Puen­te Al­to, La Pin­ta­na y La Flo­ri­da son las co­mu­nas con más se­gre­ga­ción ur­ba­na

Es­tu­dio de Geo­re­search afir­ma que es­tas zo­nas re­pre­sen­tan el 27,2% del dé­fi­cit en in­fra­es­truc­tu­ra, co­nec­ti­vi­dad, ser­vi­cios y equi­pa­mien­to ur­bano de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

Pulso - - ESPECIAL - EFRAÍN MORAGA

—Un es­tu­dio rea­li­za­do por la con­sul­to­ra Geo­re­search re­ve­ló que los barrios Ba­jos de Me­na de Puen­te Al­to, An­tu­pa­mu en La Pin­ta­na y Po­zo Are­ne­ro de La Flo­ri­da con­cen­tran el 27,2% de la se­gre­ga­ción ur­ba­na pre­sen­te en la ciu­dad, de­jan­do en evi­den­cia la fal­ta de co­nec­ti­vi­dad, in­fra­es­truc­tu­ra, ac­ce­so a ser­vi­cios y mo­bi­lia­rio ur­bano de es­tas co­mu­nas.

La otra ca­ra de la mo­ne­da, se­gún la com­pa­ñía de geo­in­te­li­gen­cia de in­for­ma­ción, lo re­pre­sen­tan las co­mu­nas de La Cis­ter­na y Las Con­des, quie­nes po­seen so­lo 0,7% de se­gre­ga­ción ur­ba­na.

Ade­más, se­gún la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC), exis­ten más de 2 mi­llo­nes de ho­ga­res que es­tán se­gre­ga­dos en Chi­le, por fal­ta de equi­pa­mien­to y es­tán­da­res mí­ni­mos ur­ba­nos. “Es una si­tua­ción gra­ve y afec­ta a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles”, ase­gu­ra Pa­blo Ál­va­rez, ge­ren­te de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo de la CChC.

Pa­ra los ex­per­tos es­te pro­ble­ma se pro­du­jo por el crecimiento de­mo­grá­fi­co que ha ex­pe­ri­men­ta­do la ciu­dad, a lo que se le su­ma la fal­ta de po­lí­ti­cas de vi­vien­da ade­cua­das. “El fuer­te crecimiento se de­bió, en par­te, a las de­ci­sio­nes de las per­so­nas de dón­de vi­vir a par­tir de la ofer­ta in­mo­bi­lia­ria y el plano re­gu­la­dor que exis­tía. Ade­más, tie­ne re­la­ción con la di­rec­ción de la mis­ma po­lí­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal, lo que ge­ne­ró que cier­tos con­do­mi­nios de vi­vien­das so­cia­les se ubi­ca­ran en de­ter­mi­na­das co­mu­nas, las que­da­ron con ni­ve­les de pro­vi­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos me­no­res a los exis­ten­tes en el res­to de la ciu­dad”, ex­pli­ca Pau­li­na He­noch, in­ves­ti­ga­do­ra de L&D.

Se­gre­ga­ción ur­ba­na Es­te con­cep­to de­fi­ne a aque­llos lu­ga­res que evi­den­cian un dé­fi­cit de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios.

Des­de Geo­re­search ex­pli­can que el pro­ble­ma se pro­du­jo por la fal­ta de po­lí­ti­cas pú­bli­cas ade­cua­das pa­ra hacer fren­te a la se­gre­ga­ción ur­ba­na ya exis­ten­te y que la so­lu­ción apun­ta ha­cia la crea­ción de pla­nes que me­jo­ren te­mas de fon­do. “A pe­sar de que hay pro­gra­mas, pa­re­cie­ra que es­tos no tie­nen efec­ti­vi­dad, por­que apun­tan a po­ner una pla­za a los ni­ños pa­ra que jue­guen cuan­do a lo me­jor el pro­ble­ma no es ese”, afir­ma Ro­mi­na Díaz, sub­ge­ren­te de pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos de Geo­re­search.

Pa­ra la vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té de Ar­qui­tec­tos Jó­ve­nes del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Chi­le, Lay­la Jor­que­ra, uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas es la fal­ta de mo­vi­li­dad que su­fren los sec­to­res con al­ta pre­sen­cia de se­gre­ga­ción ur­ba­na, lo que se tra­du­ce en un au­men­to de los cos­tos de des­pla­za­mien­to y una dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad de vi­da. “Que­re­mos cen­tra­li­zar y den­si­fi­car la ciu­dad, pa­ra lue­go co­brar por in­vi­tar­los a vi­vir cer­ca de to­do, y mien­tras más ale­ja­dos, ma­yor es el cos­to de en­trar en es­te sis­te­ma. No se tra­ta so­lo de un im­pues­to di­rec­to a la mo­vi­li­dad, sino del cos­to ho­ras/hom­bre que du­ra el tra­yec­to en­tre en­trar y sa­lir del sis­te­ma”, ma­ni­fies­ta Jor­que­ra.

Pro­ble­mas a los que la au­to­ri­dad ha res­pon­di­do con pro­gra­mas de re­cu­pe­ra­ción y for­ta­le­ci­mien­to del te­ji­do so­cial, en­tre los que se des­ta­ca “Quie­ro mi Ba­rrio”, que ha rea­li­za­do in­ver­sio­nes en obras que res­pon­den a las ne­ce­si­da­des e iden­ti­dad de las co­mu­ni­da­des. “He­mos au­men­ta­do y prio­ri­za­do la in­ver­sión ur­ba­na des­ti­na­da a me­jo­rar los es­tán­da­res de ur­ba­ni­za­ción de nues­tras

ciu­da­des, con cla­ro fo­co en las áreas más de­te­rio­ra­das. La Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let nos ha pues­to una desafian­te ta­rea de au­men­tar los par­ques ur­ba­nos, ade­más de los barrios a in­ter­ve­nir y la cons­truc­ción de una red de ci­clo­vías de al­to es­tán­dar, to­das obras des­ti­na­das a me­jo­rar los es­pa­cios de en­cuen­tro”, afir­mó Pau­li­na Sa­ball, mi­nis­tra de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo.

La lí­der de la car­te­ra in­di­ca, ade­más, que otro de los ob­je­ti­vos es me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad y co­nec­ti­vi­dad al in­te­rior de las ciu­da­des.

Des­de el mundo in­mo­bi­lia­rio apun­tan que su apor­te al pro­ble­ma de la se­gre­ga­ción va por com­pren­der y sa­ber apli­car de la me­jor for­ma po­si­ble las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes en las dis­tin­tas co­mu­nas de ca­da ciu­dad. “Ade­más de iden­ti­fi­car aque­llas zo­nas más con­cu­rri­das, co­mo las cer­ca­nas a los me­tros o a las es­ta­cio­nes de bu­ses, pa­ra lue­go ana­li­zar des­de su den­si­fi­ca­ción la me­jor for­ma de cons­truir”, di­ce En­ri­que Jo­glar, ge­ren­te de desa­rro­llo in­mo­bi­lia­ria In­de­sa.

A su vez, Eu­ge­nio Ló­pez, ge­ren­te in­mo­bi­lia­rio de Bro­tec-Ica­fal, afir­ma: “Es­to se pue­de lo­grar a tra­vés de cam­bios en los pla­nes re­gu­la­do­res que alien­ten el desa­rro­llo de cier­tos lu­ga­res o, a su vez, crear zo­nas de re­no­va­ción ur­ba­na”. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.