Gu­ten­berg Mar­tí­nez:

—El de­mo­cra­ta­cris­tiano in­sis­te en que la pri­me­ra vuel­ta es la me­jor op­ción y que lue­go de és­ta se de­ben lo­grar las alian­zas en­tre las fuer­zas cer­ca­nas de la cen­tro iz­quier­da. —El ex dipu­tado con­fie­sa que la “irrup­ción de Pi­ñe­ra ha si­do po­ten­te”, pe­ro que

Pulso - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de GLADYS PIÉROLA

“La irrup­ción de Pi­ñe­ra ha si­do po­ten­te, la inac­ción so­cia­lis­ta pa­ra­li­zan­te y la ame­na­za de la iz­quier­da re­tro pro­gre­sis­ta com­pli­ca a la iz­quier­da ofi­cia­lis­ta”

EL ex ti­mo­nel de la DC, Gu­ten­berg Mar­tí­nez, mi­ra con aten­ción el pa­no­ra­ma pre­si­den­cial de la Nue­va Ma­yo­ría y acu­sa un cier­ta “iner­cia” den­tro del blo­que ofi­cia­lis­ta. Por ello, a un mes que se ins­cri­ban las can­di­da­tu­ras pa­ra las pri­ma­rias le­ga­les del 2 de ju­lio, in­sis­te que “la pri­me­ra vuel­ta de­bie­ra ser una op­ción pa­ra to­dos los can­di­da­tos”.

En es­te es­ce­na­rio es que el his­tó­ri­co di­ri­gen­te fa­lan­gis­ta de­fien­de que la can­di­da­tu­ra de la se­na­do­ra Ca­ro­li­na Goic ten­ga más tiem­po pa­ra des­ple­gar­se y pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia, en es­pe­cial con Se­bas­tián Pi­ñe­ra ofi­cial­men­te en ca­rre­ra. “Los lla­ma­dos de Pi­ñe­ra no mue­ven un pe­lo en nues­tro elec­to­ra­do y en nues­tra pe­ri­fe­ria”, ase­gu­ra.

Es que pre­ci­sa­men­te son las de­fi­ni­cio­nes pro­gra­má­ti­cas las que se­rán cla­ves pa­ra la pro­yec­ción, pues Mar­tí­nez ase­gu­ra que la Nue­va Ma­yo­ría de­be pa­sar de un “acuer­do pro­gra­má­ti­co” a un “sta­tus su­pe­rior” de una coa­li­ción. “Hay que aban­do­nar la re­tro­ex­ca­va­do­ra y el des­pre­cio por la obra de la Con­cer­ta­ción, y res­ca­tar el va­lor del diá­lo­go y los acuer­dos”, se­ña­la.

Sin em­bar­go, la de­ci­sión de la DC y el fu­tu­ro de la NM se des­pe­ja­rá a fi­nes de abril, pa­ra te­ner un es­ce­na­rio com­ple­to, con el re­sul­ta­do del re­fi­cha­je del res­to de los par­ti­dos y tam­bién con la de­ci­sión pre­si­den­cial más cla­ra en el ofi­cia­lis­mo. Es­pe­cial aten­ción pro­vo­ca lo que pa­se ma­ña­na en el Par­ti­do So­cia­lis­ta, pues es­to se­rá cla­ve pa­ra la op­ción fi­nal que zan­ja­rá la pro­pia DC. Por eso, pi­de que el PS “re­to­me” su rol pro­ta­go­nis­ta en la ca­rre­ra a La Mo­ne­da y de­je de ser “es­pec­ta­dor”.

A tres se­ma­nas de la pro­cla­ma­ción de Ca­ro­li­na Goic y con Se­bas­tián Pi­ñe­ra ofi­cial­men­te co­mo aban­de­ra­do pre­si­den­cial, ¿có­mo ve el ini­cio de su can­di­da­tu­ra?

—El te­ma de los tiem­pos es cru­cial. Si es pa­ra com­pe­tir en pri­ma­rias, es un es­ce­na­rio más com­ple­jo y de cor­to tiem­po. No está cla­ro quié­nes se­rían los con­trin­can­tes y cuá­les se­rían los te­mas a dis­cu­tir. La irrup­ción de Pi­ñe­ra ha si­do po­ten­te, la inac­ción so­cia­lis­ta es pa­ra­li­zan­te y la ame­na­za de la iz­quier­da re­tro pro­gre­sis­ta com­pli­ca a la iz­quier­da ofi­cia­lis­ta. No exis­te una re­fle­xión se­ria de cuál se­ría la nue­va coa­li­ción y cuá­les sus nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas. La De­mo­cra­cia Cris­tia­na y Goic avan­zan de­fi­ni­cio­nes en su Jun­ta Nacional y en Ica­re y la iner­cia ca­rac­te­ri­za al res­to. En ese marco, la sa­li­da de Ca­ro­li­na Goic ge­ne-

ra ex­pec­ta­ti­vas, que mo­vi­li­zan y que se­rían en to­do ca­so ma­yo­res en una de­fi­ni­ción de com­pe­tir has­ta pri­me­ra vuel­ta.

