Bernardo La­rraín Mat­te: “El mun­do em­pre­sa­rial de­be par­tir por re­va­li­dar la esen­cia de la em­pre­sa (...) Por ejem­plo el lu­cro”

—El em­pre­sa­rio ade­lan­tó los li­nea­mien­tos de su par­ti­ci­pa­ción en el pró­xi­mo en­cuen­tro de MBA Chi­le. —Tam­bién dio su vi­sión res­pec­to de cuál de­be ser el rol de los em­pre­sa­rios en la sociedad ac­tual.

Pulso - - PORTADA - MA­RÍA JO­SÉ TA­PIA B./ PA­TRI­CIO POBLETE F.

El pró­xi­mo 7, 8 y 9 de abril, Bernardo La­rraín Mat­te de­ja­rá sus la­bo­res ha­bi­tua­les a car­go de la pre­si­den­cia de Colbún pa­ra di­ri­gir­se a jó­ve­nes es­tu­dian­tes. En esos días es­ta­rá en Du­ke –en la Fu­qua School of Ma­na­ge­ment, es­cue­la de ne­go­cios de la Du­ke Uni­ver­sity-, par­ti­ci­pan­do de una nue­va con­fe­ren­cia de MBA Chi­le, ins­tan­cia don­de le ha­bla­rá a chi­le­nos que es­tán cur­san­do un ma­gis­ter en EEUU. Es que pa­ra el em­pre­sa­rio, la sa­via jo­ven es vi­tal en la em­pre­sa. Más aún, cap­tar a esos nue­vos ta­len­tos y sen­si­bi­li­da­des es ca­si un asun­to de so­bre­vi­ven­cia. En es­ta en­tre­vis­ta –rea­li­za­da el lu­ne­sLa­rraín Mat­te pro­fun­di­za en el rol del em­pre­sa­ria­do y en los cam­bios que han de­bi­do en­fren­tar las gran­des com­pa­ñías en un en­torno con­vul­sio­na­do y de des­con­fian­za. Po­ne, sin em­bar­go, un lí­mi­te des­de el co­mien­zo: no ha­bla de So­fo­fa. Con­fie­sa que exis­te un acuer­do en­tre con­se­je­ros, que con­sis­te en que na­die di­rá na­da a la es­pe­ra del con­ce­jo que se rea­li­za­rá hoy, don­de se de­li­nea­rían, en par­te, los pa­sos a se­guir pa­ra la elec­ción del pró­xi­mo pre­si­den­te. La­rraín Mat­te sue­na fuer­te co­mo una de las car­tas al pues­to.

¿Por qué par­ti­ci­pa en MBA Chi­le?

—Es im­por­tan­te pa­ra la em­pre­sa co­nec­tar­se con las per­so­nas que se­rán pro­ta­go­nis­tas de las com­pa­ñías en los pró­xi­mos diez años. Mi ex­pe­rien­mo­ti­va­dos, cia en Colbún es que, ca­da vez más, en reunio­nes, co­mi­tés, los que la es­tán lle­van­do son eje­cu­ti­vos jó­ve­nes que es­tán par­ti­ci­pan­do de las de­ci­sio­nes, que es­tán sien­do pro­ta­go­nis­tas de las de­ci­sio­nes. Es im­por­tan­te que la gran em­pre­sa se co­nec­te con ese mun­do. Veo to­dos los días a per­so­nas jó­ve­nes que vie­nen lle­gan­do de EEUU, in­ter­ac­tuan­do en los di­rec­to­rios. Ir a MBA Chi­le va en ese sen­ti­do, co­nec­tar­se con ese mun­do.

¿Cuál se­rá su men­sa­je?

—Siem­pre me pa­ro des­de lo que soy. Lle­vo 12 años en Colbún, ven­go del mun­do de la gran em­pre­sa chi­le­na y per­te­nez­co a un gru­po em­pre­sa­rial. Si uno pien­sa en los jó­ve­nes que vuel­ven de es­tu­diar hay mu­chos que van a lle­gar y, pro­ba­ble­men­te, van a ser em­pren­de­do­res o van a in­te­grar­se a gran­des com­pa­ñías; tam­bién hay mu­cha mo­ti­va­ción por in­te­grar­se a otra ti­po­lo­gía de or­ga­ni­za­ción co­mo las em­pre­sas B. Y al fi­nal to­dos es­tos mun­dos, que son los des­ti­nos na­tu­ra­les de la gen­te jo­ven que vie­ne lle­gan­do, tie­nen mu­chas co­sas en co­mún. Cuan­do se di­ce que va­lo­ran el em­pren­di­mien­to, ten­go la con­vic­ción que tan em­pren­di­mien­to es un star­tup co­mo el em­pren­di­mien­to que pue­de ha­cer una gran em­pre­sa cuan­do in­cur­sio­na en otro país y par­te de ce­ro.

