Pi­ñe­ra 3.0: sie­te cla­ves

La cam­pa­ña se­rá con los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos in­de­pen­dien­tes afi­nes a Chi­le Va­mos, es de­cir, es­ta ten­drá un se­llo ins­ti­tu­cio­nal y co­lec­ti­vo. La bue­na po­lí­ti­ca se ha­ce des­de las ins­ti­tu­cio­nes.

Pulso - - OPINION -

Ter­ce­ro, la al­ter­na­ti­va que en­ca­be­za el ex Presidente Pi­ñe­ra pro­po­ne re­to­mar aque­llas ma­te­rias más ur­gen­tes pa­ra la ciu­da­da­nía: vol­ver a cre­cer y crear em­pleos; hacer de Chi­le un país más se­gu­ro; ha­cer­se car­go de una bue­na vez de la ca­li­dad de la edu­ca­ción y, es­pe­cial­men­te, de lo que ocu­rre en la sala de cla­ses; su­pe­rar la cri­sis de la sa­lud; e in­te­grar a los adul­tos ma­yo­res y me­jo­rar sus pen­sio­nes. A ello hay que agre­gar una se­rie de te­mas de fu­tu­ro que han si­do com­ple­ta­men­te ol­vi­da­dos (in­mi­gra­ción, in­fan­cia, cien­cia y tec­no­lo­gía, ciu­da­des y par­ques, et­cé­te­ra).

Cuar­to, a di­fe­ren­cia de la Nue­va Ma­yo­ría se im­pul­sa­rá una cam­pa­ña lim­pia y po­si­ti­va. Ello no sig­ni­fi­ca in­hi­bir­se de crí­ti­cas jus­tas y ar­gu­men­ta­das, pe­ro lo cen­tral se­rá ex­po­ner con ni­ti­dez una vi­sión de país, con res­pe­to por los ad­ver­sa­rios y ape­go a los he­chos.

Quin­to, la cam­pa­ña se­rá con los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos in­de­pen­dien­tes afi­nes a Chi­le Va­mos, es de­cir, ten­drá un se­llo ins­ti­tu­cio­nal y co­lec­ti­vo. La bue­na po­lí­ti­ca se ha­ce des­de las ins­ti­tu­cio­nes, ale­ján­do­se del cau­di­llis­mo, sin ca­mu­flar­se ni ha­cer­se el le­so con lo que se re­pre­sen­ta.

Sex­to, se en­te­rra­rá la re­tro­ex­ca­va­do­ra. Los paí­ses avan­zan si po­nen to­dos sus es­fuer­zos en cons­truir so­bre la obra de sus an­te­ce­so­res, co­rri­gien­do erro­res y pro­fun­di­zan­do acier­tos. Sin em­bar­go, no se avan­za si se ini­cia re­fun­dan­do to­do en ca­da pe­río­do. Por ello, se des­te­rra­rá pa­ra siem­pre la ló­gi­ca de la re­tro­ex­ca­va­do­ra, que nun­ca de­bió ha­ber sur­gi­do. Uni­dad y diá­lo­go, an­tes que di­vi­sión y con­flic­tos.

Sép­ti­mo, se ha­bla­rá a los chi­le­nos con la ver­dad y sin po­pu­lis­mos. La po­lí­ti­ca se pres­ti­gia si los com­pro­mi­sos que se asu­men son res­pon­sa­bles y to­man en con­si­de­ra­ción las li­mi­ta­cio­nes fis­ca­les y po­lí­ti­cas a las que se es­tá su­je­to. La me­jor ma­ne­ra de recuperar la con­fian­za en es­ta no­ble e in­sus­ti­tui­ble ac­ti­vi­dad es pro­me­tien­do sólo lo que se pue­de cum­plir y, por cier­to, con­cre­tan­do lo pro­me­ti­do.

En de­fi­ni­ti­va, un pro­gra­ma sin­ce­ro, op­ti­mis­ta, ba­sa­do en los apren­di­za­jes del pa­sa­do, pe­ro con la mi­ra­da en el fu­tu­ro, pen­sa­do pa­ra una gran ma­yo­ría y no sólo pa­ra una Nue­va Ma­yo­ría. ℗

El au­tor es di­rec­tor eje­cu­ti­vo Fundación Avan­za Chi­le (@gblu­mel).

GON­ZA­LO BLU­MEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.