OPI­NIÓN: De­re­cho hu­mano al agua: ¿de qué ha­bla­mos?,

El aná­li­sis de sus­ten­ta­bi­li­dad ha de su­bor­di­nar­se al en­ten­di­mien­to de la per­so­na hu­ma­na co­mo el cen­tro de sus preo­cu­pa­cio­nes.

Pulso - - PORTADA - por Ri­car­do Ira­rrá­za­bal S.

HA­CE AL­GU­NOS días, en una con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal de la Aca­de­mia Pon­ti­fi­cia de las Cien­cias so­bre el de­re­cho hu­mano al agua, el Pa­pa Fran­cis­co pro­fun­di­zó una cues­tión que ya ha­bía tra­ta­do en la en­cí­cli­ca Lau­da­to Si, cuan­do en el ca­pí­tu­lo “Lo que le es­tá pa­san­do a nues­tra Ca­sa” men­cio­nó que “el ac­ce­so al agua po­ta­ble y se­gu­ra es un de­re­cho hu­mano bá­si­co, fun­da­men­tal y uni­ver­sal, por­que de­ter­mi­na la so­bre­vi­ven­cia de las per­so­nas, y por lo tan­to es con­di­ción pa­ra el ejer­ci­cio de los de­más de­re­chos hu­ma­nos”.

En su dis­cur­so, el Pa­pa men­cio­na ci­fras de Na­cio­nes Uni­das, co­mo que “ca­da día mil ni­ños mue­ren a cau­sa de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el agua; mi­llo­nes de per­so­nas con­su­men agua con­ta­mi­na­da”. Al res­pec­to, men­cio­na la im­por­tan­cia de que los es­ta­dos con­cre­ten con ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos el de­re­cho hu­mano al agua po­ta­ble y sa­nea­mien­to y que los dis­tin­tos ac­to­res no es­ta­ta­les cum­plan con sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Es­ta cues­tión que plan­tea el Pa­pa va en lí­nea con el prin­ci­pio de la pri­ma­cía de la per­so­na hu­ma­na en el aná­li­sis de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en es­pe­cial las am­bien­ta­les. En es­te sen­ti­do, no bas­ta un aná­li­sis sim­ple o es­tric­ta­men­te am­bien­tal que de­je fue­ra la te­má­ti­ca so­cial. El Pa­pa se­ña­la que “no hay dos cri­sis se­pa­ra­das, una am­bien­tal y otra so­cial, sino una so­la y com­ple­ja cri­sis so­cio­am­bien­tal”. Es­to mar­ca un cam­bio en re­la­ción al clásico aná­li­sis de sus­ten­ta­bi­li­dad y sus tres pi­la­res in­ter­de­pen­dien­tes (eco­nó­mi­co, am­bien­tal y so­cial), en que mu­chas ve­ces lo so­cial pa­sa­ba a ser el úl­ti­mo de los fac­to­res, y en la prác­ti­ca cons­ti­tuía el “pi­lar ol­vi­da­do” de la sus­ten­ta­bi­li­dad, cen­trán­do­se la dis­cu­sión úni­ca­men­te en la re­la­ción en­tre lo eco­nó­mi­co y lo am­bien­tal. Es por eso que el Pa­pa pro­po­ne de­te­ner­se a pen­sar “en los dis­tin­tos as­pec­tos de una eco­lo­gía in­te­gral, que in­cor­po­re cla­ra­men­te las di­men­sio­nes hu­ma­nas y so­cia­les”, re­qui­rién­do­se una ade­cua­da an­tro­po­lo­gía y vol­vién­do­se im­pe­rio­sa la ne­ce­si­dad del hu­ma­nis­mo.

El aná­li­sis de sus­ten­ta­bi­li­dad ha de su­bor­di­nar­se al en­ten­di­mien­to de la per­so­na hu­ma­na co­mo el cen­tro de sus preo­cu­pa­cio­nes, tal co­mo lo re­mar­ca el prin­ci­pio uno de la De­cla­ra­ción de Río: “El ser hu­mano es el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes por el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble. Tie­nen de­re­cho a una vi­da sa­lu­da­ble y pro­duc­ti­va en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za”.

Aho­ra bien, ¿qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te es­te de­re­cho hu­mano al agua? Es im­por­tan­te en­ten­der­lo bien, ya que al­gu­nos han tra­ta­do de lle­var es­ta dis­cu­sión a cues­tio­nes que no tie­nen es­tric­ta­men­te que ver con es­te “de­re­cho hu­mano”. En efec­to, el con­te­ni­do de es­te de­re­cho apun­ta a una cues­tión sa­ni­ta­ria, es­to es, el de­re­cho al ac­ce­so al agua po­ta­ble y se­gu­ra, o sea, el agua ne­ce­sa­ria pa­ra el con­su­mo hu­mano, y que la misma, sea de ca­li­dad, es­to es, no con­ta­mi­na­da.

