Pi­ñe­ra y sus con­flic­tos de in­te­rés,

Mien­tras más bie­nes y más po­der, más con­flic­tos y de ma­yor en­ver­ga­du­ra. Pe­ro, lo re­le­van­te es có­mo re­sol­ve­mos esos con­flic­tos, si pen­san­do en nues­tro bien per­so­nal o en el bien co­mún.

Pulso - - PORTADA - Por Ca­rol Bown

EN UNA se­ma­na en que fi­nal­men­te se ofi­cia­li­zó la can­di­da­tu­ra más com­pe­ti­ti­va de la cen­tro­de­re­cha, el ex Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra hi­zo ade­más los pri­me­ros anun­cios res­pec­to de có­mo pre­ten­de ma­ne­jar sus in­ver­sio­nes y ne­go­cios, sin de­jar de acla­rar que “en la vi­da, to­dos te­ne­mos con­flic­tos de in­te­rés”. Y es ver­dad. Aun­que al­gu­nos más re­le­van­tes que otros.

Una ma­má, cuan­do de­ci­de el me­nú fa­mi­liar de la se­ma­na, se­gu­ra­men­te tien­de in­cons­cien­te­men­te a prio­ri­zar sus gus­tos por so­bre los de los de­más. Na­da gra­ve, irre­le­van­te. Pe­ro siem­pre y cuan­do no lle­gue al ex­tre­mo de ali­men­tar a los ni­ños de acuer­do con su die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca, prio­ri­zan­do su apa­rien­cia fí­si­ca, por so­bre la nu­tri­ción de sus hi­jos en cre­ci­mien­to.

Es más. To­da per­so­na que ad­mi­nis­tra un pre­su­pues­to li­mi­ta­do de­be, inexo­ra­ble­men­te, ma­ne­jar y re­sol­ver pe­que­ños (y no tan­to) con­flic­tos de in­te­rés. ¿Voy al es­ta­dio a ver fút­bol o le com­pro un ves­ti­do a mi se­ño­ra? ¿Me com­pro un buen au­to en cuo­tas o pa­go un me­jor co­le­gio pa­ra mi hi­jo? Si­tua­cio­nes que es­tán en­tre con­flic­tos de in­te­rés y me­ra de­fi­ni­ción de prio­ri­da­des.

Tam­bién en el ám­bi­to pú­bli­co. Des­de al­cal­des que se pue­den ver be­ne­fi­cia­dos di­rec­ta­men­te con una u otra de­ci­sión en su co­mu­na, has­ta ca­da uno de no­so­tros, cuan­do de­ci­de si pa­ga o no el Tran­san­tia­go, ha­cien­do pri­mar el in­te­rés per­so­nal so­bre el in­te­rés del res­to.

Tam­bién el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til, que pi­de gra­tui­dad uni­ver­sal cuan­do hay mi­les de otras ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas. Tie­ne un con­flic­to de in­te­rés cuan­do exi­ge que los re­cur­sos del Es­ta­do lo be­ne­fi­cien di­rec­ta­men­te, aun a cos­ta de de­jar sin fi­nan­cia­mien­to otras ne­ce­si­da­des so­cia­les.

Es tan así que has­ta el Pa­pa Fran­cis­co po­dría te­ner con­flic­to de in­te­rés. Es ar­gen­tino y es je­sui­ta. Po­dría de­ci­dir un via­je a Ar­gen­ti­na y apro­ve­char de ver a su fa­mi­lia. Po­dría de­ci­dir be­ne­fi­ciar a su or­den por so­bre otra. Pe­ro con­fia­mos en que to­ma sus de­ci­sio­nes pen­san­do en las ne­ce­si­da­des de la Igle­sia, no en sus in­tere­ses per­so­na­les.

Co­mo se di­ce co­lo­quial­men­te: to­dos te­ne­mos nues­tro co­ra­zon­ci­to. El pre­si­den­te de la ANFP tie­ne su equi­po de fút­bol; el ju­ra­do de Miss Uni­ver­so, su na­cio­na­li­dad; los pe­rio­dis­tas, sus creen­cias, opi­nio­nes e ideo­lo­gías. ¿Hay o no un con­flic­to de in­te- rés en la for­ma, tono y mo­men­to en que un pe­rio­dis­ta in­for­ma al­go? ¿Po­de­mos des­car­tar el uso de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra de­fen­der tal o cual creen­cia de sus due­ños y/o edi­to­res?

En la vi­da to­dos te­ne­mos con­flic­tos de in­te­rés. Y to­dos te­ne­mos pa­sa­do.

Eso de­be­mos asu­mir­lo, por­que he­mos lle­ga­do a un ex­tre­mo en que pa­ra ga­ran­ti­zar pro­bi­dad no se pue­de te­ner na­da, ser pa­rien­te de na­die, ni ha­ber tra­ba­ja­do en nin­gu­na par­te. Ga­ne quien ga­ne, preo­cu­pa la de­sig­na­ción del pró­xi­mo ga­bi­ne­te. Co­mo es­tán las co­sas, los fu­tu­ros mi­nis­tros só­lo po­drán ve­nir de la uni­ver­si­dad (co­mo pro­fe­so­res o co­mo re­cién egre­sa­dos) o ser mon­jes de claus­tro, re­cién ba­ja­dos de la mon­ta­ña. Evi­den­te­men­te, mien­tras más bie­nes y más po­der, más con­flic­tos y ma­yor en­ver­ga­du­ra. Sin em­bar­go, lo re­le­van­te es có­mo re­sol­ve­mos esos con­flic­tos. Pen­san­do en nues­tro bien per­so­nal, o pen­san­do en el bien co­mún. Pen­san­do en los de­más o pen­san­do en no­so­tros mis­mos.

En los pró­xi­mos días sa­bre­mos có­mo re­suel­ve, a prio­ri, el ex Pre­si­den­te y ac­tual can­di­da­to Se­bas­tián Pi­ñe­ra sus po­ten­cia­les con­flic­tos de in­te­rés. Por mi par­te, jun­to a su se­ño­ra Ce­ci­lia Morel, si­go cre­yen­do en ser­vi­do­res pú­bli­cos y en “un país que siem­pre po­ne por de­lan­te el bien co­mún por so­bre los in­tere­ses par­ti­cu­la­res”. ℗

La au­to­ra es abo­ga­do, LL.M, mas­ter en po­lí­ti­cas pú­bli­cas y ex sub­se­cre­ta­ria de Ca­ra­bi­ne­ros (@Ca­ro­lCBown).

CA­ROL BOWN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.