Pre­si­den­ta de Co­rea del Sur de­ja­ría el car­go tras so­me­ter­se a im­peach­ment

Park Geun-hye aban­do­na­ría su man­da­to an­tes de ter­mi­nar el pe­río­do pre­si­den­cial, en me­dio de acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción. El par­la­men­to de­ci­di­rá su des­tino.

Pulso - - Actualidad & Politica -

¿Qué pa­sa? Acu­sa­da de for­mar par­te de un es­cán­da­lo de trá­fi­co de in­fluen­cias, la Pre­si­den­ta de Co­rea del Sur, Park Geun-hye, di­jo es­tar dis­pues­ta a de­jar el car­go y a so­me­ter­se a un im­peach­ment.

¿Por qué? Des­de que ex­plo­tó el ca­so, más co­no­ci­do co­mo “Choi Soon Sil ga­te”, la ges­tión po­lí­ti­ca de Park y su po­pu­la­ri­dad lle­gó a un mí­ni­mo his­tó­ri­co del 4%

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Es­ta se­ría la pri­me­ra vez en que un man­da­ta­rio no cum­ple su pe­río­do de go­bierno de cin­co años en ese país. —La Pre­si­den­ta de Co­rea del Sur, Park Geun-hye, in­ves­ti­ga­da por la jus­ti­cia, pi­dió ayer al Par­la­men­to que de­ci­da có­mo pue­de en­tre­gar el po­der tras un es­cán­da­lo de trá­fi­co de in­fluen­cias, que ge­ne­ró la cri­sis po­lí­ti­ca de des­con­fian­za que atra­vie­sa ese país.

Por su par­te el prin­ci­pal gru­po de opo­si­ción sur­co­reano, el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, re­cha­zó la idea de la man­da­ta­ria ale­gan­do que es­ta­ría evi­tan­do ser im­pug­na­da.

Des­de la ins­tau­ra­ción del ac­tual sis­te­ma en 1987, nin­gún man­da­ta­rio de Co­rea del Sur ha te­ni­do que sus­pen­der su man­da­to an­tes de los cin­co años de du­ra­ción.

“De­ja­ré al Par­la­men­to to­do so­bre mi fu­tu­ro, in­clu­yen­do La Pre­si­den­ta de Co­rea del Sur, Park Geun-hye, pu­so su car­go a dis­po­si­ción.

la re­duc­ción de mi man­da­to” se­ña­ló la Pre­si­den­ta de ese país.

Du­ran­te los úl­ti­mos días mu­chos dipu­tados ase­gu­ra­ron que vo­ta­rían a fa­vor del im­peach­ment, in­clu­so des­de el sec­tor don­de acu­mu­la­ba más se­gui­do­res.

En sus de­cla­ra­cio­nes Park tam­bién se com­pro­me­tió a co­la­bo­rar con la in­ves­ti­ga­ción, in­clu­so an­tes de de­jar el car­go, pe­se a que po­cos días atrás se ha­bía ne­ga­do a ser in­te­rro­ga­da por la jus­ti­cia.

La ac­tual cri­sis de la man­da­ta­ria, co­no­ci­da co­mo “ChoiSoo­nSil ga­te” in­vo­lu­cra a una ami­ga cer­ca­na (Choi, a quien nom­bra­ron la “Ras­pu­ti­na co­rea­na”) acu-

sa­da de in­tro­mi­sión en asun­tos es­ta­ta­les. Es­to ha da­do pie pa­ra que de­ci­da el Par­la­men­to, con­tro­la­do por una coa­li­ción de opo­si­ción des­de que el Par­ti­do Sae­nu­ri de Park per­dió ines­pe­ra­da­men­te su ma­yo­ría en las elec­cio­nes de abril.

Si Park (64) re­nun­cia o una vo­ta­ción de im­pug­na­ción en el Par­la­men­to es apro­ba­da por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, de­ben rea­li­zar­se elec­cio­nes en 60 días pa­ra no­mi­nar a un Pre­si­den­te por un man­da­to de cin­co años. El pri­mer mi­nis­tro asu­mi­rá la di­rec­ción del país en for­ma in­te­ri­na.

“Le es­tá pa­san­do la pe­lo­ta al Par­la­men­to cuan­do po­dría sim­ple­men­te re­nun- ciar”, di­jo a Reuters Park Kwang-on, del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, que opi­nó que la pre­si­den­ta só­lo bus­ca es­tan­car el pro­ce­so.

LA PO­LÉ­MI­CA. An­tes del anun­cio de la Pre­si­den­ta so­bre su dis­po­si­ción a de­jar el car­go, la opo­si­ción sur­co­rea­na anun­ció la pues­ta en mar­cha de un pro­ce­so de im­peach­ment que po­dría so­me­ter­se a con­sul­ta en la Asam­blea Na­cio­nal es­te vier­nes, pa­ra lue­go ser de­ri­va­do al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, don­de de­be­rá al­can­zar los vo­tos de 6 de los 9 miem­bros pa­ra ser apro­ba­do. Si se acep­ta la mo­ción, Park, hi­ja del dic­ta­dor Park- Chung- hee que go­ber­nó en­tre los ‘60 y ‘70, se­ría la pri­me­ra en so­me­ter­se a un im­peach­ment en su país des­de su fun­da­ción.

Fi­nal­men­te, en su dis­cur­so, la man­da­ta­ria ne­gó su par­ti­ci­pa­ción en el es­cán­da­lo y des­ta­có que du­ran­te to­dos sus años de ca­rre­ra po­lí­ti­ca, no ha tra­ta­do nun­ca de con­se­guir nin­gún “in­te­rés per­so­nal”, pe­ro a pe­sar de eso, re­co­no­ció ser cul­pa­ble por no con­tro­lar a sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos en su ad­mi­nis­tra­ción. Tras ser pro­ta­go­nis­ta de una se­rie de es­cán­da­los po­lí­ti­cos, Park Geun-hye, man­da­ta­ria de Co­rea del Sur, pu­so su car­go a dis­po­si­ción del Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.