Di­ver­si­dad y ges­tión ries­gos, lo pen­dien­te de los di­rec­to­rios

Con só­lo un 31% de res­pues­tas po­si­ti­vas en la pri­me­ra apli­ca­ción de la NCG 385, las so­cie­da­des anó­ni­mas abier­tas se pre­pa­ran pa­ra un nue­vo pro­ce­so, don­de ha­bría me­jo­res re­sul­ta­dos. Sin em­bar­go, ex­per­tos pi­den al re­gu­la­dor al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes con el fin

Pulso - - Portada - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

UNA DE CA­DA cua­tro em­pre­sas di­ce ha­ber im­ple­men­ta­do pro­ce­di­mien­tos pa­ra iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas desea­bles en ma­te­ria de di­ver­si­dad en sus eje­cu­ti­vos prin­ci­pa­les.

Ese es uno de los re­sul­ta­dos que arro­jó el es­tu­dio “Im­ple­men­ta­ción de la Nor­ma de Ca­rác­ter Ge­ne­ral N°385: sta­tus de los di­rec­to­rios en Chi­le”, ela­bo­ra­do por PwC jun­to al ESE Business School de la Uni­ver­si­dad de los An­des, con el fin de es­ta­ble­cer cuá­les son los avan­ces y las áreas al de­be de los go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos.

Más de cua­tro se­ma­nas que­dan pa­ra que ter­mi­ne el año y con ello em­pie­za el pe­rio­do en que las so­cie­da­des anó­ni­mas abier­tas po­drán res­pon­der por se­gun­do año a la Nor­ma de Ca­rác­ter Ge­ne­ral 385 (NCG 385) so­bre go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos, cir­cu­lar que emi­tió la Su­pe­rin­ten­den­cia de Va­lo­res y Se­gu­ros (SVS), y que es­te año dio sus pri­me­ros re­sul­ta­dos. La idea es que a tra­vés de es­te do­cu­men­to, las so­cie­da­des anó­ni­mas abier­tas den un pa­so más en trans­pa­ren­cia, res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble, en­tre otros as­pec­tos.

La nor­ma­ti­va con­tem­pla­ba 99 prác­ti­cas que po­dían ha­ber si­do adop­ta­das al in­te­rior de la or­ga­ni­za­ción o no (se con­tes­ta­ba sí o no) y, pos­te­rior­men­te, se ex­pli­ca­ban. De las so­cie­da­des que res­pon­die­ron, hu­bo una al­ta ta­sa de res­pues­tas ne­ga­ti­vas. El to­tal de res­pues­tas “Sí” a las prác­ti­cas su­ge­ri­das só­lo al- can­zó un 31%. Hay al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes a es­ta ba­ja adop­ción de prác­ti­cas. “Acá hay un es­tán­dar que es muy al­to por­que re­que­ría apro­bar e im­ple­men­tar en un lap­so que era muy bre­ve des­de que se emi­tió la nor­ma (ju­nio 2015) y ha­bía que in­for­mar có­mo ha­bía si­do el pro­ce­so a di­ciem­bre de 2015. Hay gen­te que pu­do ha­ber di­cho ‘qué in­tere­san­te es­ta prác­ti­ca’, pe­ro no lle­ga­ba al ni­vel que la su­pe­rin­ten­den­cia de­fi­nió. Otro fac­tor tie­ne que ver con que la for­ma en que es­ta­ban re­dac­ta­das las prác­ti­cas”, di­ce Al­fre­do En­rio­ne, pro­fe­sor ti­tu­lar de la cá­te­dra de Go­bierno Cor­po­ra­ti­vo PwC del ESE Business School. Con él coin­ci­de Ren­zo Co­ro­na, so­cio lí­der de Au­di­to­ría de PwC Chi­le: “Las com­pa­ñías han si­do muy cau­te­lo­sas en res­pon­der “sí” só­lo cuan­do es­tán muy se­gu­ra por­que, evi­den­te­men­te, es­to pue­de ser in­ter­pre­ta­do co­mo que se ha en­tre­ga­do in­for­ma­ción fal­sa al mer­ca­do y es muy de­li­ca­do. Ade­más, hay mu­chas pre­gun­tas que no se en­ten­die­ron. Hay un pro­ble­ma se­rio de in­ter­pre­ta­ción”.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que en al­gu­nos ca­sos la nor­ma no se ajus­ta­ba a la reali­dad lo­cal. “Por ejem­plo, mien­tras en el mun­do la in­cor­po­ra­ción de ca­na­les re­mo­tos pa­ra la par­ti­ci­pa­ción en las me­sas di­rec­ti­vas va en au­men­to, el quo­rum en las jun­tas de ac­cio­nis­tas en nues­tro país es muy al­ta. Su in­cor­po­ra­ción no tie­ne tan­ta re­la­ción con lo que ocu­rre en Chi­le”, di­ce En­rio­ne. En ese con­tex­to, la vo­ta­ción re­mo­ta se con­vir­tió en la prác­ti­ca con me­nor ni­vel de ad­he­sión de las 99 que in­clu­ye la NCG 385.

