CON MAR­CA­DO FO­CO PO­LÍ­TI­CO Y CRÍ­TI­CAS A BACHELET, PI­ÑE­RA LAN­ZA SU CAM­PA­ÑA PRE­SI­DEN­CIAL

Pulso - - PORTADA - N. OLI­VA­RES/ J. ARE­LLANO

El ex Pre­si­den­te en­fo­có su dis­cur­so en crí­ti­cas a la Pre­si­den­ta y al ac­tual Go­bierno. Apun­tó a lo com­ple­jo que se­rá la cam­pa­ña en un cli­ma de “des­ca­li­fi­ca­cio­nes” y cues­tio­nó el “po­pu­lis­mo”. Ade­más, ase­gu­ró que ha­rá un fi­dei­co­mi­so “yen­do más allá de la ley”.

—A las 21:08 ho­ras de ayer, al es­ce­na­rio ins­ta­la­do en la ex­pla­na­da del Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral, hi­zo su in­gre­so Cecilia Mo­rel, acom­pa­ña­da de sus hi­jos, yer­nos, nue­ras y nie­tos. Tras te­ner al­gu­nas di­fi­cul­ta­des con el so­ni­do, la ex pri­me­ra da­ma to­mó la pa­la­bra. En su dis­cur­so dio cuen­ta del “cli­ma ve­ne­no­so” que afec­ta al país e hi­zo un lla­ma­do a “re­cons­truir el al­ma del país”. Lue­go de cer­ca de 15 mi­nu­tos, lle­gó el turno del ex Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

“Se sien­te, se sien­te, Pi­ñe­ra Pre­si­den­te” fue el gri­to que an­te­ce­dió a sus pa­la­bras. Tras agra­de­cer a su es­po­sa, vino su de­cla­ra­ción.

Con un dis­cur­so mar­ca­do por las crí­ti­cas a la ges­tión del Go­bierno de Mi­che­lle Bachelet y la Nue­va Ma­yo­ría, un re­cuen­to de los lo­gros de su ad­mi­nis­tra­ción -in­clu­yen­do el ofre­ci­mien­to de per­dón por los erro­res del mis­mo- y las prio­ri­da­des que ten­dría en un fu­tu­ro re­gre­so a La Mo­ne­da, Se­bas­tián Pi­ñe­ra anun­ció una nue­va aven­tu­ra pre­si­den­cial.

“Anun­cio mi de­ci­sión de pos­tu­lar nue­va­men­te a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Lo ha­go con en­tu­sias­mo y hu­mil­dad, con con­fian­za en Chi­le y los chi­le­nos, y con fe y es­pe­ran­za en el fu­tu­ro. Da­da la di­fí­cil en­cru­ci­ja­da que vi­ve Chi­le y la im­por­tan­cia de­ci­si­va de es­ta elec­ción pa­ra los chi­le­nos, sien­to que mi de­ber es asu­mir es­te li­de­raz­go y desafío”, fue­ron una de las frases que mar­ca­ron la jor­na­da.

El ex man­da­ta­rio co­men­zó su dis­cur­so ase­gu­ran­do que “el Go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría ha si­do un mal Go­bierno. Los chi­le­nos lo han sen­ti­do y han su­fri­do sus con­se­cuen­cias”, aña­dien­do que el país per­dió su li­de­raz­go en Amé­ri­ca La­ti­na sin cre­ci­mien­to y con ma­la ca­li­dad de em­pleos.

Pe­ro ade­más, sos­tu­vo que al­go más preo­cu­pan­te es la “pér­di­da del sen­ti­do de uni­dad, au­to­ri­dad y amis­tad cí­vi­ca”. En es­te pun­to re­cal­có que “la re­tro­ex­ca­va­do­ra ha he­cho muy bien su tra­ba­jo de al­ta des­truc­ción y nu­la crea­ción”. E in­sis­tió en que el Go­bierno y la NM “no es­cu­cha ni rec­ti­fi­ca e in­sis­te con ideo­lo­gis­mo y por­fía”.

Las re­for­mas

Pi­ñe­ra fue du­ro con las re­for­mas y plan­teó que en las pró­xi­mas elec­cio­nes se de­be ele­gir en­tre “avan­zar o re­tro­ce­der”. En esa lí­nea, hi­zo un lla­ma­do a la uni­dad de Chi­le Va­mos pa­ra su­pe­rar “el es­tan­ca­mien­to”. Tam­bién apun­tó a “co­rre­gir los erro­res, re­cu­pe­rar el rum­bo”.

Du­ran­te el re­cuen­to de su Go­bierno sos­tu­vo que “tu­vi­mos acier­tos y erro­res. Por los erro­res pi­do per­dón. Por los acier­tos agra­dez­co a mis com­pa­trio­tas”.

Com­ple­ja elec­ción

El ex man­da­ta­rio sos­tu­vo que la cam­pa­ña pre­si­den­cial “es­tá em­pe­zan­do mal” y apun­tó a las “di­vi­sio­nes des­ca­li­fi­ca­cio­nes, que­re­llas y co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras, mu­chas ve­ces sin fun­da­men­to ni res­pe­to por la ver­dad”.

Aun­que sin nom­brar di­rec­ta­men­te a al­guno de sus ad­ver­sa­rio en la ca­rre­ra pre­si­den­cial, Pi­ñe­ra hi­zo un lla­ma­do a la res­pon­sa­bi­li­dad y sos­tu­vo que “de­be­re­mos des­te­rrar la de­ma­go­gia, la im­pro­vi­sa­ción y el po­pu­lis­mo”.

