OPI­NION: Es tiem­po de le­van­tar la mi­ra­da,

Te­ner una con­trac­ción de la ac­ti­vi­dad al ini­cio del año es muy pro­ba­ble, pe­ro lue­go se­rá his­to­ria, por­que el fu­tu­ro se di­vi­sa me­jor.

Pulso - - PORTADA - por Jor­ge Se­lai­ve

HA LLE­GA­DO el mo­men­to de le­van­tar al­go la mi­ra­da. Han si­do va­rios años de un cre­ci­mien­to por de­ba­jo del po­ten­cial, ex­pec­ta­ti­vas y confianzas da­ña­das, y búsqueda de cul­pa­bles. La in­ver­sión ha si­do po­bre en sec­to­res que ha­brían si­do lla­ma­dos a to­mar un rol más ac­ti­vo en es­te ajus­te cí­cli­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te sec­to­res tran­sa­bles. Sin em­bar­go, es mo­men­to de su­mar­se a aque­llos que ven re­cu­pe­ra­ción.

En BBVA Re­search pro­yec­ta­mos una ex­pan­sión del PIB in­fe­rior a 2%, pe­ro que se lo­gra­ría con re­le­van­te cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos tri­mes­tres, lue­go de un pri­mer tri­mes­tre (para el ol­vi­do) que se­ría el pi­so de es­te ci­clo. Te­ner una con­trac­ción de la ac­ti­vi­dad al ini­cio del año es al­ta­men­te pro­ba­ble, ca­li­fi­ca­da por in­ver­sio­nis­tas co­mo re­ce­sión téc­ni­ca, pe­ro con­si­de­ra­mos que se­rá his­to­ria, pues el fu­tu­ro se di­vi­sa me­jor.

Las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas (am­bas) vie­nen an­ti­ci­pan­do el pi­so de es­te lar­go ci­clo des­de fi­nes del año 2015 ba­sa­das en mi­rar la eco­no­mía a ve­ces des­de el bal­cón. Fi­nal­men­te se ha co­men­za­do a en­cen­der a muy ba­jo vo­lu­men la ra­dio para ini­ciar el bai­le.

Ven­drán no­ti­cias po­co afor­tu­na­das los pró­xi­mos me­ses da­do el re­za­go usual con que se co­no­cen las es­ta­dís­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas, sien­do par­te de los cos­tos que de­be­re­mos asu­mir lue­go de una pro­lon­ga­da des­ace­le­ra­ción.

Se­ría una for­tu­na no te­ner re­vi­sio­nes en la cla­si­fi­ca­ción de nues­tra deu­da so­be­ra­na. De con­cre­tar­se, con im­pac­to más po­lí­ti­co que eco­nó­mi­co, de­be­ría­mos ver­lo co­mo un in­cen­ti­vo para pro­fun­di­zar re­for­mas es­truc­tu­ra­les que em­pu­jen la in­no­va­ción y la pro­duc­ti­vi­dad, tan­to en bie­nes co­mo ser­vi­cios. De par­ti­cu­lar im­por­tan­cia den­tro de es­tos úl­ti­mos son los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros.

La re­cu­pe­ra­ción del em­pleo asa­la­ria­do se­rá len­ta, no só­lo por­que co­mo en to­do ci­clo las em­pre­sas de­mo­ra­rán en te­ner la con­vic­ción de que tiem­pos me­jo­res han lle­ga­do, sino que hay sec­to­res con ajus­te pen­dien­te, des­ta­can­do la cons­truc­ción. Po­dría­mos ver ta­sas de des­em­pleo su­pe­rio­res, pe­ro nue­va­men­te el diag­nós­ti­co es que las ba­ses para cre­cer y crear em­pleo es­ta­rían con­so­li­dán­do­se.

