La ne­ce­si­dad de una mi­ra­da ho­lís­ti­ca a la ciu­dad

Pulso - - ESPECIAL - —GE­RAR­DO URE­TA E ISA­BEL MA­TAS—

UN TER­CIO de los san­tia­gui­nos vi­ve en barrios se­gre­ga­dos, equi­va­len­te a un cuar­to del te­rri­to­rio de San­tia­go, lo que re­pre­sen­ta a más de dos mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven hoy en vi­vien­das con al­gún ti­po de sub­si­dio es­ta­tal, agru­pa­das en su ma­yo­ría en barrios de la pe­ri­fe­ria de la ca­pi­tal.

Es im­pres­cin­di­ble au­men­tar los 55 m2 en­tre­ga­dos por de­par­ta­men­to hoy y, so­bre to­do, me­jo­rar su lo­ca­li­za­ción. El pre­cio fi­nal de sub­si­dio in­clu­ye la com­pra de te­rreno y es ahí don­de se pro­du­ce el pro­ble­ma, ya que pa­ra lle­gar al promedio de 570 UF por vi­vien­da, la ad­qui­si­ción de tie­rra se de­be hacer en lu­ga­res don­de el pre­cio del sue­lo es ba­jo, o sea en la pe­ri­fe­ria. Esa de­ci­sión va aso- cia­da a la le­ja­nía de cen­tros de em­pleos, de es­ta­cio­nes de me­tro y a la pre­ca­rie­dad de in­fra­es­truc­tu­ra es­ta­tal. El Es­ta­do en­tre­ga co­mo ayu­da una vi­vien­da ubi­ca­da en un lu­gar ale­ja­do de la ciu­dad, en don­de se gas­tan gran par­te de sus in­gre­sos en acer­car­se a ella en busca de edu­ca­ción, em­pleo o ser­vi­cios.

El trans­por­te pú­bli­co de su­per­fi­cie no co­la­bo­ra a me­jo­rar las opor­tu­ni­da­des, pa­san­do más de tres ho­ras dia­rias en una mi­cro en vez de es­tar en su ca­sa con sus hi­jos o el ocio. Es sa­bi­do que mien­tras am­bos pa­dres tra­ba­jan, los hi­jos son más vul­ne­ra­bles a de­jar es­tu­dios o to­mar el ca­mino –apa­ren­te­men­te fá­cil–, de las dro­gas o la de­lin­cuen­cia. So­bre to­do en un en­torno en que no hay na­da más que blo­ques de vi­vien­das, ce­men­to y tie­rra. En de­fi­ni­ti­va, el pro­ble­ma es com­ple­jo.

Es aquí don­de re­sul­ta im­por­tan­te y ur­gen­te mi­rar a la ciu­dad des­de una mi­ra­da ho­lís­ti­ca, pa­ra que de una vez por to­das po­da­mos pla­ni­fi­car­la es­tra­té­gi­ca­men­te, en don­de el Es­ta­do a tra­vés de sus di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes, la so­cie­dad ci­vil y las em­pre­sas se unan pa­ra desa­rro­llar una vi­sión co­mún o lo más cer­ca­na a ella pa­ra mo­vi­li­zar re­cur­sos, de to­dos los ti­pos, pa­ra ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des en pun­tos de la ciu­dad en las cua­les hoy na­da o po­co ocu­rre.

¿Por qué el Es­ta­do no da prio­ri­dad ab­so­lu­ta a lí­neas de Me­tro que lle­guen a los ya co­no­ci­dos sec­to­res den­sos y se­gre­ga­dos de San­tia­go? ¿Por qué el Es­ta­do no in­vier­te en in­fra­es­truc­tu­ra es­ta­tal y es­pa­cio pú­bli­co de ca­li­dad en aque­llos sec­to­res vul­ne­ra­bles? ¿Por qué no in­cen­ti­var el desa­rro­llo de em­pre­sas que ac­tual­men­te se lo­ca­li­zan en el eje Ala­me­daP­ro­vi­den­cia-Apo­quin­do en otro sec­tor de la ca­pi­tal?, ¿por qué no dar be­ne­fi­cios a quie­nes se ins­ta­len en otros lu­ga­res? El desafío es gran­de y las du­das son mu­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.