Fi­dei­co­mi­so

Uno de los pun­tos que más se es­pe­ra­ba era su pro­nun­cia­mien­to res­pec­to a su rol so­bre los ne­go­cios. Ca­be des­ta­car que des­de que se die­ron a co­no­cer las in­ver­sio­nes de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en la pes­que­ra pe­rua­na Exal­mar, los in­tere­ses de su fa­mi­lia en el pro­yec­to mi­ne­ro Do­min­ga y la in­ves­ti­ga­ción de Ci­per res­pec­to a la com­pra por par­te del ex man­da­ta­rio de fir­mas que­bra­das que le per­mi­tie­ron aho­rrar cer­ca de $44 mil mi­llo­nes en im­pues­tos, jun­to con las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les en cur­so, el ex Pre­si­den­te no ha de­ja­do de es­tar en el ojo del cues­tio­na­mien­to pú­bli­co.

El ex man­da­ta­rio reite­ró que “mi fa­mi­lia y yo he­mos si­do víc­ti­mas per­ma­nen­tes de es­ta ines­cru­pu­lo­sa y a ve­ces ca­na­lles­ca cam­pa­ña” y lue­go abor­dó co­mo en­fren­ta­rá una po­si­ble nue­vo Go­bierno.

“Con res­pec­to a la ad­mi­nis­tra­ción de mi pa­tri­mo­nio, co­mo can­di­da­to y si soy ele­gi­do Pre­si­den­te, cum­pli­ré es­tric­ta­men­te con la exi­gen­te ley de pro­bi­dad pú­bli­ca re­cien­te­men­te apro­ba­da. No par­ti­ci­pa­ré en la ad­mi­nis­tra­ción ni ges­tión de nin­gu­na em- pre­sa y to­ma­ré to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias, in­clu­so yen­do más allá de lo exi­gi­do por la Ley, pa­ra se­pa­rar to­tal­men­te mi rol de Pre­si­den­te y aban­do­nar cual­quier le­gí­ti­mo in­te­rés de na­tu­ra­le­za pri­va­da, de for­ma de ase­gu­rar­les a mis com­pa­trio­tas que mi úni­ca mo­ti­va­ción co­mo Pre­si­den­te, ha si­do, es y se­rá, de­di­car­me en cuer­po y al­ma, des­ti­nan­do to­dos mis es­fuer­zos y ca­pa­ci­da­des, a re­sol­ver los pro­ble­mas, crear opor­tu­ni­da­des y me­jo­rar la vi­da de to­dos los chi­le­nos. Más ade­lan­te da­ré a co­no­cer los ca­mi­nos a se­guir en es­ta ma­te­ria”.

Prin­ci­pios y prio­ri­da­des

Pi­ñe­ra apun­tó en su dis­cur­so a tres prin­ci­pios bá­si­cos: li­ber­tad, jus­ti­cia y pro­gre­so.

En­tre sus de­fi­ni­cio­nes, el ex man­da­ta­rio reali­zó un gui­ño al ala con­ser­va­do­ra apun­tan­do al “va­lor de la vi­da”. Ade­más, ase­gu­ró que se pro­mo­ve­rá el equi­li­brio en­tre Es­ta­do, so­cie­dad civil y el mer­ca­do.

En­tre las prio­ri­da­des “ur­gen­tes” (ver re­cua­dro) el ex je­fe de Es­ta­do apun­to al cre­ci­mien­to, de­lin­cuen­cia, edu­ca­ción, sa­lud y pen­sio­nes. En edu­ca­ción por ejem­plo, mar­có de in­me­dia­to una dis­tan­cia con el Go­bierno y re­cal­có que se for­ta­le­ce­rá la “li­ber­tad de en­se­ñan­za y de­vol­ve­re­mos a los pa­dres su de­re­cho a ele­gir”.

CRITICAS A LA NUE­VA MA­YO­RÍA “El Go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría ha si­do un mal Go­bierno. Los chi­le­nos lo han sen­ti­do y han su­fri­do sus con­se­cuen­cias. Ha­go es­ta afir­ma­ción con do­lor, con­vic­ción y ar­gu­men­tos (...) Las tres re­for­mas es­truc­tu­ra­les: tri­bu­ta­ria, edu­ca­cio­nal y la­bo­ral, fue­ron mal con­ce­bi­das, peor im­ple­men­ta­das y han sig­ni­fi­ca­do un gra­ve da­ño y re­tro­ce­so pa­ra Chi­le”.

“Sin du­da la re­tro­ex­ca­va­do­ra ha he­cho muy bien su tra­ba­jo de al­ta des­truc­ción y nu­la crea­ción. Y qui­tar­les los pa­ti­nes a los ni­ños y jó­ve­nes ha sig­ni­fi­ca­do arre­ba­tar­les par­te de su fu­tu­ro”.

JUDICIALIZACIÓN DE LA CAM­PA­ÑA “Se es­tá ins­tru­men­ta­li­zan­do a los or­ga­nis­mos pú­bli­cos, la Fis­ca­lía y el Po­der Ju­di­cial, pa­ra ata­car a los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, apli­can­do aque­llo de “mien­te, mien­te que al­go que­da” y la re­gla del “todo va­le”.

FI­DEI­CO­MI­SO “No par­ti­ci­pa­ré en la ad­mi­nis­tra­ción ni ges­tión de nin­gu­na em­pre­sa y to­ma­ré to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias, in­clu­so yen­do más allá de lo exi­gi­do por la Ley”

ROL DEL ES­TA­DO “El Es­ta­do no exis­te pa­ra as­fi­xiar, ame­na­zar ni res­trin­gir ar­bi­tra­ria­men­te nues­tras li­ber­ta­des, sino que pa­ra pro­mo­ver­las, en­gran­de­cer­las y pro­te­ger­las”.

SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA Pre can­di­da­to pre­si­den­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.