In­ter­na­cio­na­li­zar la mar­ca Co­ci­na Chi­le­na

La emi­gra­ción de ta­len­to re­que­ri­rá del apo­yo de re­des co­mer­cia­les pa­ra iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des, bus­car in­ver­sio­nis­tas y te­ner una ac­ti­va pro­mo­ción y re­la­cio­na­mien­to con la crítica y los me­dios.

Pulso - - OPINION - LUIS HER­NÁN BUS­TOS mas­ter­chefs El au­tor es so­cio de b2o y aca­dé­mi­co UC.

jun­to de ele­men­tos dis­tin­ti­vos que iden­ti­fi­can un pro­duc­to o ser­vi­cio y lo dis­tin­guen de la com­pe­ten­cia, co­mo tam­bién una pro­me­sa, una re­la­ción y una ex­pe­rien­cia. En de­fi­ni­ti­va, un con­jun­to de aso­cia­cio­nes y per­cep­cio­nes que vie­nen a la men­te y que ge­ne­ran pre­fe­ren­cia. Una mar­ca se sos­tie­ne en un pro­duc­to o ser­vi­cio, pe­ro va mu­cho más allá del mis­mo. La res­pues­ta en­ton­ces es que esas co­ci­nas sí son una mar­ca.

Chi­le tie­ne mu­chos pro­duc­tos de gran ca­li­dad, pe­ro nin­guno bri­lla por sí so­lo. El sal­món, las ce­re­zas, las uvas, los arán­da­nos y las pal­tas son re­cur­sos ex­por­ta­bles, pe­ro no son pro­pios ni dis­tin­ti­vos. Qui­zás el pro­duc­to más re­co­no­ci­ble en el mun­do sean nues­tros vi­nos, por lo que una mar­ca de co­ci­na chi­le­na que crez­ca so­bre la ba­se del pro­duc­to de­be­ría gi­rar en torno al vino y a una ex­pe­rien­cia de ma­ri­da­je. Bo­ca­na­riz se­ría un ex­ce­len­te ejem­plo de una fran­qui­cia in­ter­na­cio­nal, pe­ro el gran be­ne­fi­cia­do se­ría el vino más que la co­ci­na.

Pa­re­cie­ra que la es­tra­te­gia es la cla­ve y si­guien­do el ejem­plo pe­ruano es me­jor con­cen­trar­se en el có­mo, más que en el qué. La ma­ne­ra en que los chi­le­nos, re­pre­sen­ta­dos por el ta­len­to emer­gen­te de sus jó­ve­nes chefs, han da­do un to­que dis­tin­ti­vo a sus ri­cos in­gre­dien­tes po­dría ser la cla­ve de su iden­ti­dad de mar­ca. El pri­mer pa­so es lo­grar­lo en ca­sa: la ofer­ta de ta­len­to y la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca per­mi­ten pro­mo­cio­nar la co­ci­na chi­le­na co­mo atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, fo­men­tán­do­la, por ejem­plo, jun­to a las To­rres del Pai­ne y el De­sier­to de Ata­ca­ma. Pe­ro no bas­ta eso pa­ra una ofen­si­va in­ter­na­cio­nal. Se re­quie­re un pa­so más: que los chefs chi­le­nos se atre­van a ins­ta­lar­se afue­ra, que nue­vos res­tau­ran­tes chi­le­nos emer­jan en Nue­va York y Shang­hai. Que el Bo­ra­gó, el 99, el Am­bro­sía y sus chefs -por nom­brar al­gu­nos re­co­no­ci­dos- se ins­ta­len en Chica­go, Ams­ter­dam o Syd­ney, tal co­mo Gas­tón Acu­rio -con sus 30 res­tau­ran­tes en 11 paí­ses- ha si­do el más im­por­tan­te pro­mo­tor de la co­ci­na pe­rua­na.

La emi­gra­ción de ta­len­to re­que­ri­rá del apo­yo de re­des co­mer­cia­les pa­ra iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des, bus­car in­ver­sio­nis­tas y una ac­ti­va pro­mo­ción y re­la­cio­na­mien­to con la crítica gas­tro­nó­mi­ca y los me­dios. De­jar­les ese es­fuer­zo só­lo a los nue­vos pa­re­ce in­via­ble, por mu­cho que nos crea­mos el cuen­to. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.