Charly Al­ber­ti: “La­ti­noa­mé­ri­ca pue­de li­de­rar es­te si­glo, que es el de la sus­ten­ta­bi­li­dad”

EN­TRE­VIS­TA CON DI­REC­TOR GE­NE­RAL FUN­DA­CIÓN R21:

Pulso - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO En­ton­ces, ¿Cuál es el men­sa­je de R21?

LUE­GO de ha­ber si­do par­te de una de las ban­das de rock más em­ble­má­ti­cas de ha­bla his­pa­na, Charly Al­ber­ti co­men­zó a de­di­car gran par­te de su ac­ti­vi­dad a la tec­no­lo­gía e in­ter­net, en ple­na épo­ca de las pun­to­com. Pe­ro ha­ce unos diez años mi­ró a la sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo una nue­va ban­de­ra de lu­cha pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

En 2009, el ex vi­ce­pre­si­den­te de EEUU, Al Go­re, vien­do su in­te­rés le pi­dió una reunión. El ex ba­te­ris­ta de Soda Stereo no lo pen­só dos ve­ces y to­mó un avión a Nash­vi­lle pa­ra co­no­cer de cer­ca el dis­cur­so y la téc­ni­ca de las char­las del pro­ta­go­nis­ta del do­cu­men­tal “Una ver­dad in­có­mo­da”. Un año des­pués, el ar­gen­tino creó la Fun­da­ción Re­vo­lu­ción 21 La­ti­noa­mé­ri­ca Sus­ten­ta­ble (R21), que pro­mue­ve el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de nues­tra re­gión, en ba­se a char­las mo­ti­va­cio­na­les dic­ta­das por el pro­pio Al­ber­ti.

Si bien ya ha rea­li­za­do va­rias pre­sen­ta­cio­nes de es­te ti­po en Chi­le, en la de hoy no es­ta­rá so­lo. A par­tir de las 8:30 com­par­ti­rá es­ce­na­rio en Ca­saPie­dra con Paul Pol­man, CEO glo­bal de Uni­le­ver; Rick Rid­ge­way, VP de Ini­cia­ti­vas Me­dioam­bien­ta­les de Pa­ta­go­nia; y el nue­vo Mi­nis­tro del Me­dio Am­bien­te, Mar­ce­lo Me­na. Su pú­bli­co no se­rán só­lo fa­ná­ti­cos de “En la Ciu­dad de la Fu­ria” o “Na­da Per­so­nal”, sino más de 300 in­vi­ta­dos, en­tre ge­ren­tes ge­ne­ra­les y ge­ren­tes de sus­ten­ta­bi­li­dad de em­pre­sas pú­bli­cas y pri­va­das, ONGs y pro­fe­sio­na­les del área, en el “Se­mi­na­rio Ne­go­cios Sus­ten­ta­bles. Mo­vi­li­zan­do la acción co­lec­ti­va”.

Se­gún Al­ber­ti, el en­cuen­tro con Al Go­re fue de­ci­si­vo. “Yo ya te­nía al­gu­nos co­no­ci­mien­tos so­bre el te­ma, co­mo por ejem­plo, del cui­da­do de los par­ques na­cio­na­les y el cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro a ve­ces ne­ce­si­tas a al­guien que te cuen­te to­da la pe­lí­cu­la jun­ta. Mu­cha gen­te sa­be que hay un pro­ble­ma con las emi­sio­nes de car­bono o los gla­cia­res, pe­ro le cues­ta co­nec­tar que todo es­tá su­ce­dien­do al mis­mo tiem­po. Y cuan­do lo en­tien­den, co­mien­zan a to­mar de­ci­sio­nes”, di­ce el mú­si­co.

—Exac­to, cuan­do vi la con­fe­ren­cia de Go­re de pun­ta a pun­ta, en­ten­dí real­men­te la com­ple­ji­dad del te­ma. Por eso com­pren­do cuan­do la gen­te no reac­cio­na, por­que es di­fí­cil en­ten­der el mo­men­to en que es­ta­mos. Al prin­ci­pio co­men­cé a tra­ba­jar con Al Go­re y su fun­da­ción, pe­ro rá­pi­da­men­te me di cuen­ta que La­ti­noa­mé­ri­ca ne­ce­si­ta­ba otro men­sa­je. Vi los pro­yec­tos que se es­ta­ban ha­cien­do en La­ti­noa­mé­ri­ca y, la ver­dad, es que me abu­rrie­ron to­dos y sen­tí que tam­bién le abu­rrían a la gen­te. Mu­chas ve­ces las co­mu­ni­ca­cio­nes de las fun­da­cio­nes no lle­gan al co­ra­zón de las per­so­nas, ni las en­tien­den y si lo lo­gran, le ha­blan a la gen­te que es más pro­pi­cia a re­ci­bir los men­sa­jes am­bien­ta­lis­tas. Pe­ro el desafío es lle­gar a quie­nes no se­pan ne­ce­sa­ria­men­te so­bre el te­ma, que ge­ne­ral­men­te es el 99% de la po­bla­ción.

