El me­jor mo­men­to para plan­tar un ár­bol,

¿Por qué si cree­mos que po­de­mos cre­cer más no lo ha­ce­mos? En par­te por­que en su mo­men­to no se le dio prio­ri­dad a cui­dar los bro­tes ni tam­po­co se in­cen­ti­vó a que se plan­ta­sen más se­mi­llas.

Pulso - - PORTADA - por Jo­sé Tomás Va­len­te

obs­tan­te, di­fí­cil­men­te se pue­de ar­gu­men­tar que es­tu­vo “muy ocu­pa­do en el te­ma del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co” y que es­te fue su prio­ri­dad. El cre­ci­mien­to de 2014 ha­bía si­do de 1,9% y el de 2015 ter­mi­nó sien­do 2,3%, con lo cual nues­tros bro­tes más que ver­des es­ta­ban ama­ri­llos.

Du­ran­te es­te pe­río­do el te­ma de la con­fian­za e in­cer­ti­dum­bre fue re­cu­rren­te. Los en­car­ga­dos de plan­tar las se­mi­llas em­pe­za­ron a du­dar de las con­di­cio­nes fu­tu­ras -tan­to in­ter­nas co­mo ex­ter­nas- de sus bro­tes y por tan­to de­ci­die­ron es­pe­rar an­tes de vol­ver a plan­tar. Es­tos bro­tes ama­ri­llos, me­dio mar­chi­tos, ge­ne­ra­ron preocupación, lo que se re­fle­ja en la co­lum­na es­cri­ta des­de Ha­cien­da ti­tu­la­da: “El trián­gu­lo de la (des)con­fian­za”, don­de co­rrec­ta­men­te se ha­bla­ba de la im­por­tan­cia de es­ta para el cre­ci­mien­to de los “bro- tes”. A pe­sar de la preocupación, el IMCE par­tió 2015 con un va­lor de 45,2 (1er. trim) y ter­mi­nó en 42,8 (4to. trim). Sin con­tar que el sec­tor mi­ne­ro pa­só de 43 a 40,8.

El año 2016 fue nom­bra­do Año de la Pro­duc­ti­vi­dad y se lan­za­ron 22 me­di­das para po­ten­ciar la eco­no­mía. Me­di­das que si bien fue­ron bien aco­gi­das no te­nían la re­le­van­cia para crear el am­bien­te ne­ce­sa­rio para re­vi­ta­li­zar los “bro­tes” y ter­mi­na­ron sien­do 22 go­tas ab­sor­bi­das por el te­rreno po­co fér­til. Ha­ce po­cos días un re­pre­sen­tan­te de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de­cla­ra­ba: “No te­ne­mos pro­ble­mas de ten­sio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas en nin­gún ám­bi­to que nos ha­gan pen­sar que la eco­no­mía no pue­de cre­cer más”, y sin em­bar­go en 2016 ter­mi­na­mos cre­cien­do un pau­pé­rri­mo 1,6%, con lo cual nues­tros bro­tes que­da­ron ca­fés y mar­chi­tos.

¿Por qué si cree­mos que po­de­mos cre­cer más no lo ha­ce­mos? En par­te por­que en su mo­men­to no se le dio prio­ri­dad a cui­dar los bro­tes ni se in­cen­ti­vó a que se plan­ta­sen más se­mi­llas, lo que nos lle­va a re­cor­dar la pri­me­ra par­te de aquel an­ti­guo pro­ver­bio orien­tal: “El me­jor mo­men­to para plan­tar un ár­bol es ha­ce 20 años atrás”. An­te es­to hay dos pos­tu­ras, al­gu­nos se que­dan la­men­tan­do el tiem­po per­di­do, otros por suer­te co­no­cen la se­gun­da par­te del pro­ver­bio: “El se­gun­do me­jor mo­men­to para plan­tar un ár­bol es aho­ra”. ℗

El au­tor es in­ves­ti­ga­dor Cla­pes UC (@jt­va­len­te).

JO­SÉ TOMÁS VA­LEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.