Mar­ce­lo Al­bor­noz: “La DT no po­día de­cir que los acuer­dos de gru­pos no tie­nen va­lor la­bo­ral, ahí hay una in­frac­ción de ley”

Pulso - - ECONOMIA&DINERO -

ENTREVISTA CON

Otra al­ter­na­ti­va es la his­to­ria de la ley, don­de tam­bién es­tá el fa­llo del TC, y la li­te­ra­li­dad de la nor­ma cuan­do ex­pre­sa­men­te se re­co­no­ce la exis­ten­cia de los gru­pos ne­go­cia­do­res.

Y si se apli­ca que los gru­pos tie­nen los mis­mos de­re­chos que los sin­di­ca­tos, ¿eso ten­dría di­fi­cul­ta­des prác­ti­cas?

—Con­si­de­ro que los gru­pos no pue­den ex­ten­der be­ne­fi­cios ni pue­den con­ve­nir ser­vi­cios mí­ni­mos. Hay nor­mas que son apli­ca­bles a los sin­di­ca­tos y se­ría ab­sur­do que fue­ran apli­ca­das a los gru­pos. Los ser­vi­cios mí­ni­mos tie­nen que ne­go­ciar­se 180 días an­tes de la ne­go­cia­ción. Los gru­pos, en tan­to, no se cons­ti­tu­yen 180 días an­tes. Los ser­vi­cios mí­ni­mos es­tán re­gu­la­dos pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes per­ma­nen­tes y no tran­si­to­rias co­mo los gru­pos, que se cons­ti­tu­yen sólo pa­ra ne­go­ciar. La ex­ten­sión de be­ne­fi­cios es­tá aso­cia­da al tras­pa­so a los no sin­di­ca­li­za­dos, por lo tan­to un no sin­di­ca­li­za­do no le pue­de ex­ten­der a un no sin­di­ca­li­za­do. Tam­bién no se po­dría apli­car el pa­go por la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios por­que no ha­bría na­die a quien pa­gar­le. Po­de­mos con­cluir que hay nor­mas es­pe­cia­les de la ne­go­cia­ción que sólo pue­den ser apli­ca­bles a los sin­di­ca­tos. Pa­ra que un sin­di­ca­to ten­ga de­re­cho a exis­tir tie­ne que cum­plir con un quórum y si el gru­po quie­re exis­tir ju­rí­di­ca­men­te tam­bién tie­ne que cum­plir con un quórum. El gru­po de­be­ría op­tar a ne­go­ciar re­gla­da­men­te o no re­gla­da­men­te, y si de­ci­de ne­go­ciar re­gla­da­men­te ten­drá de­re­cho a huel­ga y fue­ro.

¿Qué se­ñal en­vía la DT al per­mi­tir que un tra­ba­ja­dor pue­da es­tar sus­cri­to al mis­mo tiem­po a un acuer­do de gru­po y a un con­tra­to de un sin­di­ca­to?

—En ese pun­to el dic­ta­men de la DT in­cu­rre en un error in­ter­pre­ta­ti­vo por cuan­to hay nor­ma ex­pre­sa en la Ley 20.940 que es­ta­ble­ce que nin­gún tra­ba­ja­dor pue­de es­tar afec­to a más de un ins­tru­men­to co­lec­ti­vo. Cuan­do un tra­ba­ja­dor es­tá su­je­to a un con­tra­to co­lec­ti­vo y a un acuer­do de gru­po ne­go­cia­dor, ese tra­ba­ja­dor no pue­de par­ti­ci­par en una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, aun­que se ha­ya sin­di­ca­li­za­do. Allí se genera in­ne­ce­sa­ria­men­te una in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca.

—Di­ce que el dic­ta­men genera in­cer­te­za al per­mi­tir que un tra­ba­ja­dor es­té al mis­mo tiem­po en un acuer­do de gru­po y en un con­tra­to de un sin­di­ca­to. —“No es­toy de acuer­do con co­rre­gir, hay que lle­nar los va­cíos que la ley de­jó”, di­jo so­bre la con­tra­rre­for­ma de Pi­ñe­ra.

¿Lo me­jor hu­bie­ra si­do re­gu­lar el te­ma con una ley cor­ta?

—Soy par­ti­da­rio de que es­to se hu­bie­ra re­suel­to a tra­vés de una ley cor­ta y es­pe­ro que en el fu­tu­ro así sea. Las re­la­cio­nes la­bo­ra­les ne­ce­si­tan cer­te­za y con es­ta suer­te de va­cío ju­rí­di­co se es­tá ge­ne­ran­do in­cer­ti­dum­bre. El presidente de la Cor­te Su­pre­ma di­jo que los tri­bu­na­les es­tán pa­ra re­sol­ver la in­cer­te­za ju­rí­di­ca, pe­ro no pue­de ser que una le­gis­la­ción par­ta con una in­cer­ti­dum­bre en ma­te­rias que son im­por­tan­tes pa­ra las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Pa­sa­rán seis me­ses o un año y na­die sa­brá có­mo hay que apli­car la ley. Eso es in­to­le­ra­ble. Na­die pue­de pre­ten­der que cuan­do una ley se dic­ta y ni si­quie­ra em­pie­za a re­gir, ya exis­te una gran can­ti­dad de in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca.

¿Es aten­di­ble el pun­to del can­di­da­to y ex presidente Se­bas­tián Pi­ñe­ra de que­rer co­rre­gir es­ta re­for­ma?

—Cualquier re­gu­la­ción genera rui­do, cuan­do se le­gis­la se pi­san y se rom­pen hue­vos. Pe­ro yo no es­toy de acuer­do con que hay que co­rre­gir, creo que hay que lle­nar los va­cíos que la ley de­jó. Dis­tin­go en­tre una ley co­rrec­ti­va y una ley cor­ta. Con es­ta re­for­ma se co­rri­gie­ron si­tua­cio­nes que ve­nían arras­trán­do­se por mu­chos años. To­dos sa­bía­mos que ha­bía que su­pri­mir la nor­ma de los re­em­pla­zos ex­ter­nos. Sa­bía­mos que te­nía­mos que dar un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial a los sin­di­ca­tos, pe­ro en ese ca­so el pro­yec­to se fue a un ex­tre­mo, que le ju­gó una ma­la pa­sa­da en el TC.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.