El es­toi­cis­mo del Ban­co Cen­tral para no apli­car de ma­ne­ra con­tun­den­te la co­rres­pon­dien­te po­lí­ti­ca con­tra-cí­cli­ca ami­no­ran­do los cos­tos del ajus­te ha ter­mi­na­do. Es­ta­mos vien­do más proac­ti­vi­dad y un en­ten­di­mien­to más ca­bal de la si­tua­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca por par­te del ins­ti­tu­to emi­sor.

Si el shock es por fuen­tes au­tó­no­mas, idio­sin­crá­ti­cas o lo­ca­les, con ma­yor ra­zón ca­bía im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ac­ti­va. Eso ya es his­to­ria, y los erro­res (¿for­za­dos o no for­za­dos?) de po­lí­ti­ca siem­pre se pue­den en­men­dar en es­ta di­men­sión. Fui­mos en­fá­ti­cos ha­ce más de un año res­pec­to a que el re­ti­ro de es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio que se reali­zó ten­dría que ser re­ver­ti­do (ya se hi­zo), y más es­tí­mu­lo se­rá ne­ce­sa­rio ad­mi­nis­trar. Bien­ve­ni­do im­pul­so mo­ne­ta­rio que se­rá uno de los pro­ta­go­nis­tas de es­ta re­cu­pe­ra­ción y es par­te de nues­tra vi­sión de re­cu­pe­ra­ción sua­ve pe­ro sos­te­ni­da.

TE­NE­MOS UN ajus­te pen­dien­te en el ti­po de cam­bio, que en gran me­di­da de­pen­de­rá del dó­lar a ni­vel in­ter­na­cio­nal pe­ro que tam­bién ne­ce­si­ta co­la­bo­ra­ción de las au­to­ri­da­des, to­da vez que se re­quie­re una de­pre­cia­ción mul­ti­la­te­ral, no só­lo res­pec­to del dó­lar ame­ri­cano. En esa di­men­sión, el ajus­te fis­cal en cur­so, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más es­ti­mu­la­ti­va y ci­fras eco­nó­mi­cas po­bres en el cor­to pla­zo de­be­rían apo­yar es­ta pér­di­da de va­lor más ge­ne­ra­li­za­da del pe­so. Tam­bién el pre­cio del co­bre pa­re­ce­ría ha­ber lle­ga­do a su te­cho, al me­nos du­ran­te es­te pri­mer se­mes­tre, es­ta­cio­nán­do­se en ni­ve­les que en­tre­gan ren­ta­bi­li­dad ra­zo­na­ble y es­ti­mu­lan cier­ta re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión en el sec­tor mi­ne­ro.

Aun cuan­do los efec­tos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria sean de cor­ta du­ra­ción so­bre la mo­ne­da, son bien­ve­ni­dos pues per­mi­ten que el trán­si­to ha­cia ni­ve­les de ti­po de cam­bio real más de­pre­cia­do se ace­le­re. En con­se­cuen­cia, no de­be­ría­mos que­dar­nos con afir­ma­cio­nes ochen­te­ras de que el ti­po de cam­bio real só­lo es afec­ta­do por va­ria­bles reales. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tie­ne un rol fa­ci­li­tan­do la di­ná­mi­ca ha­cia equi­li­brios es­ta­bles.

El cam­bio de Go­bierno ha­rá bien, no ne­ce­sa­ria­men­te pen­san­do en que ven­drá un bo­rrón y cuen­ta nue­va co­mo mu­chos pien­san, sino por­que se re­no­va­rá una ad­mi­nis­tra­ción con muy ba­ja ad­he­sión po­lí­ti­ca y ciu­da­da­na.

Sim­ple­men­te el pró­xi­mo Go­bierno par­ti­rá con el pie de­re­cho en tér­mi­nos de po­pu­la­ri­dad (ha­bría ga­na­do las elec­cio­nes, ob­via­men­te), pe­ro tam­bién por ci­fras de ac­ti­vi­dad que se­rán ex­tra­or­di­na­rias al mi­rar la his­to­ria re­cien­te al ini­ciar­se el año 2018. ℗

El au­tor es eco­no­mis­ta je­fe BBVA (@jse­lai­ve).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.