OPI­NIÓN: Po­lé­mi­ca por es­ta­cio­na­mien­tos,

Hu­bo apro­ve­cha­mien­to de al­gu­nos em­pre­sa­rios del des­cré­di­to del Con­gre­so pa­ra en­do­sar­le res­pon­sa­bi­li­dad por al­zas de pre­cios.

Pulso - - PORTADA - por Die­go Vi­cu­ña

LA LEY 20.967, que ha re­gu­la­do el co­bro del ser­vi­cio de es­ta­cio­na­mien­tos, ge­ne­ró una se­rie de con­tro­ver­sias una vez im­ple­men­ta­da, a tal pun­to que ya se han pre­sen­ta­do cin­co mo­cio­nes en el Con­gre­so que bus­can mo­di­fi­car­la, a pe­sar de lle­var só­lo po­co más de un mes de vi­gen­cia.

La evi­den­te al­za en el pre­cio de es­te ser­vi­cio por par­te de los pro­vee­do­res, ha ge­ne­ra­do la sen­sa­ción de que los par­la­men­ta­rios -en es­pe­cial los se­na­do­res- ha­brían ac­tua­do mo­ti­va­dos por in­tere­ses dis­tin­tos a los de los con­su­mi­do­res. En es­te es­ce­na­rio, es ne­ce­sa­rio cla­ri­fi­car cier­tas co­sas.

En pri­mer lu­gar, el pro­yec­to ori­gi­nal, pre­sen­ta­do por dipu­tados DC -y que quie­ren re­po­ner-, que pre­ten­día dar gra­tui­dad a to­do even­to por 30 mi­nu­tos y con bo­le­ta de con­su­mo has­ta por 120 mi­nu­tos más, fue des­es­ti­ma­do por to­dos los ex­per­tos que fue­ron a ex­po­ner du­ran­te su tra­mi­ta­ción.

A la evi­den­te in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la pro­pues­ta -al im­po­ner la gra­tui­dad en un bien pri­va­do-, se su­mó que la ini­cia­ti­va co­li­sio­na­ba gra­ve­men­te con los ob­je­ti­vos de re­du­cir la con­ges­tión vehi­cu­lar y la con­ta­mi­na­ción en las ciu­da­des, ade­más de im­po­ner una car­ga al con­su­mi­dor que no ha­ce uso del au­to­mó­vil, quien de­bía sub­si­diar el cos­to de la gra­tui­dad a quien sí lo uti­li­za.

La nu­tri­da evi­den­cia in­ter­na­cio­nal se­ña­la que mien­tras más en el cen­tro de la ciu­dad se en­cuen­tre el es­ta­cio­na­mien­to, más se de­be co­brar por su uso, ya que las ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas son ma­yo­res. El es­ta­cio­na­mien­to no es un “de­re­cho so­cial”, y la pro­pues­ta ori­gi­nal hu­bie­se ge­ne­ra­do efectos ne­ga­ti­vos pa­ra los pro­pios con­su­mi­do­res.

El Se­na­do, de for­ma res­pon­sa­ble y a pe­sar de lo im­po­pu­lar de la me­di­da, mo­di­fi­có la ini­cia­ti­va sur­gi­da en la Cá­ma­ra, en vis­ta de los bue­nos ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos en la tra­mi­ta­ción. Así, el pa­go se efec­tua­rá por ser­vi­cios efec­ti­va­men­te pres­ta­dos, y no po­drá re­don­dear­se al al­za la ta­ri­fa; no po­drá co­brar­se ta­ri­fa dia­ria en ca­so de pér­di­da del tic­ket; y la res­pon­sa­bi­li­dad se­rá del pro­vee­dor en ca­so de ro­bo o hur­to del vehícu­lo. Es­tos son be­ne­fi­cios cla­ros, más con­si­de­ran­do que en es­te mer­ca­do -aun cuan­do exis­ten va­rias em­pre­sas ope­ra­do­ras del ser­vi­cio- la de­man­da es bas­tan­te inelás­ti­ca, y los bie­nes sus­ti­tu­tos (mi­cro, ta­xi, me­tro) no pres­tan un buen ser­vi­cio.

