Irrup­ción de Bea­triz Sán­chez ame­na­za ni­cho de Gui­llier

Am­bos, pe­rio­dis­tas de pro­fe­sión y rostros cer­ca­nos a la ciu­da­da­nía, han mos­tra­do sus in­ten­cio­nes de lle­gar al Palacio de la Mo­ne­da bus­can­do des­li­gar­se del con­ti­nuis­mo y la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal.

Pulso - - PORTADA - FE­LI­PE OYARZÚN S.

—El ines­pe­ra­do anun­cio de la pe­rio­dis­ta Bea­triz Sán­chez de abrir­se a una pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por el Fren­te Am­plio ge­ne­ró un re­me­zón en el am­bien­te po­lí­ti­co.

Lue­go de que la co­mu­ni­ca­do­ra die­ra a co­no­cer su dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra par­ti­ci­par por lle­gar a La Mo­ne­da, ayer en su pro­gra­ma de ra­dio La Cla­ve, los dipu­tados Ga­briel Bo­ric (MA) y Gior­gio Jack­son (RD), quie­nes lo­gra­ron con­ven­cer­la tras una pri­me­ra ne­ga­ti­va, ma­ni­fes­ta­ron que era un “ho­nor” te­ner­la de car­ta pre­si­den­cial, des­ta­can­do su “va­len­tía” por to­mar es­ta de­ci­sión.

Tan­to Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca co­mo el Mo­vi­mien­to Au­to­no­mis­ta, pro­cla­ma­rían a Sán­chez pa­ra las pri­ma­rias del con­glo­me­ra­do de ser apro­ba­da una con­sul­ta a sus mi­li­tan­tes los días 29 y 30 de mar­zo.

Lo cier­to es que la irrup­ción de Sán­chez po­dría sig­ni­fi­car un pro­ble­ma pa­ra quien li­de­ra la in­ten­ción de vo­to en la NM: Ale­jan­dro Gui­llier.

De acuer­do al de­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la U. Cen­tral, Mar­co Mo­reno, es muy pro­ba­ble que par­te del elec­to­ra­do de Gui­llier apo­ye a Sán­chez.

Se­gún el ana­lis­ta, am­bos po­seen un per­fil si­mi­lar en cier­tos as­pec­tos: pe­rio­dis­tas y rostros te­le­vi­si­vos con cer­ca­nía a la gen­te, con un dis­cur­so pro­gre­sis­ta y que di­cen ve­nir de fue­ra del mun­do po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, mu­chos ve­rían en Bea­triz Sán­chez una op­ción “más real” y en el senador por An­to­fa­gas­ta un “su­ce­dá­neo”, ya que ella “no car­ga con la mo­chi­la que lle­va hoy día la cla­se po­lí­ti­ca, y Gui­llier sí”, da­da su ca­rre­ra co­mo senador.

Lo que ocu­rre es que “si hoy ve­mos a Gui­llier co­mo un out­si­der. Al la­do de Bea­triz Sán­chez, va a ser un in­si­der”, com­ple­men­tó Mau­ri­cio Mo­ra­les, cien­tis­ta po­lí­ti­co y do­cen­te de la U. de Tal­ca. y agre­gó que la irrup­ción de Sán­chez “le res­ta no­ve­dad (a Gui­llier) y, de he­cho, po­dría da­ñar sus ba­ses elec­to­ra­les, par­ti­cu­lar­men­te, en la iz­quier­da.

“La di­rec­ti­vas de RD y del MA se acer­ca­ron y me pro­pu­sie­ron (...) acom­pa­ñar­los en un ca­mino pa­ra un Chi­le que bus­ca­mos dis­tin­to (...) pa­ra un país don­de la po­lí­ti­ca la ha­ce­mos to­dos”

“Por pri­me­ra vez en mi vi­da du­do si el pe­rio­dis­mo es el me­jor lu­gar pa­ra que yo in­ten­te ayu­dar a cons­truir un Chi­le más jus­to” BEA­TRIZ SÁN­CHEZ Pe­rio­dis­ta

PI­ÑE­RA GA­NA­DOR. “Hay una ul­tra frag­men­ta­ción en el es­pec­tro de iz­quier­da”, sos­tu­vo Mo­ra­les. Se­gún el ana­lis­ta, la mul­ti­pli­ci­dad de pre­can­di­da­tos lim­pian el ca­mino pa­ra can­di­da­tu­ras de la cen­tro­de­re­cha.

“Pi­ñe­ra le pue­de ex­pli­car cla­ra­men­te al país que él es el can­di­da­to del or­den, que va en una coa­li­ción uni­da”, re­cal­có el aca­dé­mi­co.

“Es­to va a be­ne­fi­ciar a los can­di­da­tos que es­tán ins­ta­la­dos y que tie­nen un mí­ni­mo sen­ti­do del or­den. Co­sa que hoy día en la NM no exis­te y que en Chi­le Va­mos lo tie­nen per­fec­ta­men­te asu­mi­do”, sen­ten­ció Mo­ra­les.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.