¿Qué tan a la van­guar­dia es­tá Chi­le pa­ra re­ci­bir a es­tos jó­ve­nes?

—Me da la im­pre­sión, en las em­pre­sas que me to­ca par­ti­ci­par y ob­ser­vo, que hay mu­cho eje­cu­ti­vo jo­ven que as­cien­de en las com­pa­ñías, y los veo em­po­de­ra­dos. Pue­de ser que no se es­té vi­si­bi­li­zan­do tan­to, pe­ro en la gran em­pre­sa uno ve eje­cu­ti­vos jó­ve­nes y con op­ción de ir as­cen­dien­do en la or­ga­ni­za­ción. Los jó­ve­nes es­tán mu­cho más dis­pues­tos a mo­ver­se, son bas­tan­te di­ná­mi­cos en apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. Al fi­nal es un te­ma de so­bre­vi­ven­cia, si no aco­ges a es­tos nue­vos ta­len­tos te que­das atrás. El sec­tor ener­gé­ti­co, es un sec­tor que es­tá cam­bian­do to­dos los días, con nue­vas tec­no­lo­gías, y la me­jor an­te­na que po­de­mos te­ner en ese mun­do de la innovación son eje­cu­ti­vos jó­ve­nes que es­tán mu­cho más sen­si­bles de es­tar pen­dien­tes de las in­no­va­cio­nes. Es fun­da­men­tal pa­ra las em­pre­sas te­ner eje­cu­ti­vos jó­ve­nes que es­tén más in­ser­tos en lo que es­tá pa­san­do en el mun­do.

Es­ta sa­via nue­va tam­bién re­ci­be a es­ta sociedad que cam­bia, ¿Cuál es el rol que de­be te­ner el em­pre­sa­ria­do?

—No hay du­da de que hay una nue­va sociedad y con­tex­to, el con­cep­to es que ca­da uno de los ac­to­res, ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes, tie­ne un desafío de adap­ta­ción y tie­ne que ha­cer­se car­go. Mu­chas ve­ces es­tos ci­clos de adap­ta­ción im­pli­can tro­pie­zos, di­fi­cul­ta­des pa­ra adap­tar­se y uno ob­ser­va que se apun­ta con el de­do, des­de la po­lí­ti­ca a la em­pre­sa, des­de la em­pre­sa a la po­lí­ti­ca, y lo más re­le­van­te es que ca­da uno se ha­ga car­go de su desafío de le­gi­ti­mi­za­ción fren­te a una nue­va sociedad, y eso des­de el mun­do em­pre­sa­rial tie­ne que par­tir por re­va­li­dar la esen­cia de la em­pre­sa y no pre­su­mir que la em­pre­sa es al­go que no es. Y cuan­do ha­blo de esen­cia, ha­blo, por ejem­plo, de su di­men­sión ca­pi­ta­lis­ta que di­ce re­la­ción con las uti­li­da­des, con el lu­cro que no es más que la le­gí­ti­ma re­tri­bu­ción al ca­pi­tal in­ver­ti­do y al ries­go asu­mi­do. Si par­tes sin­tién­do­te acom­ple­ja­do de esa na­tu­ra­le­za, de esa esen­cia de la em­pre­sa, apor­tas a la in­va­li­da­ción de la

EN­TRE­VIS­TA CON

ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. Nun­ca me ha gus­ta­do esa fra­se que di­cen al­gu­nos de que la em­pre­sa chi­le­na se ha con­cen­tra­do en ex­ce­so en la ge­ne­ra­ción de va­lor eco­nó­mi­co co­mo si es­to tu­vie­ra una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va. No veo nin­gu­na in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre su di­men­sión ca­pi­ta­lis­ta, y su di­men­sión so­cial y am­bien­tal que tam­bién es par­te de la esen­cia de la em­pre­sa. Hay que pa­rar­se des­de la esen­cia del ser em­pre­sa, y des­de ahí hay que em­pe­zar el pro­ce­so de va­li­da­ción. Si es­tá mal com­pren­di­do el con­cep­to, po­de­mos ha­blar mu­cho de lo que ha­ce­mos, pe­ro si es­tá in­va­li­da­da la esen­cia de lo que so­mos, no vas a avan­zar mu­cho con lo se­gun­do.

¿Có­mo se va­li­dan los con­cep­tos de esen­cia de la em­pre­sa si la ciu­da­da­nía los ha de­sa­cre­di­ta­do?

