Em­pre­sas Po­lar: la lí­der ve­ne­zo­la­na sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia con­tra el go­bierno

Pulso - - ESPECIAL - CA­TA­LI­NA GÖPEL

Pe­se a la es­ca­sez que ase­dia a Ve­ne­zue­la pro­duc­to de las cri­sis en ma­te­ria po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca más im­por­tan­tes de su his­to­ria re­cien­te, la ma­yor em­pre­sa pri­va­da del país so­bre­vi­ve a los ata­ques del Eje­cu­ti­vo y go­za de ad­mi­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

—En una Ve­ne­zue­la que el vier­nes pe­día ayu­da a las Na­cio­nes Uni­das para ob­te­ner me­di­ci­na y su­ple­men­tos, pro­duc­to de la es­ca­sez que ha ge­ne­ra­do una de las peo­res cri­sis en ma­te­ria po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca de su his­to­ria re­cien­te, la his­to­ria de Em­pre­sas Po­lar sur­ge co­mo una de re­si­lien­cia in­ce­san­te an­te la in­cer­ti­dum­bre y los em­ba­tes del go­bierno so­cia­lis­ta.

Fun­da­da en 1941 por Lo­ren­zo Ale­jan­dro Men­do­za Fleury, la ma­yor pri­va­da del país y lí­der en la in­dus­tria de ali­men­tos y be­bi­das, ac­tual­men­te se en­cuen­tra en ma­nos de su nie­to Lo­ren­zo Men­do­za, el tercer hom­bre más rico del país, se­gún For­bes, con un pa­tri­mo­nio de US$1.500 mi­llo­nes. La fir­ma es hoy sím­bo­lo de es­fuer­zo fren­te a las cons­tan­tes pre­sio­nes del Eje­cu­ti­vo que la han lle­va­do re­ci­bir ame­na­zas a tra­vés de ins­pec­cio­nes, in­ter­ven­cio­nes e in­cau­ta­cio­nes. Se­gún da­tos de Eu­rono

mo­ni­tor In­ter­na­tio­nal, en­tre enero y agos­to de 2015 la fir­ma vio un to­tal de 293 vi­si­tas de ins­pec­to­res gu­ber­na­men­ta­les.

“En Ve­ne­zue­la ha si­do un mo­de­lo su­ma­men­te exi­to­so, que a pe­sar de to­dos los ata­ques e in­ten­cio­nes del go­bier- de apo­de­rar­se de su es­truc­tu­ra no ha po­di­do”, co­men­tó Die­go Moya-Ocam­pos de IHS Mar­kit, y agre­gó que la ra­zón se­ría la in­ca­pa­ci­dad del Eje­cu­ti­vo de ma­ne­jar­la, por­que tam­bién po­dría ge­ne­rar una si­tua­ción de es­ca­sez mu­cho más in­ten­sa que la ac­tual.

LA IN­DUS­TRIA. Ac­tual­men­te, el con­glo­me­ra­do que no se en­cuen­tra abier­to a bol­sa, man­tie­ne ba­jo se­cre­to sus nú­me­ros en re­la­ción a sus fi­lia­les Pep­si-Co­la Ve­ne­zue­la, Cer­ve­ce­ría Po­lar y Ali­men­tos Po­lar. Gracias a su tra­ba­jo, vi­sión a lar­go pla­zo y es­fuer­zo pro­duc­to de la in­no­va­ción en un am­bien­te de ries­go e in­cer­ti­dum­bre, ha­ce unos días re­ci­bió el pre­mio a la Au­da­cia Em­pre­sa­rial, en­tre­ga­do por el Fi­nan­cial Ti­mes y Ar­ce­lo­rMit­tal, con­vir­tién­do­se así en la pri­me­ra com­pa­ñía ve­ne­zo­la­na en re­ci­bir el nom­bra­mien­to y la se­gun­da La­ti­noa­me­ri­ca­na en la ca­te­go­ría de Mer­ca­dos en Desa­rro­llo.

