La ciu­dad y el cam­bio cli­má­ti­co

Pulso - - OPINION - RA­FAEL BURMESTER El au­tor es ge­ren­te ge­ne­ral In­mo­bi­lia­ria In­de­sa.

LOS IN­CEN­DIOS ocu­rri­dos a prin­ci­pio de es­te año, co­mo mu­chas otras ca­tás­tro­fes, aca­pa­ra­ron la agen­da me­diá­ti­ca. Más allá de cual­quier aná­li­sis, es­tá cla­ro que nos afe­rra­mos a la idea de que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a la des­gra­cia. To­do bien con eso, pe­ro de­jan­do de la­do la re­si­lien­cia, es tiem­po de dar­nos cuen­ta de que no to­do lo que nos aque­ja tie­ne re­la­ción con la ma­la for­tu­na. Es mo­men­to de re­co­no­cer que el nom­bre de mu­chos in­cen­dios, alu­vio­nes, des­bor­des, ma­re­ja­das y se­quías, es cam­bio cli­má­ti­co. La vul­ne­ra­bi­li­dad de las ciu­da­des y asen­ta­mien­tos en mu­chos ca­sos se de­be a la re­la­ción que la in­ter­ac­ción de la so­cie­dad tie­ne con los eco­sis­te­mas. La ecua­ción es com­pli­ca­da, pe­ro se ha­ce más cues­ta arri­ba si le su­ma­mos el des­co­no­ci­mien­to de las con­se­cuen­cias que la ac­ción hu­ma­na tie­ne en el me­dioam­bien­te, y su re­per­cu­sión en la evo­lu­ción y bie­nes­tar de los se­res vi­vos. Co­mo si fue­ra po­co, la iner­cia pro­pia de los paí­ses -por­que po­cos se sal­van- en re­la­ción con la pla­ni­fi­ca­ción a cor­to pla­zo, in­flui­da por la tem­po­ra­li­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes po­lí­ti­cas, es un obs­tácu­lo. De­be­mos sa­ber po­ner a la ciu­dad al cen­tro de la dis­cu­sión del cam­bio cli­má­ti­co. Pla­ni­fi­car en fun­ción de la adap­ta­ción ur­ba­na nos per­mi­ti­rá en­fren­tar los im­pac­tos de la na­tu­ra­le­za. Pla­ni­fi­car de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca y sus­ten­ta­ble, di­se­ñan­do es­que­mas de par­ti­ci­pa­ción en­tre dis­tin­tos sec­to­res, pro­pi­cian­do la vo­lun­tad po­lí­ti­ca, ca­pa­ci­tan­do a quie­nes es­tán a car­go de la ges­tión, dan­do lu­gar al diá­lo­go, a la con­ti­nui­dad de lo pro­pues­to y a la ca­li­dad en la in­for­ma­ción, pa­re­cen ser nues­tras pró­xi­mas ta­reas; de no to­mar con­cien­cia, nos ten­dre­mos que acos­tum­brar a más inun­da­cio­nes, me­nos agua, más con­ta­mi­na­ción, me­nos ener­gía y cuan­tio­sas pér­di­das. Te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de dar­nos cuen­ta de que no es el des­tino el que nos eli­gió para aguan­tar desas­tres de la na­tu­ra­le­za, sino que fui­mos no­so­tros quie­nes no su­pi­mos pre­ve­nir, adap­tar­nos y con­vi­vir con ella y sus cam­bios. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.