—En­ten­dí que el men­sa­je te­nía que ser a tra­vés de una con­fe­ren­cia, por­que en ellas en­tra un ele­men­to cla­ve que es el fac­tor emo­cio­nal, el cual creo en­ten­der­lo un po­co más por mi cer­ca­nía con el en­tre­te­ni­mien­to... por­que tu­ve una ban­da (ríe). Cuan­do te subes al es­ce­na­rio hay una co­ne­xión muy fuer­te con quie­nes te es­cu­chan. La con­cien­cia por la sus­ten­ta­bi­li­dad va por el mis­mo la­do. Tam­bién se ha­ce en un es­ce­na­rio. Por eso son con­fe­ren­cias car­ga­das de in­for­ma­ción, pe­ro sen­ci­llas.

¿Eso lo fuis­te apren­dien­do con el tiem­po?

—Sí. La pri­me­ra con­fe­ren­cia que ar­mé es­ta­ba lle­na de ci­fras y nú­me­ros y la gen­te se pu­so a bos­te­zar. Ahí cam­bié ra­di­cal­men­te y fo­ca­li­cé to­da mi fuer­za en lo­grar al­go más sim­ple, por­que na­die quie­re un pro­fe­sor arri­ba. Hay mu­chas cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas y so­cia­les que in­flu­yen o no en la po­si­bi­li­dad de con­cien­ti­zar a al­guien y yo tra­to de po­ner­las en prác­ti­ca. Las con­fe­ren­cias tie­nen que ser emo­cio­nan­tes. In­clu­so hi­ce una vez una con 16 mil per­so­nas, don­de la gen­te ter­mi­nó gri­tan­do ¡Si se pue­de! Y te ju­ro que fue más emo­cio­nan­te que un re­ci­tal, por­que se re­fe­rían a al­go que te­nía que ver con el fu­tu­ro de to­dos, no so­lo por en­tre­ten­ción.

¿Cuáles son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad en los que Amé­ri­ca La­ti­na de­be­ría en­fo­car­se?

—Yo creo que hay un pro­ble­ma co­mún. El im­pac­to que to­dos ge­ne­ra­mos es si­mi­lar. Pe­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca te­ne­mos un pro­ble­ma gra­ve con las mi­ne­ras y la uti­li­za­ción de los gla­cia­res pa­ra pro­du­cir me­ta­les que, ya hay que po­ner en du­da si son tan úti­les pa­ra la hu­ma­ni­dad, cuan­do sa­be­mos que uno de los ma­te­ria­les más pre­cia­dos hoy es el gra­feno, que se pue­de ex­traer in­clu­so de la at­mós­fe­ra. Yo soy un la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta, creo que Amé­ri­ca La­ti­na pue­de li­de­rar es­te si­glo, que es el de la sus­ten­ta­bi­li­dad.

“Mu­cha gen­te sa­be que hay un pro­ble­ma con las emi­sio­nes e car­bono o los gla­cia­res, pe­ro le cues­ta co­nec­tar­los”

“La sus­ten­ta­bi­li­dad es un muy buen ne­go­cio y no es­tá mal ga­nar di­ne­ro a tra­vés de ella”

“Cuan­do vi­ví en EEUU en­ten­dí que los lí­de­res am­bien­ta­les iban a ser los la­ti­nos, por una cues­tión de sen­si­bi­li­dad”

¿Más que en otras re­gio­nes?

—Cuan­do vi­ví en EEUU en­ten­dí que los lí­de­res am­bien­ta­les iban a ser los la­ti­nos, por una cues­tión de sen­si­bi­li­dad, de pen­sar en fa­mi­lia. Y si tú pien­sas en fa­mi­lia, pien­sas en fu­tu­ro. La co­mu­ni­dad es­ta­dou­ni­den­se no es así, es más in­me­dia­tis­ta e in­di­vi­dua­lis­ta, por eso que el la­tino es el lí­der am­bien­tal en Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, te­ne­mos la ven­ta­ja de no ha­ber se­gui­do un mo­de­lo de cre­ci­mien­to fallido que nos fue im­pues­to. Cuan­do chi­cos no de­cían que ha­bía paí­ses desa­rro­lla­dos y sub­de­sa­rro­lla­dos (o en vías de desa­rro­llo), en es­te úl­ti­mo gru­po es­ta­ba La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿Y no es así?