—Par­tien­do por no re­sig­nar­se a que es­tos con­cep­tos es­tán co­mo es­cri­tos en pie­dra. La me­jor ma­ne­ra es vi­si­bi­li­zan­do tes­ti­mo­nios em­pre­sa­ria­les, que las per­so­nas co­noz­can, por ejem­plo, lo que re­pre­sen­ta desa­rro­llar un pro­yec­to co­mo An­gos­tu­ra des­de ce­ro; si se co­no­cie­ra bien las dis­tin­tas eta­pas que to­ma, las com­ple­ji­da­des que se en­fren­tan se po­dría com­pren­der me­jor que la uti­li­dad que ge­ne­ra es le­gí­ti­ma y co­rres­pon­de a los ries­gos asu­mi­dos y a las ca­pa­ci­da­des pues­tas a dis­po­si­ción de un de­ter­mi­na­do pro­yec­to. Así, es muy re­le­van­te que los gre­mios, ade­más de ser un ac­tor ac­ti­vo en el de­ba­te de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, ac­túen co­mo una pla­ta­for­ma que en­fren­te es­te desafío de va­li­dar y le­gi­ti­mar la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. Y eso se en­fren­ta sien­do pla­ta­for­ma de vi­si­bi­li­za­ción de tes­ti­mo­nios em­pre­sa­ria­les.

¿Qué avan­ce tie­ne esa adap­ta­ción del mun­do em­pre­sa­rial?

—Es­ta es una evo­lu­ción per­ma­nen­te. La em­pre­sa exis­te por­que es ca­paz de adap­tar­se a cam­bios de con­tex­to, so­cia­les, cam­bios de gus­to de con­su­mi­do­res, es par­te de la esen­cia de ser em­pre­sa es­tar per­ma­nen­te­men­te cam­bian­do.

La lle­ga­da de Al­fre­do Mo­reno a la CPC es un cam­bio más vi­si­ble…

—Lo que des­ta­co es que el pri­mer desafío de va­li­da­ción em­pre­sa­rial es co­nec­tar­se con to­dos es­tos mun­dos que fue lo que hi­zo Al­fre­do en el con­cla­ve en Las Ma­ja­das don­de par­ti­ci­pé y es­tu­vie­ron gran­des em­pre­sas, gre­mios, em­pren­de­do­res, ac­to­res so­cia­les fi­lan­tró­pi­cos, em­pre­sas B, el mun­do de la innovación aca­dé­mi­ca y eso di­ce re­la­ción con es­te desafío de co­ne­xión. To­dos es­tos ac­to­res tie­nen mu­chos ele­men­tos co­mu­nes. Mu­chas ve­ces nos ca­ri­ca­tu­ri­za­mos re­cí­pro­ca­men­te en cir­cuns­tan­cias de que te­ne­mos más co­sas co­mu­nes que di­fe­ren­tes. Hay que su­bir­se a ese ca­rro que es­tá li­de­ran­do Al­fre­do, por­que creo que es un buen ca­rro don­de to­do el eco­sis­te­ma em­pre­sa­rial de­be es­tar arri­ba.

Ha­ce dos años di­jo que ha­bía una gran des­con­fian­za ha­cia la em­pre­sa, ¿Se ha pro­fun­di­za­do?

—Hay una cri­sis de con­fian­za en Chi­le y hay que asu­mir que la em­pre­sa es­tá tam­bién en el centro de ella y es­tos cli­mas de des­con­fian­za se rom­pen con ac­ti­tu­des no acom­ple­ja­das, con cam­biar un po­co el am­bien­te, lo que ha­ce Al­fre­do va en el sen­ti­do co­rrec­to. En es­te am­bien­te de des­con­fian­za, que con­cu­rran 80 per­so­nas re­pre­sen­ta­ti­vas de dis­tin­tos mun­dos a con­ver­sar; se rom­pe tam­bién por ejem­plo vi­si­bi­li­zan­do que ca­da vez más có­mo son pro­ta­go­nis­tas de las em­pre­sas eje­cu­ti­vos jó­ve­nes. No se rom­pe, pre­su­mien­do que la des­con­fian­za es es­tá­ti­ca y no de­pen­de de ti cam­biar­la, eso no es así, de­pen­de mu­cho de ti y el pri­mer pa­so es pa­rar­te des­de lo que eres, sin com­ple­jos, sin in­hi­bi­cio­nes. Mu­cha gen­te di­ce ‘el cli­ma es de tal cris­pa­ción que te su­gie­ro que no te me­tas en el de­ba­te pú­bli­co’, y eso es­tá pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­do. Ten­go la con­vic­ción de que un ge­ren­te, un em­pre­sa­rio, de­be te­ner den­tro de sus res­pon­sa­bi­li­dad un rol pú­bli­co, y ese rol lo pue­de ejer­cer des­de su mis­ma em­pre­sa, des­de los gre­mios, y des­de la dis­tin­tas pla­ta­for­mas de de­ba­te em­pre­sa­rial. Hay que pa­rar­se con hu­mil­dad, re­co­no­cien­do que co­mo to­do sis­te­ma com­ple­jo, tie­ne sus im­per­fec­cio­nes, sus ma­las prác­ti­cas, pe­ro no por eso te pue­de in­hi­bir. Si só­lo pue­den pa­rar­se en el de­ba­te pú­bli­co, per­so­nas que ca­mi­nan per­fec­tas por el mun­do, no que­da na­die. Los que me­nos ha­cen, me­nos ries­go tie­nen y ter­mi­na­re­mos con un de­ba­te pú­bli­co mo­no­po­li­za­do por quie­nes no to­ma­ron el ries­go de ha­cer em­pre­sas, em­pren­di­mien­tos, de ha­cer po­lí­ti­ca, etc. Cual­quier ca­mino que una per­so­na ini­cia, desafian­te y que tie­ne ex­po­si­ción, tie­ne ries­gos. Si la se­ñal es que só­lo se pa­ran en el de­ba­te pú­bli­co per­so­nas “im­po­lu­tas” es un des­in­cen­ti­vo al ha­cer y al em­pren­der y, al mis­mo tiem­po, par­ti­ci­par del de­ba­te pú­bli­co.