Una de las ra­zo­nes del ba­jo “sí” tie­ne que ver con que re­que­ría apro­bar e im­ple­men­tar en un lap­so muy bre­ve des­de que se emi­tió la nor­ma.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que, en al­gu­nos ca­sos, la nor­ma no se ajus­ta­ba a la reali­dad lo­cal.

Las prác­ti­cas vin­cu­la­das a di­ver­si­dad en los di­rec­to­rios es­tu­vie­ron en­tre las más ba­jas.

So­lo una em­pre­sa de las 206 di­ce con­tar con me­ca­nis­mos vi­gen­tes pa­ra que los ac­cio­nis­tas pue­dan vo­tar re­mo­ta­men­te.

Me­di­das más po­pu­la­res

En­tre las prác­ti­cas con ma­yor gra­do de im­ple­men­ta­ción se en­cuen­tran los pro­ce­sos de in­duc­ción a di­rec­to­res, área en que el 67% de los ana­li­za­dos da res­pues­tas fa­vo­ra­ble. “Es­te ti­po de prác­ti­cas fa­ci­li­ta­rá a un nue­vo in­te­gran­te la com­pren­sión del ne­go­cio. Sin em­bar­go, la in­duc­ción en cuan­to a có­mo iden­ti­fi­car y re­sol­ver los con­flic­tos de in­te­rés, no se ha im­ple­men­ta­do en el 33% de las em­pre­sas”, cuen­ta Car­men Glo­ria del Va­lle, so­cia de go­bierno, ries­go y cum­pli­mien­to en PwC Chi­le. Otras de las prác­ti­cas más in­cor­po­ra­das son el con­tar si­tios web ac­tua­li­za­dos y te­ner tan­to un ca­nal de de­nun­cias co­mo un có­di­go de éti­ca.

La ges­tión y con­trol de ries­gos es un as­pec­to cla­ve pa­ra el desem­pe­ño de las em­pre­sas. El 33% de ellas no tie­ne ni una prác­ti­ca su­ge­ri­da res­pec­to a es­ta te­má­ti­ca. En pro­me­dio, el 60% de las res­pues­tas aso­cia­das con el pro­ce­so for­mal de ges­tión y con­trol de ries­gos fue­ron ne­ga­ti­vas. Las prác­ti­cas me­nos co­mu­nes en es­ta ma­te­ria fue­ron las de cuan­ti­fi­car, mo­ni­to­rear y co­mu­ni­car los ries­gos di­rec­tos e in­di­rec­tos y la exis­ten­cia de una uni­dad de ges­tión de ries­gos. “Es­ta área re­pre­sen­ta un desafío im­por­tan­te pa­ra las cor­po­ra­cio­nes. Es im­por­tan­te que el di­rec­to­rio mues­tre se­ña­les al res­pec­to con el fin de que per­mee la or­ga­ni­za­ción”, ma­ni­fies­ta En­rio­ne.

Las deu­das

En­tre las prác­ti­cas que han si­do muy po­co adop­ta­das se en­cuen­tra la ren­di­ción de cuentas del área de RSE y di­ver­si­dad al di­rec­to­rio, y el me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo de es­te ór­gano. Es­ta úl­ti­ma con­tó só­lo un 8% de las res­pues­tas afir­ma­ti­vas. “Hoy se con­ci­be co­mo es­tra­té­gi­co con­tar con pa­rá­me­tros sus­ten­ta­bles al in­te­rior de la com­pa­ñía. Es­te pun­to es­tá evo­lu­cio­nan­do en nues­tro país. Pe­ro su ba­ja res­pues­ta tie­ne que ver con que no ne­ce­sa­ria­men­te re­por­tan al di­rec­to­rio, sino a otras áreas, co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de la em­pre­sa”, en­fa­ti­za Co­ro­na. Agre­ga que en mu­chos ca­sos el di­rec­to­rio no con­si­de­ra que el mo­ni­to­reo de la sos­te­ni­bi­li­dad sea una res­pon­sa­bi­li­dad de es­te ór­gano. Tal co­mo se­ña­la Del Va­lle, al ana­li­zar con ma­yor pro­fun­di­dad por qué el 69% de las em­pre­sas res­pon­den “No” al cum­plir con la prác­ti­ca vin­cu­la­da con la po­lí­ti­ca de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble, se con­clu­ye que un 37%, no da ex­pli­ca­cio­nes. El res­to, lo jus­ti­fi­ca en el ti­po de em­pre­sa (17%) o en el he­cho de si con­tar con la po­lí­ti­ca, pe­ro que aún no es­tá apro­ba­da por el di­rec­to­rio. “A pe­sar de las res­pues­tas, ve­mos una bue­na se­ñal, ya que si su- má­ra­mos aque­llas em­pre­sas que de­cla­ran te­ner la po­lí­ti­ca en 2015, las que se en­cuen­tran en el pro­ce­so pa­ra desa­rro­llar­la y a las que só­lo ca­re­cen de la for­ma­li­za­ción, se al­can­za­ría ca­si la mi­tad del uni­ver­so cum­plien­do con es­ta prác­ti­ca, lo que no de­ja de ser un pa­so tam­bién re­le­van­te pa­ra ha­cer com­pren­der a las or­ga­ni­za­cio­nes lo que sig­ni­fi­ca la sos­te­ni­bi­li­dad”.

