Ma­yor ex­ter­na­li­za­ción

Pulso - - OPINION -

Con la en­tra­da en vi­gen­cia de la Re­for­ma La­bo­ral el 1 de abril, es al­ta­men­te pro­ba­ble que au­men­te la ten­den­cia de las em­pre­sas a ex­ter­na­li­zar sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y de ser­vi­cios, co­mo una ma­ne­ra de dar continuidad a su ges­tión y re­du­cir el ries­go por con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral.

A par­tir de la Re­for­ma La­bo­ral, una huel­ga de tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos di­rec­ta­men­te por una com­pa­ñía pue­de ser in­de­fi­ni­da y los tra­ba­ja­do­res no pue­den ser re­em­pla­za­dos, que­dan­do las em­pre­sas fuer- te­men­te de­pen­dien­tes del po­der ne­go­cia­dor de los sin­di­ca­tos. La si­tua­ción es opues­ta cuan­do una em­pre­sa ex­ter­na­li­za sus pro­ce­sos y el ca­pi­tal hu­mano en una con­tra­tis­ta. La le­gis­la­ción vi­gen­te per­mi­te a las em­pre­sas man­dan­tes ca­du­car el con­tra­to de una con­tra­tis­ta afec­ta­da por huel­ga y que no en­tre­ga el ser­vi­cio, y re­em­pla­zar­la en for­ma ca­si in­me­dia­ta por otra em­pre­sa con­tra­tis­ta. Op­tar por ex­ter­na­li­zar sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y de ser­vi­cios, per­mi­te a las em­pre­sas trans­for­mar el ries­go en cer­te­za, re­du­cir la de­pen­den­cia del even­tual con­flic­to la­bo­ral in­terno, ga­ran­ti­zar su continuidad ope­ra­ti­va, su ofer­ta ha­cia el mer­ca­do y com­pe­ti­ti­vi­dad. Mien­tras me­nor sea la pro­por­ción de tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos di­rec­ta­men­te por las em­pre­sas y ma­yor la ex­ter­na­li­za­ción, más ba­jo se­rá el ries­go de que una huel­ga im­pac­te en la pro­duc­ti­vi­dad.

A ni­vel ma­cro, en me­diano y lar­go plazo po­dría­mos es­pe­rar que una de las con­se­cuen­cias de la Re­for­ma La­bo­ral sea que dis­mi­nu­ya la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res de plan­ta a ni­vel na­cio­nal y au­men­te la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res ex­ter­na­li­za­dos, la que hoy as­cien­de a 16,1%. Cristian Car­va­jal

Ge­ren­te ge­ne­ral Gru­poEx­pro

Cálcu­lo eco­nó­mi­co

Es­te año se con­me­mo­ran 100 años de la Re­vo­lu­ción Ru­sa que creó a la Unión So­vié­ti­ca. En 1991 la URSS co­lap­só, el ré­gi­men to­ta­li­ta­rio lle­gó a su fin. Mu­chos son los libros que se han es­cri­to so­bre su fin, pe­ro en la dé­ca­da de los años 20, cuan­do el so­cia­lis­mo lle­va­ba po­cos años en ese país, el eco­no­mis­ta aus­tria­co Lud­wig von Mi­ses ex­pli­có en po­cas pa­la­bras las cau­sas de por qué to­do so­cia­lis­mo co­lap­sa­rá en el tiem­po, por­que no ten­drán he­rra­mien­tas pa­ra rea­li­zar lo me­du­lar de nues­tra so­cie­dad li­bre: el cálcu­lo eco­nó­mi­co. Von Mi­ses nos ex­pli­ca­ba, ca­si con pa­la­bras pro­fé­ti­cas, que: “Los di­ri­gen­tes de una so­cie­dad so­cia­lis­ta ten­drían que afron­tar una ta­rea que pa­ra ellos re­sul­ta­ría irre­so­lu­ble. No es­ta­rían en con­di­cio­nes de de­ci­dir cuál en­tre los in­nu­me­ra­bles pro­ce­di­mien­tos se­ría el más ra­cio­nal. De mo­do que la eco­no­mía so­cia­lis­ta se con­ver­ti­ría en un caos en el que rá­pi­da e inexo­ra­ble­men­te se ins­tau­ra­ría una mi­se­ria ge­ne­ra­li­za­da y una re­caí­da en las con­di­cio­nes pri­mi­ti­vas de nues­tros an­te­pa­sa­dos”. Una en­se­ñan­za vá­li­da pa­ra la URSS, Cu­ba, Ve­ne­zue­la o cualquier otro país que va­ya por el ca­mino de la ser­vi­dum­bre so­cia­lis­ta.

Ja­vier Silva Sa­las

Fundación Ciu­da­dano Aus­tral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.