Sin em­bar­go, una vez im­ple­men­ta­da la ley, se han evi­den­cia­do al­zas im­por­tan­tes en los pre­cios del ser­vi­cio. Se es­pe­ra­ban al­gu­nas al­zas en los tra­mos de tiem­po com­ple­tos, pa­ra com­pen­sar los sub­si­dios cru­za­dos que se pro­du­cían con la mo­da­li­dad an­te­rior de co­bro, pe­ro un es­tu­dio del Sernac evi­den­ció al­zas de has­ta un 88,7%, ana­li­zan­do las ta­ri­fas pro­me­dio de los es­ta­ble­ci­mien­tos. ¿Cons­ti­tu­ye eso una fal­ta? Por su­pues­to que no. En una economía de mer­ca­do de­be exis­tir li­ber­tad pa­ra fi­jar los pre­cios. Sin em­bar­go, ha ha­bi­do ac­cio­nes des­ho­nes­tas por par­te de al­gu­nos ope­ra­do­res del ser­vi­cio, con el ob­je­to de des­in­for­mar do­lo­sa­men­te a los con­su­mi­do­res res­pec­to de los al­can­ces de la ley.

HU­BO UN apro­ve­cha­mien­to gro­se­ro de al­gu­nos em­pre­sa­rios del des­cré­di­to que hoy tie­ne el Con­gre­so, pa­ra car­gar en él la res­pon­sa­bi­li­dad de las al­zas de pre­cios. Mues­tra de ello es que los ope­ra­do­res de es­ta­cio­na­mien­tos con­ce­sio­na­dos, pa­ra quie­nes la ley co­mien­za a re­gir una vez con­clui­do el pla­zo de con­ce­sión, subie­ron los pre­cios adu­cien­do que la ley los obli­gó a ha­cer­lo. Que que­de cla­ro: el al­za de pre­cios no res­pon­de a la nue­va nor­ma­ti­va, sino que ex­clu­si­va­men­te a po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de las em­pre­sas. Por otra par­te, es sen­ci­lla­men­te im­pre­sen­ta­ble que una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas ope­ra­do­res del ser­vi­cio ha­ya in­ven­ta­do un nue­vo ar­tícu­lo a la ley pa­ra exi­mir­se de la obli­ga­ción de res­pon­der por ro­bo o hur­to del vehícu­lo.

Acla­ra­do que la ley apro­ba­da no per­ju­di­ca a los con­su­mi­do­res, es de­ber de las em­pre­sas ope­ra­do­ras del ser­vi­cio jus­ti­fi­car las al­zas de pre­cios en el ser­vi­cio de es­ta­cio­na­mien­tos. Fal­tó trans­pa­ren­cia, y acha­car al Con­gre­so la cul­pa por los nue­vos pre­cios cons­ti­tu­ye un ac­to de ma­la fe inex­cu­sa­ble.

Pa­ra quie­nes cree­mos que la economía de mer­ca­do, ba­sa­da en la li­ber­tad, es el mo­tor de la mo­vi­li­dad so­cial y el pro­gre­so, ac­ti­tu­des co­mo las evi­den­cia­das en las úl­ti­mas se­ma­nas por al­gu­nas em­pre­sas só­lo en­tor­pe­cen la pro­fun­di­za­ción de es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co, y dan pie a que pro­pues­tas po­pu­lis­tas y de cor­te es­ta­tis­ta vuel­van a te­ner tri­bu­na.

De apro­bar­se la gra­tui­dad en el ser­vi­cio de es­ta­cio­na­mien­tos se ge­ne­ra­ría un pé­si­mo pre­ce­den­te pa­ra fu­tu­ras re­gu­la­cio­nes, y los em­pre­sa­rios ten­drán res­pon­sa­bi­li­dad en aque­llo. ℗

El au­tor es abo­ga­do Pro­gra­ma Le­gis­la­ti­vo Fun­da­ción Jai­me Guz­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.