Otra ma­te­ria pen­dien­te tie­ne que ver con la di­ver­si­dad, que no pa­re­ce ser un te­ma re­cu­rren­te en las so­cie­da­des anó­ni­mas abier­tas: me­nos del 25% de las ellas di­ce ha­ber im­ple­men­ta­do pro­ce­di­mien­tos pa­ra iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas desea­bles en ma­te­ria de di­ver­si­dad en sus eje­cu­ti­vos prin­ci­pa­les. “La di­ver­si­dad en to­dos los ám­bi­tos de la or­ga­ni­za­ción es desea­da y re­co­men­da­da por mu­chas ra­zo­nes, ade­más de que di­ver­sos es­tu­dios lo ava­lan, pe­ro en par­ti­cu­lar, en el di­rec­to­rio y en los ni­ve­les eje­cu­ti­vos claves, se ha­ce más im­pres­cin­di­ble por­que per­mi­te con­tar con una vi­sión más am­plia del con­tex­to e in­clu­so en­con­trar so­lu­cio­nes di­fe­ren­tes a una mis­ma pro­ble­má­ti­ca”, sos­tie­ne Co­ro­na.

En la nor­ma­ti­va, se es­ti­pu­la que de­be­rán de­cla­rar­se los pro­ce­di­mien­tos for­ma­les y que es­tén en ope­ra­ción, “pa­ra de­tec­tar y re­du­cir ba­rre­ras or­ga­ni­za­cio­na­les, so­cia­les o cul­tu­ra­les que pu­die­ren es­tar in­hi­bien­do la na­tu­ral di­ver­si­dad de ca­pa­ci­da­des, vi­sio­nes, ca­rac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes que se ha­bría da­do en el di­rec­to­rio de no exis­tir esas ba­rre­ras”. En es­te ca­so, só­lo un 11% res­pon­dió afir­ma­ti­va­men­te y en las res­pues­tas, va­rios ha­cen men­ción al Có­di­go de Éti­ca Cor­po­ra­ti­vo, lo que se­gún el es­tu­dio de­mos­tra­ría una bre­cha en la in­ter­pre­ta­ción. En es­ta pre­gun­ta, hay una al­ta ta­sa de res­pues­tas ne­ga­ti­vas (89%) dan­do a en­ten­der que es­ta te­má­ti­ca, tam­po­co per­te­ne­ce a las la­bo­res del Di­rec­to­rio o que no hay in­te­rés es­pe­cí­fi­co en nor­mar es­ta ma­te­ria al in­te­rior de las com­pa­ñías.

En­rio­ne se­ña­la que se­ría ade­cua­do que el re­gu­la­dor to­me no­ta, con el fin de adap­tar la nor­ma­ti­va en las pró­xi­mas apli­ca­cio­nes, pa­ra que és­ta sea com­pren­di­da por to­das las em­pre­sas que son ana­li­za­das y fo­men­tar la im­ple­men­ta­ción de las prác­ti­cas a tra­vés de guías, char­las y es­tu­dios.

In­ver­sio­nes sus­ten­ta­bles Los pa­rá­me­tros sus­ten­ta­bles han da­do pie a la crea­ción de ín­di­ces co­mo el Dow Jo­nes Sus­tai­na­bi­lity Chi­le In­dex.

Abo­ga­dos, econo

mis­tas e in­ge­nie­ros co­mer­cia­les con­cen­tran la ma­yor par­te de los car­gos di­rec­ti­vos en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.