Los di­le­mas que en­fren­ta Gui­llier para lan­zar su co­man­do y equi­po de tra­ba­jo

Coor­di­na­do­res que no pue­den ha­blar con los me­dios, equi­pos en re­des y un co­man­do po­lí­ti­co que po­dría es­pe­rar has­ta des­pués de las pri­ma­rias son par­te de la her­mé­ti­ca cam­pa­ña.

Pulso - - ACTUALIDAD&POLITICA - JAI­ME SÁN­CHEZ

—La se­ma­na pa­sa­da en el en­torno del pre­can­di­da­to pre­si­den­cial Ale­jan­dro Gui­llier, de­ci­die­ron irrum­pir en la es­ce­na pú­bli­ca dan­do a co­no­cer par­te del equi­po eco­nó­mi­co que es­ta­rá de­trás de las propuestas que ha­rá el se­na­dor en su pro­gra­ma.

La idea era cal­mar las crí­ti­cas res­pec­to a la fal­ta de pro­gra­ma y li­nea­mien­tos de sus propuestas, ade­más de con­te­ner la irrup­ción del ex Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra y de la can­di­da­ta de la DC, Ca­ro­li­na Goic.

Y es que al in­te­rior del “gui­lle­ris­mo” no ha si­do fá­cil mos­trar pú­bli­ca­men­te el tra­ba­jo y avan­ces del pre­can­di­da­to, de­bi­do al es­ti­lo her­mé­ti­co que se ha ins­ta­la­do en torno a su fi­gu­ra. In­clu­so, al­gu­nos ya lo com­pa­ran con el de la can­di­da­tu­ra de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. De he­cho, el equi­po que coor­di­na Fa­bián Duar­te y que fue da­do a con­cer por El Mer­cu­rio el miér­co­les pa­sa­do, es par­te de una es­truc­tu­ra más com­ple­ja que com­po­nen otros equi­pos di­vi­di­dos en Mi­ne­ría, Ener­gía, Py­mes y te­mas tri­bu­ta­rios. Ca­da uno de es­tos equi­pos cons­ta de un coor­di­na­dor, a los que se les ha pe­di­do ex­plí­ci­ta­men­te no ha­blar con los me­dios. Uno de es­tos coor­di­na­do­res, es por ejem­plo el in­ge­nie­ro y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez, Gus­ta­vo Cá­ce­res.

Las ra­zo­nes para man­te­ner en el ano­ni­ma­to la ma­yo­ría de es­tos equi­pos y nom­bres, ex­pli­can en el en­torno de Gui­llier, son dos: la pre­sen­cia de mi­li­tan­tes del PS, la DC y el PPD, que no quie­ren ten­sio­nar la re­la­ción con los par­ti­dos, así co­mo la par­ti­ci­pa­ción de pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en car­gos ge­ren­cia­les y que no quie­ren apa­re­cer aún apo­yan­do di­rec­ta­men­te una can­di­da­tu­ra. Asi­mis­mo, los nom­bres

Pro­gra­ma. El se­na­dor apro­ve­cha­rá la se­ma­na dis­tri­tal para se­llar la pri­me­ra par­te del tra­ba­jo pro­gra­má­ti­co que pre­sen­ta­rá.

que se han da­do a co­no­cer, fue­ron es­tu­dia­dos cui­da­do­sa­men­te para no com­pro­me­ter a na­die.

A es­tos equi­pos se su­man ade­más, el tra­ba­jo que es­tán rea­li­zan­do gru­pos re­gio­na­les, que en las úl­ti­mas se­ma­nas han es­ta­do en­vian­do sus propuestas, cu­ya re­vi­sión de do­cu­men­tos re­tra­sa­ron la en­tre­ga de la pri­me­ra par­te del pro­gra­ma.

El otro di­le­ma que en­fren­ta el se­na­dor in­de­pen­dien­te en la ca­rre­ra pre­si­den­cial es la con­for­ma­ción del co­man­do po­lí­ti­co que lo acom­pa­ña­rá.

Se­gún co­men­tan sus cer­ca­nos, el pre­can­di­da­to se en­cuen­tra en la dis­yun­ti­va de si de­fi­nir el co­man­do po­lí­ti­co aho­ra o es­pe­rar el re­sul­ta­do de las pri­ma­rias. La idea de ha­cer­lo des­pués del pro­ce­so elec­cio­na­rio se­ría, en el ca­so de ga­nar, dar un gol­pe me­diá­ti­co e in­cluir en pues­tos cla­ve de su cam­pa­ña a sus con­ten­do­res de la NM. Es­to creen en su equi­po se­ría más di­fí­cil si el co­man­do ya es­tá de­fi­ni­do, ade­más de ha­cer pa­re­cer la ju­ga­da co­mo al­go más sim­bó­li­co que real.

En el equi­po del par­la­men­ta­rio, de he­cho, han se­gui­do de cer­ca la cam­pa­ña de Goic, fi­gu­ra que creen, si lo­gran de­rro­tar, de­ben in­cluir de in­me­dia­to a la cam­pa­ña, si se quie­re ven­cer a Pi­ñe­ra.

En es­ta lí­nea y en la es­tra­te­gia de cal­mar las crí­ti­cas y ex­pec­ta­ción que ge­ne­ra su tra­ba­jo de cam­pa­ña, el par­la­men­ta­rio apues­ta por de­fi­nir un pre­co­man­do, del que ya se co­no­cen al­gu­nos nom­bres co­mo Pe­pe Auth, Ro­dri­go Gon­zá­lez (PPD), son al­gu­nos de ellos.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.