Las ten­ta­cio­nes de una Chi­na re­si­lien­te,

Ya que EEUU mi­ra ha­cia aden­tro, los di­ri­gen­tes chi­nos pa­re­cen re­fle­xio­nar so­bre la opor­tu­ni­dad de un cam­bio glo­bal de li­de­raz­go.

Pulso - - PORTADA - por Step­hen S. Roach

OTRO TE­MOR so­bre el cre­ci­mien­to lle­gó y se fue de la eco­no­mía chi­na. Es­to, por su­pues­to, es­tá muy re­ñi­do con la sa­bi­du­ría con­ven­cio­nal oc­ci­den­tal, que ha es­pe­ra­do por lar­go tiem­po un ate­rri­za­je brus­co de la eco­no­mía en Chi­na. Una vez más, la vi­sión oc­ci­den­tal fa­lló en en­ten­der el con­tex­to chino, un sis­te­ma re­si­lien­te que otor­ga una al­ta pri­ma a la es­ta­bi­li­dad.

El pri­mer mi­nis­tro, Li Ke­qiang, lo di­jo to­do en sus úl­ti­mos co­men­ta­rios en el re­cien­te Fo­ro de Desa­rro­llo de Chi­na. He asis­ti­do a es­ta reunión du­ran­te 17 años con­se­cu­ti­vos y apren­dí a leer en­tre­lí­neas el dis­cur­so que pre­sen­ta el pri­mer mi­nis­tro. La ma­yor par­te del tiem­po los lí­de­res chi­nos per­ma­ne­cen fie­les a su men­sa­je, con de­cla­ra­cio­nes bas­tan­te abu­rri­das so­bre los lo­gros, ob­je­ti­vos y re­for­mas. Es­te año fue di­fe­ren­te. Ini­cial­men­te, Li pa­re­cía apo­ca­do en sus so­lem­nes res­pues­tas a las pre­gun­tas de la au­dien­cia. Pe­ro sus pun­tua­li­za­cio­nes finales to­ma­ron más vi­da y brin­dó una de­cla­ra­ción no so­li­ci­ta­da so­bre la fuer­za sub­ya­cen­te de la eco­no­mía chi­na: “No ha­brá nin­gún ate­rri­za­je brus­co”.

La se­ñal cla­ra de Li es­tu­vo en sin­to­nía con da­tos de los dos pri­me­ros me­ses de 2017: so­li­dez en las ven­tas al por me­nor, la pro­duc­ción in­dus­trial, el con­su­mo de elec­tri­ci­dad, la pro­duc­ción de ace­ro, la in­ver­sión fi­ja y la ac­ti­vi­dad del sec­tor ser­vi­cios. Mien­tras tan­to, las re­ser­vas de di­vi­sas se re­cu­pe­ra­ron en fe­bre­ro por pri­me­ra vez en ocho me­ses, lo que in­di­ca una dis­mi­nu­ción de sa­li­das de ca­pi­tal.

Al mis­mo tiem­po, el Ban­co Po­pu­lar de Chi­na to­mó co­mo se­ñal el al­za en las ta­sas de la Re­ser­va Fe­de­ral, im­pul­san­do las ta­sas de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de Chi­na en unos diez pun­tos bá­si­cos. El BPC no ha­bría to­ma­do ese pa­so si hu­bie­ra es­ta­do de­ma­sia­do preo­cu­pa­do por el es­ta­do sub­ya­cen­te de la eco­no­mía chi­na. Pe­ro la guin­da del pas­tel pro­vino de los da­tos de co­mer­cio -es de­cir, el cre­ci­mien­to anual de las ex­por­ta­cio­nes en 4% en enero y fe­bre­ro, tras una con­trac­ción de 5,2% en el cuar­to tri­mes­tre de 2016.

Llá­me­lo el efec­to Trump: el re­sur­gi­mien­to de los “es­pí­ri­tus ani­ma­les” de la eco­no­mía mun­dial en los úl­ti­mos me­ses ha pro­por­cio­na­do un ali­vio im­por­tan­te pa­ra una eco­no­mía chi­na que aún si­gue de­pen­dien­do en gran me­di­da de las ex­por­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, mien­tras que el pro­nós­ti­co a cor­to pla­zo pa­ra la eco­no­mía chi­na es mu­cho más alen­ta­dor de lo que la ma­yo­ría ha­bía es­pe­ra­do, una sen­sa­ción es­ca­lo­frian­te de ne­ga­ción, que bor­dea la arro­gan­cia des­me­su­ra­da, pa­re­ce es­tar en­tran­do si­gi­lo­sa­men­te den­tro del gru­po es­tra­té­gi­co de Chi­na. Ya que EEUU es­tá mi­ran­do ha­cia aden­tro, los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes chi­nos pa­re­cen es­tar re­fle­xio­nan­do so­bre la opor­tu­ni­dad que po­dría sur­gir de un cam­bio sís­mi­co en el li­de­raz­go mun­dial. Es co­mo si Chi­na se hu­bie­ra es­ta­do pre­pa­ran­do pa­ra lle­nar el va­cío que de­ja el EEUU de Do­nald Trump, que de­cla­ra que “pri­me­ro es­tá EEUU”.