POR ES­TO resulta fun­da­men­tal un mar­co re­gu­la­to­rio que ase­gu­re di­cho ac­ce­so, así co­mo la co­ber­tu­ra de al­can­ta­ri­lla­do y el sa­nea­mien­to de las aguas. Así, de­be­ría prio­ri­zar­se siem­pre el con­su­mo hu­mano, o sea la te­má­ti­ca sa­ni­ta­ria, fren­te a otros usos del agua, cues­tión ya re­co­gi­da en el Có­di­go de Aguas y que po­dría per­fec­cio­nar­se, pe­ro que no de­be­ría uti­li­zar­se co­mo fun­da­men­to pa­ra otras po­lí­ti­cas que no sean sa­ni­ta­rias ba­jo con­si­de­ra­cio­nes o ses­gos ideo­ló­gi­cos.

En el ca­so de Chi­le, y de acuer­do con lo se­ña­la­do en el In­for­me del Es­ta­do del Me­dio Am­bien­te (MMA 2012), el por­cen­ta­je de la po­bla­ción ur­ba­na con ac­ce­so al agua po­ta­ble es bas­tan­te al­to (99%), así co­mo el ac­ce­so a al­can­ta­ri­lla­do en áreas ur­ba­nas (96%), aun­que a ni­vel ru­ral to­da­vía pue­de me­jo­rar­se bas­tan­te. Es­tas me­jo­ras han si­do ge­ne­ra­das por ade­cua­das po­lí­ti­cas pú­bli­cas re­la­cio­na­das con las con­ce­sio­nes de los ser­vi­cios de agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do a em­pre­sas sa­ni­ta­rias re­gu­la­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios y una ade­cua­da nor­ma­ti­va sa­ni­ta­ria y am­bien­tal, todo lo cual ha sig­ni­fi­ca­do im­por­tan­tes lo­gros sa­ni­ta­rios, co­mo la erra­di­ca­ción del có­le­ra, ba­jas ta­sas de mor­ta­li­dad in­fan­til y de muer­te cau­sa­das por en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con agua, sa­nea­mien­to e hi­gie­ne.

Sin per­jui­cio de lo se­ña­la­do res­pec­to al éxi­to de las po­lí­ti­cas sa­ni­ta­rias, exis­te to­da­vía una se­rie de ta­reas pen­dien­tes des­de una pers­pec­ti­va más am­bien­tal, las cua­les la­men­ta­ble­men­te no han es­ta­do pre­sen­tes en la dis­cu­sión de la mo­di­fi­ca­ción del Có­di­go de Aguas, de­ba­te en el cual só­lo se ha he­cho men­ción al sim­plis­ta cau­dal eco­ló­gi­co mí­ni­mo del 20%, sin en­ten­der la com­ple­ji­dad de lo que sig­ni­fi­ca la re­gu­la­ción del re­cur­so hí­dri­co, su re­la­ción con la eva­lua­ción am­bien­tal de pro­yec­tos en el SEIA y la con­si­de­ra­ción del cam­bio cli­má­ti­co. Pa­ra ello, resulta fun­da­men­tal avan­zar en los ins­tru­men­tos de ges­tión am­bien­tal vin­cu­la­dos al re­cur­so hí­dri­co, es­pe­cial­men­te la ela­bo­ra­ción de nor­mas de ca­li­dad se­cun­da­ria de aguas de nues­tras cuen­cas, las cua­les aun­que tu­vie­ron un im­por­tan­te im­pul­so en el Go­bierno an­te­rior (Mai­poMa­po­cho, Bio­bío, Valdivia), re­quie­ren ser re­to­ma­das co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca, per­fec­cio­nan­do la me­to­do­lo­gía pa­ra la cons­truc­ción de las se­ña­la­das nor­mas e in­cor­po­ran­do nue­vas cuen­cas.

Ade­más, la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar pla­nes de ma­ne­jo a es­te res­pec­to, un ins­tru­men­to de ges­tión am­bien­tal que, aun­que con­tem­pla­do en el ar­tícu­lo 42 de la Ley 19.300, nun­ca se ha uti­li­za­do. Y fi­nal­men­te, la in­cor­po­ra­ción de me­di­das de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co vin­cu­la­das con el re­cur­so hí­dri­co, pa­ra pro­pen­der a un uso más ra­cio­nal de di­cho re­cur­so que pro­te­ja las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que ne­ce­si­tan del agua en las dis­tin­tas re­gio­nes del país. ℗

El au­tor par­ti­ci­pa en Vo­ces Ca­tó­li­cas y es pro­fe­sor De­re­cho UC (ri­ra­rra­za­bal@uc.cl // @ri­ra­rra­za­ba­l_).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.