Crí­ti­cas y res­pues­tas

El te­ma de fon­do es que los ar­gu­men­tos uti­li­za­dos por las au­to­ri­da­des no han si­do cons­truc­ti­vos y tam­po­co han re­sul­ta­do per­ti­nen­tes para man­te­ner un diá­lo­go po­lí­ti­co en tér­mi­nos ele­va­dos.

Pulso - - OPINION -

EN TO­DA de­mo­cra­cia el de­ba­te de ideas siem­pre es bien­ve­ni­do, es­pe­cial­men­te cuan­do se da con per­so­nas con­tra­rias a la au­to­ri­dad de turno. En los úl­ti­mos días, el Go­bierno ha re­ci­bi­do una se­rie de crí­ti­cas por los efec­tos que han te­ni­do las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que ha lle­va­do a ca­bo, así co­mo por otras que en­tra­rán en vi­gen­cia.

Por cier­to que es le­gí­ti­mo de­fen­der las ideas y pla­nes que una ad­mi­nis­tra­ción lle­va ade­lan­te -ya sea de opo­si­to­res o de las mis­mas fi­las po­lí­ti­cas-, pe­ro lo im­por­tan­te es no per­der de vis­ta las for­mas, en es­pe­cial cuan­do se atra­vie­sa por un pe­río­do en el que los pun­tos de vis­ta de las par­tes mues­tran tan­ta dis­tan­cia y, so­bre to­do, cuan­do se es­tá en me­dio de un pe­río­do preelec­to­ral.

La­men­ta­ble­men­te, en es­ta úl­ti­ma de­fen­sa apli­ca­da por el Go­bierno tam­bién se han uti­li­za­do re­des so­cia­les, que se en­tien­de que las au­to­ri­da­des uti­li­zan para otro ti­po de di­fu­sión y no para ata­car a los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos. No se tra­ta de no po­der re­ba­tir al opo­si­tor, sino de no caer en el abu­so.

Y es que el te­ma de fon­do es que los ar­gu­men­tos uti­li­za­dos por las au­to­ri­da­des no han si­do cons­truc­ti­vos y no han re­sul­ta­do per­ti­nen­tes para man­te­ner un diá­lo­go en tér­mi­nos ele­va­dos. Los go­bier­nos tie­nen que ha­blar con sus obras y con los efec­tos que es­tas ten­gan. Ellos no de­ben con­tri­buir a ba­jar el ni­vel de la po­lí­ti­ca. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.