LOS CHI­NOS son di­li­gen­tes es­tu­dian­tes de la his­to­ria. Sa­ben que los des­pla­za­mien­tos en el li­de­raz­go mun­dial y el po­der eco­nó­mi­co son gla­cia­les, no abrup­tos. No obs­tan­te, ten­go la sen­sa­ción de que ven las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les de una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te: Trump, el gran per­tur­ba­dor, ha cam­bia­do las re­glas de par­ti­ci­pa­ción pa­ra lo que ha­bía si­do una glo­ba­li­za­ción cen­tra­da en EEUU. Mu­chos en Chi­na aho­ra se es­tán pre­gun­tan­do si es­ta pu­die­se ser una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­se de las rien­das del po­der mun­dial. Pe­ro hay otra lec­ción de la his­to­ria que los chi­nos de­ben te­ner en cuen­ta. Co­mo sos­tie­ne el his­to­ria­dor Paul Ken­nedy, el as­cen­so y la caí­da de las gran­des po­ten­cias se pro­du­ce in­va­ria­ble­men­te ba­jo con­di­cio­nes de un “es­fuer­zo tras­cen­den­tal geo­es­tra­té­gi­co”, cuan­do la pro­yec­ción de po­der mun­dial de un Es­ta­do se ve so­ca­va­da por la de­bi­li­dad de sus fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos do­més­ti­cos. El li­de­raz­go mun­dial co­mien­za con la fuer­za en el pro­pio país, y Chi­na aún se en­fren­ta a un lar­go ca­mino de re­equi­li­brio y re­es­truc­tu­ra­ción an­tes de lle­gar a la Tie­rra Pro­me­ti­da de lo que sus lí­de­res lla­man la “nue­va nor­ma­li­dad”.

Sin em­bar­go, en es­te pun­to hay otra im­por­tan­te des­co­ne­xión en­tre la vi­sión den­tro de Chi­na y las per­cep­cio­nes en Oc­ci­den­te. La vi­sión des­de fue­ra es que las re­for­mas, es de­cir, los me­dios pa­ra el re­equi­li­brio, se han estancado los úl­ti­mos cin­co años. ¿Pe­ro es es­ta real­men­te la ma­ne­ra co­rrec­ta de eva­luar lo que es­tá su­ce­dien­do en Chi­na?

Los re­sul­ta­dos im­por­tan más que los gran­des pro­nun­cia­mien­tos. Des­de 2007, cuan­do el ex pri­mer mi­nis­tro Wen Jia­bao es­ta­ble­ció el guan­te­le­te de se­gu­ri­dad pa­ra el re­equi­li­brio de una eco­no­mía chi­na que se ha­bía tor­na­do “ines­ta­ble, des­equi­li­bra­da, des­coor­di­na­da e in­sos­te­ni­ble”, la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca de Chi­na ha su­fri­do una dra­má­ti­ca trans­for­ma­ción. La par­ti­ci­pa­ción del PIB en el de­no­mi­na­do sec­tor se­cun­da­rio (ma­nu­fac­tu­ras y cons­truc­ción) dis­mi­nu­yó de 47% en el año 2007 a 40% en 2016, mien­tras que la pro­por­ción del sec­tor ter­cia­rio (ser­vi­cios) au­men­tó de 43% a ca­si 52%. Chi­na es­tá real­men­te pro­gre­san­do en el ca­mino ha­cia el re­equi­li­brio.

La com­bi­na­ción de una ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia a cor­to pla­zo y un EEUU que mi­ra ha­cia aden­tro pa­re­ce ofre­cer una ten­ta­do­ra opor­tu­ni­dad pa­ra Chi­na. Sin em­bar­go, Chi­na de­be re­sis­tir las ten­ta­cio­nes de pro­yec­ción de po­der mun­dial y per­ma­ne­cer cen­tra­da en la eje­cu­ción de es­tra­te­gia in­ter­na. El desafío es lle­var a buen puer­to la “tre­men­da opor­tu­ni­dad” que Li pre­go­nó al ne­gar un ate­rri­za­je brus­co. ℗

El au­tor es aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de Ya­le y ex pre­si­den­te de Mor­gan Stan­ley Asia. Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.