Jean-Ch­ris­top­he Du­mont, de la OCDE: “La po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria se tra­ta de in­te­gra­ción”

¿Qué re­co­mien­dan pa­ra ma­ne­jas el au­men­to de la mi­gra­ción?

Pulso - - En Portada - LEO­NAR­DO RUIZ

— “El con­tex­to es in­tere­san­te”, di­jo a PUL­SO el Je­fe de la Di­vi­sión In­ter­na­cio­nal de Mi­gra­ción de la OCDE, Jea­nCh­ris­top­he Du­mont, pa­ra re­fe­rir­se a la si­tua­ción ac­tual que afec­ta a la mi­gra­ción a ni­vel mun­dial. “Des­pués de ver una mi­gra­ción más len­ta en los úl­ti­mos años a paí­ses de la OCDE, in­clu­yen­do a Chi­le, aho­ra los mo­vi­mien­tos es­tán re­cu­pe­rán­do­se has­ta unos cin­co mi­llo­nes de mi­gran­tes, que es­tán ins­ta­lán­do­se en un país OCDE ca­da año. Es un in­cre­men­to de cer­ca de 10% en com­pa­ra­ción con 2014”, se­ña­ló.

“Lo que hay que men­cio­nar es que es­to in­clu­ye mo­vi­mien­tos aden­tro de la Unión Eu­ro­pea. Hay apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de per­so­nas que se cam­bia a la Unión Eu­ro­pea ca­da año”.

¿Qué ne­ce­si­ta una bue­na po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria?

— Una bue­na po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria es una ca­paz de abor­dar di­fe­ren­tes di­men­sio­nes. No es una so­la po­lí­ti­ca, se ne­ce­si­ta una pa­ra la fa­mi­lia, otra pa­ra mi­gra­ción laboral y otra pa­ra la mi­gra­ción hu­ma­ni­ta­ria. De­pen­dien­do del ob­je­ti­vo que se quie­re lo­grar en dis­tin­tas áreas pue­des te­ner po­lí­ti­cas me­jo­res y más efi­cien­tes. No hay una so­la res­pues­ta o una más efi­cien­te que sea me­jor en al­gún país. La po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria se tra­ta in­te­gra­ción y de acom­pa­ñar a los que pue­dan que­dar­se o no, no es so­lo de quién en­tra o de quién sa­le.

¿Có­mo ve la mi­gra­ción en Chi­le?

— Es­tá au­men­tan­do. En Chi­le no te­ne­mos la de­fi­ni­ción exac­ta, pe­ro uti­li­za­mos los da­tos más ac­tua­li­za­dos pa­ra lle­gar a una ci­fra de 138.000 per­so­nas con per­mi­sos pa­ra ins­ta­lar­se, so­bre los 100.000 de 2012. Par­te de es­ta mi­gra­ción la es­ta­mos vien­do tam­bién en el Mercosur. No es lo mis­mo que en Eu­ro­pa, don­de tie­nen mo­vi­li­dad li­bre y las per­so­nas se pue­den cam­biar en­tre paí­ses. La mo­vi­li­dad re­gio­nal tam­bién es­tá apo­yan­do a es­te in­cre­men­to re­cien­te.

¿Por qué au­men­tó en la re­gión?

— Ha­ce po­co pu­bli­ca­mos un pa­per con nues­tros co­le­gas de la OEA y en­con­tra­mos que aun­que la mi­gra­ción es­tá al al­za en Chi­le, no es úni­co país. Hay una ten­den­cia glo­bal, pe­ro ade­más te­ne­mos una ten­den­cia re­gio- nal, ya que la in­mi­gra­ción ha subido 51% en­tre 2009 y 2014. Chi­le es par­te de esa ten­den­cia. —Es una pre­gun­ta muy di­fí­cil, ho­nes­ta­men­te, pe­ro te­ne­mos que ha­cer una dis­tin­ción en­tre los dis­tin­tos ti­pos de mi­gra­ción, que son tres. Pri­me­ro es­tá la mi­gra­ción hu­ma­ni­ta­ria que afec­ta a los re­fu­gia­dos. Ellos bus­can pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal y he­mos he­cho una se­rie de re­co­men­da­cio­nes a los es­ta­dos miem­bros, pen­san­do en ele­var su ca­pa­ci­dad de re­cep­ción y tam­bién sus po­lí­ti­cas pa­ra ha­cer frente al desafío que su­po­nen los re­fu­gia­dos, que fun­cio­na pa­ra Eu­ro­pa, pe­ro no so­lo pa­ra Eu­ro­pa, ya que otros paí­ses, por ejem­plo en Amé­ri­ca, han vis­to un au­men­to de las so­li­ci­tu­des de per­so­nas que bus­can pro­tec­ción. He­mos he­cho una se­rie de su­ge­ren­cias pa­ra ma­ne­jar de una ma­ne­ra me­jor es­ta si­tua­ción.

DI­FE­REN­TES PO­LÍ­TI­CAS “Se ne­ce­si­ta una pa­ra la fa­mi­lia, otra pa­ra mi­gra­ción laboral y otra pa­ra la hu­ma­ni­ta­ria”.

DE­RE­CHOS FA­MI­LIA­RES “En EEUU has­ta 80% de to­dos los flu­jos per­ma­nen­tes co­rres­pon­den a mi­gra­ción fa­mi­liar”.

TEN­DEN­CIA RE­GIO­NAL “Par­te de es­ta mi­gra­ción la es­ta­mos vien­do tam­bién en el Mercosur”.

¿Y los de­más?

— La se­gun­da ca­te­go­ría se re­fie­ra a la mi­gra­ción fa­mi­liar. Lo que hay que re­co­no­cer es la po­si­bi­li­dad de al­guien de vi­vir con su fa­mi­lia. Chi­le en par­ti­cu­lar ha fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so le­gal pa­ra miem­bros de una fa­mi­lia que se han ca­sa­do con un cón­yu­ge chi­leno. Es un pa­so po­si­ti­vo y en al­gu­nos paí­ses co­mo EEUU in­clu­so has­ta 80% de to­dos los flu­jos per­ma­nen­tes co­rres­pon­den a mi­gra­ción fa­mi­liar. La ter­ce­ra ca­te­go­ría co­rres­pon­de a la ca­te­go­ría laboral. Es­to se ma­ne­ja con dis­tin­tas he­rra­mien­tas de­pen­dien­do del país. Hay paí­ses co­mo Ca­na­dá, Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­dia, que bus­can per­so­nas que ven­gan con sus fa­mi­lias y se que­den por siem­pre. Pa­ra atraer a es­tos tra­ba­ja­do­res ta­len­to­sos, es­tos paí­ses tie­nen un sis­te­ma de mi­gra­ción muy efi­cien­te, pe­ro hay otros par­ti­cu­lar­men­te en Eu­ro­pa don­de las ne­ce­si­da­des no son tan gran­des. En Fran­cia o en UK uti­li­zan la mi­gra­ción laboral pa­ra res­pon­der a es­ca­sez a cor­to pla­zo en ese mer­ca­do. Pa­ra es­to atraen ex­tran­je­ros, pe­ro tam­bién de­ben pen­sar en pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res lo­ca­les, con cri­te­rios de se­lec­ción pa­ra con­se­guir equi­li­brio en­tre las ne­ce­si­da­des de los em­plea­do­res a cor­to pla­zo y pro­te­ger al mer­ca­do laboral lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.