El al­to pre­cio del Brexit

Pulso - - OPINION - AL­BER­TO RO­JAS

AL IN­VO­CAR la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de

Lis­boa ha pues­to en mar­cha fi­nal­men­te el pro­ce­so des­ti­na­do a des­vin­cu­lar al Reino Uni­do de la Unión

Eu­ro­pa (UE). Una fe­cha con­tro­ver­ti­da que, sin du­da, que­da­rá mar­ca­da en la his­to­ria de ese país y de to­do el con­ti­nen­te. De es­ta for­ma, lue­go de que el Parlamento au­to­ri­za­ra a May para activar es­te ar­tícu­lo -“un mo­men­to de­ci­si­vo”, co­mo lo de­fi­nió ella-, se ini­cian for­mal­men­te las ne­go­cia­cio­nes des­ti­na­das a aban­do­nar el pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio al que Reino Uni­do se ha­bía uni­do en 1973.

El triun­fo del Brexit en el re­fe­rén­dum del año pa­sa­do mar­có un gi­ro ines­pe­ra­do e irre­ver­si­ble para ese país. El Reino Uni­do ya go­za­ba de im­por­tan­tes ex­cep­cio­nes co­mo miem­bro de la UE. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­te “tra­to es­pe­cial”, los bri­tá­ni­cos eli­gie­ron por ma­yo­ría cor­tar con Bru­se­las. En es­te con­tex­to, los desafíos para el Go­bierno en­ca­be­za­do por May no se­rán po­cos. Y uno de los más im­por­tan­tes es Es­co­cia, que ha ame­na­za­do con re­flo­tar el fan­tas­ma de un nue­vo re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta. Ca­be re­cor­dar que en sep­tiem­bre de 2014 Es­co­cia ya ha­bía rea­li­za­do uno, en el cual ga­nó la op­ción de per­ma­ne­cer den­tro del Reino Uni­do por un 55,3%, con­tra el 44,7% que sí desea­ba la in­de­pen­den­cia. A es­to se su­ma el he­cho de que en el re­fe­rén­dum del Brexit, 63% de los es­co­ce­ses vo­tó en con­tra de aban­do­nar la UE.

De es­ta for­ma, The­re­sa May po­dría aca­bar abrien­do dos fren­tes de al­tí­si­ma com­ple­ji­dad, co­mo ne­go­ciar la me­jor ma­ne­ra de aban­do­nar la UE -lo que to­ma­rá dos años-, al mis­mo tiem­po que in­ten­ta evi­tar la frag­men­ta­ción del país. Por­que ade­más de Es­co­cia, Ir­lan­da del Nor­te y Gi­bral­tar tam­bién han ma­ni­fes­ta­do su des­con­ten­to con la sa­li­da de la UE. En su mo­men­to, el ex pre­mier Da­vid Ca­me­ron fue til­da­do co­mo “el hom­bre que rom­pió Eu­ro­pa”, tras el re­sul­ta­do del Brexit. Aho­ra, si los es­co­ce­ses avan­zan en su idea de con­cre­tar un nue­vo re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta -lo que es al­ta­men­te pro­ba­ble-, May co­rre el ries­go de pa­sar a la his­to­ria co­mo la pri­me­ra mi­nis­tra que no pu­do im­pe­dir la se­pa­ra­ción de uno de los paí­ses más im­por­tan­tes y es­ta­bles de Eu­ro­pa. ℗

El au­tor es di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad Fi­nis Te­rrae.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.