EDITORIAL: Un de­ba­te pre­vi­sio­nal de fon­do y no de for­ma

La­men­ta­ble­men­te, que­dan du­das ra­zo­na­bles res­pec­to de si la de­ci­sión de que las gestoras no ma­ne­jen los 5 pun­tos adi­cio­na­les de co­ti­za­ción fue adop­ta­da de ma­ne­ra ideo­ló­gi­ca y no téc­ni­ca.

Pulso - - PORTADA -

HAS­TA EL jue­ves 23, el plan del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, es­ta­ba avan­zan­do se­gún lo pla­ni­fi­ca­do. La idea de cerrar te­mas que ge­ne­ran in­quie­tud o in­cer­ti­dum­bre en el sec­tor pri­va­do -jus­ta­men­te uno de los ele­men­tos que fre­na­ría la in­ver­sión- se es­ta­ba cum­plien­do: in­di­ca­cio­nes al pro­yec­to que for­ta­le­ce al Ser­nac, para ate­nuar las crí­ti­cas; de­re­chos de agua y la re­gu­la­ción de las sa­ni­ta­rias iban en la mis­ma sen­da.

Ese día en la ma­ña­na, el mi­nis­tro asis­tió a un se­mi­na­rio de Ica­re en el cual de­di­có par­te no me­nor de su dis­cur­so a ex­pli­car en qué iba la dis­cu­sión en el Go­bierno res­pec­to de có­mo me­jo­rar las pen­sio­nes y, en par­ti­cu­lar, res­pec­to de qué ha­cer con los cin­co pun­tos por­cen­tua­les adi­cio­na­les de co­ti­za­ción que se­rán de car­go del em­plea­dor. Mien­tras in­for­ma­ba que no ha­bía na­da ce­rra­do aún, la mi­nis­tra del Tra­ba­jo, Ale­jan­dra Krauss, re­ve­la­ba que la ad­mi­nis­tra­ción ya te­nía una pos­tu­ra de­fi­ni­da. Ese mon­to adi­cio­nal no va a las AFP. Una par­te se­rá para las cuen­tas in­di­vi­dua­les, pe­ro “ni un pe­so a las AFP”. Que la se­cre­ta­ria de Es­ta­do no res­pe­ta­ra el con­duc­to re­gu­lar des­per­tó la mo­les­tia de Ha­cien­da que, en un he­cho iné­di­to, ca­li­fi­có sus di­chos de “im­pru­den­tes”, por­que ade­lan­tó la de­ci­sión que el Eje­cu­ti­vo ya ha­bía adop­ta­do pri­va­da­men­te, por­que afec­ta las confianzas y, ade­más, por la for­ma en que se ex­pre­só.

Lo lla­ma­ti­vo de es­te en­fren­ta­mien­to pue­de lle­var a que la dis­cu­sión se que­de en lo su­per­fi­cial, en las for­mas. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te pa­sar ese pri­mer ni­vel e ir más allá: al fon­do. Lo re­le­van­te es que nue­va­men­te se in­ter­po­ne una ra­zón ideo­ló­gi­ca so­bre una téc­ni­ca, lo que que­da de­mos­tra­do en la fra­se “ni un pe­so más a las AFP”. ¿Qué ha­rá en­ton­ces el Go­bierno?, ¿una li­ci­ta­ción?, ¿obli­gar al Ban­coEs­ta­do a ad­mi­nis­trar o a la fu­tu­ra AFP es­ta­tal? Cual­quie­ra de es­tas al­ter­na­ti­vas im­pli­ca­rá un cos­to de ad­mi­nis­tra­ción que al­guien de­be asu­mir.

Qué de­ci­sión téc­ni­ca pue­de con­cluir que es me­jor pa­gar por un ser­vi­cio que las AFP ten­drían que ha­cer gra­tis, e in­clu­so a cos­to de des­ti­nar unos US$36 mi­llo­nes de su pa­tri­mo­nio a en­ca­je -es de­cir, más que cum­plien­do la pre­mi­sa de “ni un pe­so más”-.

De he­cho, con una mi­ra­da de lar­go pla­zo, la co­mi­sión co­mo por­cen­ta­je de los ac­ti­vos ad­mi­nis­tra­dos (co­mo mi­den el cos­to los otros ad­mi­nis­tra­do­res de ac­ti­vos) ba­ja­ría con­si­de­ra­ble­men­te da­do que au­men­tan los flu­jos a ma­ne­jar, pe­ro no los sa­la­rios im­po­ni­bles. Se­rá in­tere­san­te es­cu­char el ar­gu­men­to. Es­tá cla­ro que por cos­to no fue. ¿Por ren­ta­bi­li­dad? Cues­ta en­con­trar al­gún ac­tor más ren­ta­ble con un ries­go si­mi­lar. ¿Se­gu­ri­dad? A na­die se le ha per­di­do un pe­so. ¿Le­gi­ti­mi­dad? Po­dría ser. La pre­gun­ta es si la ba­ja po­pu­la­ri­dad de las AFP se de­be a las pen­sio­nes y, de ser así, a qué se de­ben en­ton­ces las ba­jas pen­sio­nes. La res­pues­ta, co­mo es sa­bi­do, se en­cuen­tra en otras par­tes. En el mer­ca­do la­bo­ral, bá­si­ca­men­te, pe­ro no en la ad­mi­nis­tra­ción de ac­ti­vos. Es­to no ha­ce más que le­van­tar una du­da ra­zo­na­ble res­pec­to de otras ini­cia­ti­vas le­ga­les o nor­ma­ti­vas lle­va­das a ca­bo por la ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let. ℗

Se­rá in­tere­san­te es­cu­char el ar­gu­men­to del Go­bierno para jus­ti­fi­car que las AFP no ma­ne­jen los 5 pp de ma­yor co­ti­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.