Se­gún me­dios in­ter­na­cio­na­les el éxi­to de la mar­ca en la in­dus­tria ha si­do gracias al nom­bre, don­de des­ta­can pro­duc­tos que van des­de pas­tas, acei­tes mer­me­la­das, cer­ve­za (ice, ze­ro, light, ne­gra), agua mi­ne­ral, ju­gos y mu­chos otros. Así, la im­por­tan­cia de la com­pa­ñía en la in­dus­tria es tal que ni el mis­mo Hu­go Chá­vez ni el ac­tual Pre­si­den­te han con­se­gui­do ex­pro­piar­la.

Po­lar, que tam­bién co­mer­cia­li­za mar­cas re­co­no­ci­das co­mo Pep­si, Qua­ke y Ga­to­ra­de, tie­ne co­mo una de sus gran­des in­sig­nias la “Ha­ri­na Pan” (o de maíz), cla­ve en la pre­pa­ra­ción de las tra­di­cio­na­les are­pas, clá­si­co pla­to en la vi­da de los ve­ne­zo­la­nos (con un 49% de la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción del país).

Ni­co­lás Ma­du­ro, que ha acu­sa­do un sin­nú­me­ro de ve­ces a Men­do­za de ma­ni­pu­la­dor y gol­pis­ta, cul­pán­do­lo de li­de­rar una gue­rra eco­nó­mi­ca en su con­tra, lo ha so­me­ti­do a fuer­tes pér­di­das pro­duc­to del con­trol de di­vi­sas, im­po­si­bi­li­tán­do­lo de rea­li­zar im­por­ta­cio­nes de in­su­mos.

En no­viem­bre de 2016, Po­lar se vio obli­ga­da a re­du­cir su pro­duc­ción en Ve­ne­zue­la con la de­ten­ción de dos de sus cua­tro plan­tas de cer­ve­zas y el cie­rre de tres cen­tros pro­ce­sa­do­res de ha­ri­na.

El éxi­to de Po­lar no es ce­le­bra­do por Ma­du­ro. Se­gún Fi­nan­cial Ti­mes, la com­pa­ñía go­za de 90% de apro­ba­ción en­tre los ve­ne­zo­la­nos, mien­tras que el go­bierno al­can­za so­lo 12%. De acuer­do a The Wall Street Jour­nal, usan­do ci­fras re­co­gi­das des­de la mis­ma fir­ma en 2015, la ve­ne­zo­la­na pro­du­ce 80% de la cer­ve­za del país, 18% de los bie­nes bá­si­cos y 14% de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos.

“El go­bierno siem­pre ha per­ci­bi­do a Men­do­za co­mo un ac­tor que fi­nan­cia a gru­pos de opo­si­ción y han ha­bi­do siem­pre rumores de po­si­bles in­ten­cio­nes pre­si­den­cia­les de Men­do­za, pe­ro pú­bli­ca­men­te él ha di­cho que su rol es em­pre­sa­rial y no po­lí­ti­co, así que más allá de los rumores es im­po­si­ble de con­fir­mar”, di­jo Moya-Ocam­pos

El eco­no­mis­ta Or­lan­do Ochoa, quien en al­gu­na opor­tu­ni­dad pres­tó ser­vi­cios co­mo con­sul­tor a la com­pa­ñía, des­ta­có que pa­ra­dó­ji­ca­men­te la es­tra­te­gia de dis­cur­so so­cia­lis­ta an­ti­ca­pi­ta­lis­ta de Ma­du­ro “ha con­ver­ti­do a Lo­ren­zo Men­do­za en un icono de res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial y de gran res­pe­to a ni­vel del país”, aco­tan­do que si bien no se co­no­cen ci­fras, “es­tán co­lo­can­do sus pro­duc­tos en Co­lom­bia, en Cen­tro Amé­ri­ca y en EEUU con una es­tra­te­gia de di­ver­si­fi­ca­ción que me ima­gino los ha ayu­da­do a aguan­tar”. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.