¿Qué pa­sa cuan­do la ciu­da­da­nía ve que al­guien li­ga­do al gru­po Mat­te ha­bla de me­jo­res prác­ti­cas, cuan­do CMPC es­tu­vo in­mer­so en un ca­so de co­lu­sión?

—Siem­pre en­fren­to y abor­do los te­mas y las ma­las prác­ti­cas sean de la em­pre­sa A o de la em­pre­sa Z. Al­gu­na vez hi­ce re­fe­ren­cia al ca­so de la Volks­wa­gen en Ale­ma­nia que tu­vo

un es­cán­da­lo de mag­ni­tud con la ma­ni­pu­la­ción de las emi­sio­nes de sus au­to­mó­vi­les y leí la reac­ción que tu­vo el gre­mio in­dus­trial ale­mán. Su pre­si­den­te di­jo, ‘mi­re, aquí te­ne­mos que pre­gun­tar­nos no Volks­wa­gen, sino que to­das las em­pre­sas ale­ma­nas, si es­ta­mos ha­cien­do las co­sas bien’. Nun­ca he eva­di­do el te­ma. To­dos sa­ben que mi res­pon­sa­bi­li­dad ha es­ta­do en el sec­tor ener­gé­ti­co, lle­vo 12 años ahí. Es­tu­vo seis años co­mo ge­ren­te, lle­vo seis años co­mo pre­si­den­te, soy de fo­ca­li­zar­me. Y ha­blan­do del te­ma que me pre­gun­tan, aun sien­do esa mi res­pon­sa­bi­li­dad, soy par­te del ac­cio­nis­ta con­tro­la­dor de CMPC, la com­pa­ñía tu­vo una cri­sis que fue du­ra y que nos gol­peó a to­dos. Pe­ro la en­fren­to de la mis­ma for­ma. Có­mo lo ha­go res­pec­to de la em­pre­sa A o de la em­pre­sa Z. Por­que fi­nal­men­te son to­das opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je y re­fle­xión. Re­fle­xio­nas so­bre có­mo las em­pre­sas se han trans­for­ma­do en sis­te­mas com­ple­jos con mi­les de per­so­nas dis­tri­bui­das en dis­tin­tas la­ti­tu­des, so­bre có­mo es im­por­tan­te –no só­lo en una cri­sis- es­tar es­cru­tan­do y cam­bian­do si es ne­ce­sa­rio los go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos y los sis­te­mas de con­trol, preo­cu­pán­do­se ac­ti­va­men­te de la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal. En fin, tam­bién to­mas cons­cien­cia de que no hay sis­te­ma de go­bierno cor­po­ra­ti­vo en el mun­do ni sis­te­ma de con­trol que te de­je in­mu­ne a una cri­sis. Y tam­bién que a ra­tos la au­to­com­pla­cen­cia que trae el éxi­to, pue­de ser una ma­la re­ce­ta. A to­dos nos de­be lla­mar a la re­fle­xión cuan­do hay una cri­sis en una em­pre­sa chi­le­na.P

“Soy par­te del ac­cio­nis­ta con­tro­la­dor de CMPC, la com­pa­ñía tu­vo una cri­sis que fue du­ra y que nos gol­peó a to­dos. Pe­ro la en­fren­to de la mis­ma for­ma co­mo lo ha­go res­pec­to de la em­pre­sa A o de la em­pre­sa Z. Por­que, fi­nal­men­te, son to­das opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je y re­fle­xión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.