—¡No! Si te po­nes a mi­rar pa­ra atrás, ellos (los paí­ses desa­rro­lla­dos) se

equi­vo­ca­ron en todo. Yo no ten­go ga­nas de imi­tar su mo­de­lo de desa­rro­llo por­que no me sir­ve. Eu­ro­pa des­tru­yó to­dos sus bos­ques na­ti­vos y aho­ra es­tán re­fo­res­tan­do todo de nue­vo y de­ses­pe­rán­do­se por las ener­gías re­no­va­bles.

—Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos en­ten­de­mos que po­de­mos to­mar el ca­mino de la sus­ten­ta­bi­li­dad orien­ta­do a re­va­lo­ri­zar nues­tros re­cur­sos. Pe­ro cui­da­do, el am­bien­ta­lis­mo es una co­sa y la sus­ten­ta­bi­li­dad es otra. El am­bien­ta­lis­ta es un ti­po con mu­cho co­ra­zón pe­ro a ve­ces no tran­sa y no en­tien­de que hay que desa­rro­llar­se con una eco­no­mía só­li­da a tra­vés de la sus­ten­ta­bi­li­dad. Te­ne­mos los re­cur­sos, la ca­pa­ci­dad y lu­ga­res don­de – des­gra­cia­da­men­te– hay aún mu­cha po­bre­za. Esas per­so­nas pue­den ser be­ne­fi­cia­das con un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Po­de­mos re­sol­ver­lo de una for­ma mu­cho más in­te­li­gen­te que los paí­ses desa­rro­lla­dos. —Es una vi­sión glo­bal que hay que to­mar­la, pe­ro la tec­no­lo­gía avan­za tan rá­pi­do que paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Chi­le y La­ti­noa­mé­ri­ca en ge­ne­ral, po­de­mos tran­qui­la­men­te de­jar de de­pen­der del pe­tró­leo y em­pe­zar en una ca­rre­ra ha­cia la elec­tri­fi­ca­ción y de emi­sio­nes ba­jas, ya que real­men­te no nos cues­ta mu­cho más ca­ro. Pa­re­ce un sue­ño, pe­ro más que eso: son ob­je­ti­vos. Y ha­ce fal­ta que la gen­te lo en­tien­da. Pe­ro mu­chas ve­ces te­ne­mos po­lí­ti­cos de pen­sa­mien­tos muy ob­so­le­tos

—En ca­si to­dos los paí­ses aún si­guen con es­to de la de­re­cha y de la iz­quier­da o del co­mu­nis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo. Y la ver­dad, es que esos pen­sa­mien­tos ya son del pa­sa­do. Des­de el pun­to de vis­ta del pla­ne­ta, am­bas ten­den­cias lo tra­tan igual de mal. Unos, jus­ti­fi­can­do pues­tos de tra­ba­jo in­jus­ti­fi­ca­bles y los otros, bus­can­do ma­yor ga­nan­cia a co­mo dé lu­gar. Por eso ha­ce fal­ta un nue­vo pen­sa­mien­to. Es otro el ca­mino. Te­ne­mos un pla­ne­ta que he­mos ex­plo­ta­do por dé­ca­das. Ne­ce­si­ta­mos po­lí­ti­cos jó­ve­nes. Hay que sa­car a los di­no­sau­rios y que es­to lo to­men per­so­nas con otro pen­sa­mien­to más acor­de con el pla­ne­ta.

—No, no. Hay que ha­cer que la gen­te y las em­pre­sas en­tien­dan que la sus­ten­ta­bi­li­dad es un muy buen ne­go­cio y que no es­tá mal ga­nar di­ne­ro a tra­vés de ella. Oja­lá sean mul­ti­mi­llo­na­rios ha­cien­do ac­cio­nes sus­ten­ta­bles. La re­so­lu­ción del pro­ble­ma, en­ton­ces, no es tan ro­mán­ti­ca. Só­lo tie­ne que ver si co­mo es­pe­cie, de­ci­di­mos se­guir en es­te pla­ne­ta o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.