Es­tán­dar pa­ra re­por­tes de sus­ten­ta­bi­li­dad se fle­xi­bi­li­za y sim­pli­fi­ca

Con el ob­je­ti­vo de que más com­pa­ñías reali­cen es­te ti­po de in­for­mes y se con­cen­tren en la ma­te­ria­li­dad de las áreas en las que real­men­te im­pac­tan, Glo­bal Re­por­ting Ini­tia­ti­ve pu­bli­có una ac­tua­li­za­ción del es­tán­dar G4, por el cual de­be­rían em­pe­zar a re­girs

Pulso - - Empresas & Mercados - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

MA­YOR fle­xi­bi­li­dad. Ése es el es­pí­ri­tu de los cam­bios rea­li­za­dos ha­ce unas se­ma­nas al G4, el ac­tual es­tán­dar del Glo­bal Re­por­ting Ini­tia­ti­ve (GRI), que se uti­li­za a ni­vel mun­dial pa­ra ela­bo­rar los re­por­tes de sus­ten­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas.

Si bien la ac­tual ver­sión da­ta de 2013 y se con­si­de­ra obli­ga­to­ria des­de 2015, pa­só só­lo un año pa­ra es­ta re­no­va­ción. Es­to, ex­pli­ca In­grid Koch, ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de Cen­tro Vin­cu­lar PUCV y ex­per­ta en ma­te­rias de re­por­ta­bi­li­dad, se ex­pli­ca por­que la idea es que no ha­ya que pu­bli­car nue­vas ver­sio­nes tan se­gui­do, sino só­lo cam­biar cier­tos as­pec­tos me­no­res ca­da cier­to tiem­po. “Lo prin­ci­pal es que las em­pre­sas que se ads­cri­ban a es­te modelo lo ha­gan en­fo­cán­do­se en sus prin­ci­pa­les te­mas de sos­te­ni­bi­li­dad”, agre­ga In­grid Koch.

La ac­tua­li­za­ción de­fi­ne tres áreas obli­ga­to­rias pa­ra to­das las or­ga­ni­za­cio­nes que quie­ran re­por­tar. Es­tas son la “Fun­da­cio­nal”, re­fe­ri­da a la de­fi­ni­ción ini­cial acer­ca de có­mo se uti­li­zan los es­tán­da­res; la “De­cla­ra­ción” de los in­di­ca­do­res ge­ne­ra­les (por ejem­plo, in­for­mes fi­nan­cie­ros, in­di­ca­do­res, etc.); y la de “Ges­tión”, don­de se in­di­ca la for­ma de ges­tio­nar los es­tán­da­res y cuá­les se­rán los te­mas más im­por­tan­tes pa­ra la em­pre­sa. En otras pa­la­bras, lo que se de­no­mi­na co­mo “ma­te­ria­li­dad”.

En es­te úl­ti­mo pun­to es don­de las com­pa­ñías tie­nen aho­ra 33 nor­mas es­pe­cí­fi­cas so­bre di­ver­sos te­mas en el área so­cial, am­bien­tal y eco­nó­mi­ca, don­de pue­de ahon­dar cuán­to quie­ra. O sea, la ac­tua­li­za­ción le ayu­da a po­ner fo­co en lo más im­por­tan­te pa­ra la en­ti­dad en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad. En es­te gru­po, hay por ejem­plo sub áreas de agua, ener­gía, bio­di­ver­si­dad, se­gu­ri­dad y sa­lud, no dis­cri­mi­na­ción, pri­va­ci­dad del clien­te, co­mu­ni­da­des, lo­ca­les, etc. (ver ta­bla)

En esa mis­ma lí­nea, las mo­di­fi­ca­cio­nes al G4 es­tán re­la­cio­na­das con un cam­bio en la no­men­cla­tu­ra con el fin de “ha­cer que el len­gua­je uti­li­za­do en los re­por­tes de sos­te­ni­bi­li­dad y las de­fi­ni­cio­nes, sean más sen­ci­llas. Tam­bién me­jo­ró la pre­sen­ta­ción de los re­que­ri­mien­tos y se es­ta­ble­ció ex­plí­ci­ta­men­te aque­llo que es obli­ga­to­rio de re­por­tar y aque­llo que es re­co­men­da­ción o su­ge­ren­cia”, in­di­ca Ig­na­cio La­rrae­chea, ge­ren­te ge­ne­ral de Ac­ción Em­pre­sas.

En el fon­do, uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos del GRI es que más em­pre­sas uti­li­cen el es­tán­dar. Por

ejem­plo, se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por va­rias en­ti­da­des de fo­men­to a la sos­te­ni­bi­li­dad de Amé­ri­ca La­ti­na, en co­la­bo­ra­ción con el World Business Coun­cil for Sus­tai­na­ble De­ve­lop­ment (WBSD), in­di­có que en 2015 un 85% de los re­por­tes de sus­ten­ta­bi­li­dad de ca­si 200 gran­des cor­po­ra­cio­nes de la re­gión, es­ta­ban ba­jo GRI, de los cua­les, la ma­yo­ría lo reali­zó con G4 (ver grá­fi­cos).

Y una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes fue que: “la ma­te­ria­li­dad a me­nu­do no se re­fle­ja en el con­te­ni­do del re­por­te y la conexión en­tre el desem­pe­ño de sos­te­ni­bi­li­dad y la crea­ción de va­lor tie­ne que ser más ex­plí­ci­ta”. Lo que se quie­re lo­grar con la ac­tua­li­za­ción es jus­ta­men­te que se re­por­te de for­ma más ve­raz y no só­lo por cum­plir.

Se­gún Koch, tam­bién hay va­rios ajus­tes en cuan­to a cier­tos tér­mi­nos, pa­ra evi­tar con­fu­sio­nes y que to­do sea aún más cla­ro. “Por ejem­plo en va­rios lu­ga­res se cam­bia la pa­la­bra ‘re­qui­si­to’ por ‘re­co­men­da­ción’, pe­ro qui­zá uno de los cam­bios más cla­ve es con res­pec­to a los lí­mi­tes que de­be te­ner una em­pre­sa con res­pec­to a los im­pac­tos que pro­du­ce, los cua­les pue­den ocurrir en cual­quier par­te de la ca­de­na de va­lor”, di­ce la aca­dé­mi­ca de Cen­tro Vin­cu­lar y acla­ra: “Pe­ro lo fun­da­men­tal es que el aná­li­sis de ma­te­ria­li­dad si­gue sien­do el eje”.

Por su par­te, La­rrae­chea apun­ta a que des­apa­re­ce el re­que­ri­mien­to de mos­trar el ín­di­ce GRI a tra­vés de una ta­bla pre­fi­ja­da, “per­mi­tien­do con es­to ma­yor li­ber­tad a las or­ga­ni­za­cio­nes, aun­que se man­tie­ne la so­li­ci­tud de pre­pa­rar un ín­di­ce que ha­ga re­fe­ren­cia a los con­te­ni­dos de los es­tán­da­res GRI”, co­men­ta el ge­ren­te ge­ne­ral de Ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.