cie­dad, no só­lo de pan vi­ve el hom­bre. Es muy im­por­tan­te que los dis­cu­ta­mos con al­tu­ra de mi­ras y sin ta­búes. Soy un gran cre­yen­te y par­ti­da­rio de la li­ber­tad, pe­ro la li­ber­tad de to­dos, no so­la­men­te de al­gu­nos. A ve­ces los go­bier­nos por de­fen­der la li­ber­tad de pe­que­ños gru­pos de pre­sión, com­pro­me­te la li­ber­tad de las gran­des ma­yo­rías. ¿El ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio?

—Du­ran­te nues­tro Go­bierno, im­pul­sa­mos con mu­cha fuer­za el Acuer­do de Vi­da en Pa­re­ja. Aho­ra, pien­so que hay que igua­lar los de­re­chos y res­ta­ble­cer la dig­ni­dad de to­das las per­so­nas, pe­ro tam­bién creo que no hay por qué igua­lar co­sas que son dis­tin­tas. El ma­tri­mo­nio de­be ser en­tre el hom­bre y una mu­jer, pe­ro tam­bién creo que aque­llos que quie­ran unir­se en una re­la­ción de amor, de afec­to, tie­nen de­re­cho a que exis­ta un mar­co le­gal que los pro­te­ja que los am­pa­re, que les dé un tra­to acor­de a su pro­pia dig­ni­dad. Y, ¿el abor­to en tres cau­sa­les?

—Soy un gran de­fen­sor de la vi­da, y creo que hay que pro­te­ger­la. Hay una con­tra­dic­ción en la pa­la­bra abor­to te­ra­péu­ti­co por­que te­ra­péu­ti­co es pa­ra sa­nar, pa­ra cu­rar y abor­to, es pa­ra ma­tar. Con­si­de­ro ab­so­lu­ta­men­te le­gí­ti­mo, y es ab­so­lu­ta­men­te le­gal en Chi­le y ocu­rre to­dos los días en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y los hos­pi­ta­les pri­va­dos, que cuan­do un ma­dre que es­tá em­ba­ra­za­da tie­ne su vi­da en pe­li­gro se le pue­dan apli­car to­das las te­ra­pias y to­dos los tra­ta­mien­tos pa­ra sal­var su vi­da aun cuan­do se­pa­mos que co­mo un pro­duc­to no desea­do de esas te­ra­pias se pue­de po­ner en ries­go la vi­da del hi­jo, por­que el ob­je­ti­vo cen­tral es sal­var la vi­da de la ma­dre. Por lo tan­to, yo pien­so que es bueno que es­ta dis­cu­sión la ten­ga­mos, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de va­lo­res y de prin­ci­pios y de res­pe­tar la li­ber­tad y la dig­ni­dad, te­ne­mos que pen­sar en to­dos in­clu­yen­do aquel que es­tá por na­cer. Nues­tra Cons­ti­tu­ción di­ce cla­ra­men­te que la ley de­be pro­te­ger la vi­da del que es­tá por na­cer. Us­ted ha­bla de li­ber­ta­des pe­ro, el pro­yec­to no obli­ga a quien no quie­ra a rea­li­zar­se un abor­to. —Yo le pre­gun­ta­ría al ni­ño que es­tá por na­cer si sus de­re­chos es­tán de­bi­da­men­te pro­te­gi­dos, por­que es­ta idea de que yo pue­do dis­po­ner de mi cuer­po… cla­ro que yo pue­do dis­po­ner de mi cuer­po, pue­do cor­tar­me el pe­lo, pue­do de­jar­me cre­cer las uñas, pue­do ha­cer mu­chas co­sas, pe­ro no pue­do dis­po­ner de la vi­da de otras per­so­na que es­tá por na­cer, que es úni­ca, dis­tin­ta, irre­pro­du­ci­ble, que es el ni­ño o la ni­ña que es­tá por na­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.