¿La pri­me­ra vuel­ta es aún una op­ción pa­ra la DC, aun­que eso sig­ni­fi­que di­vi­dir a la Nue­va Ma­yo­ría?

—La pri­me­ra vuel­ta de­bie­ra ser una op­ción pa­ra to­dos. Es­ta sus­ti­tu­ye de he­cho las pri­ma­rias. Es más con­vo­can­te, per­mi­te el ejer­ci­cio de la sa­na com­pe­ten­cia y la re­pre­sen­ta­ción de la di­ver­si­dad y lue­go per­mi­te los acuer­dos en­tre las fuer­zas cer­ca­nas, que en nues­tro ca­so se dan en el ám­bi­to de la cen­tro iz­quier­da. Los dos blo­ques son par­te de las ne­ce­si­da­des del pe­río­do de la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia, aho­ra la de­man­da ciudadana es di­ver­si­dad y ma­yor com­pe­ten­cia, pa­ra eso está la pri­me­ra vuel­ta. És­ta re­fuer­za la de­mo­cra­cia, au­men­ta la par­ti­ci­pa­ción y lue­go vie­nen los acuer­dos en la se­gun­da vuel­ta.

Y en es­to, ¿cuán­to pe­sa­rá en el par­ti­do la de­ci­sión que to­me es­te sá­ba­do el Co­mi­té Cen­tral del PS?

—El PS es un par­ti­do im­por­tan­te y es­pe­ra­mos que to­me de­ci­sio­nes y re­cu­pe­re un rol de ac­tor y no de es­pec­ta­dor.

¿De­be la De­mo­cra­cia Cris­tia­na for­ta­le­cer el eje con el Par­ti­do So­cia­lis­ta?

—El eje DC-PS ha si­do muy im­por­tan­te y las de­fi­ni­cio­nes que vie­nen nos in­di­ca­rán si es po­si­ble res­ti­tuir­lo. En la lí­nea de las dos lis­tas par­la­men­ta­rias, la DC tie­ne dos op­cio­nes DC-PS o DC-PR. Creo que es­to de­be­mos de­fi­nir­lo muy, muy pron­to. No hay tiem­po pa­ra más de­mo­ras.

En es­te es­ce­na­rio, el ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra ini­ció su ca­rre­ra con un dis­cur­so di­ri­gi­do al vo­to de de­re­cha, pe­ro tam­bién ape­ló al elec­to­ra­do DC, ¿cuán­to po­dría afec­tar a la can­di­da­tu­ra de la se­na­do­ra Goic?

—Siem­pre hay que dis­tin­guir los dos es­ce­na­rios: pri­ma­rias o pri­me­ra vuel­ta. Mien­tras exis­ta la can­di­da­tu­ra de Goic, los lla­ma­dos de Pi­ñe­ra no mue­ven un pe­lo en nues­tro elec­to­ra­do y en nues­tra pe­ri­fe­ria. Si así no fue­re ten­dría­mos al­gún pro­ble­ma.

El ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra ha cri­ti­ca­do fuer­te­men­te las re­for­mas de es­te Go­bierno y pro­me­tió co­rre­gir va­rias, par­tien­do por edu­ca­ción y tam­bién di­fe­ren­cián­do­se en te­mas co­mo pen­sio­nes, ¿qué rol de­be cum­plir su par­ti­do en la con­ti­nui­dad de las re­for­mas?

—Es evi­den­te que los prin­ci­pios y va­lo­res que ins­pi­ran a la de­re­cha y a la DC son di­fe­ren­tes. No­so­tros cree­mos en la so­li­da­ri­dad y és­ta nos in­di­ca que una re­for­ma tri­bu­ta­ria era ne­ce­sa­ria, qui­zás una de ca­rac­te­rís­ti­cas más sim­ples; que la re­for­ma de la edu­ca­ción es ne­ce­sa­ria, y que és­ta de­be cen­trar­se en la per­so­na y no en las es­truc­tu­ras, a mi en­ten­der, con una re­for­ma al­go dis­tin­ta a la que he­mos te­ni­do, que no se ha cen­tra­do en los ni­ños y prees­co­la­res don­de se pro­du­cen las di­fe­ren­cias que des­pués no se re­cu­pe­ran y que de­bie­ra te­ner un én­fa­sis real en la ca­li­dad y la des­cen­tra­li­za­ción. La DC es un cen­tro hu­ma­nis­ta y re­for­mis­ta, y por eso fa­vo­re­ce­mos los cam­bios bien pen­sa­dos y bien he­chos.

Us­ted se­ña­ló que Goic era “el ros­tro fres­co y emer­gen­te” que ne­ce­si­ta­ba el país, pe­ro han emer­gi­do otras can­di­da­tu­ras co­mo la de la pe­rio­dis­ta Bea­triz Sán­chez por el Fren­te Am­plio, que pue­den ape­lar a las mis­mas for­ta­le­zas...

—Ca­ro­li­na Goic es el ros­tro fres­co y emer­gen­te que el país ne­ce­si­ta, que ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad y que sin des­me­re­cer a na­die, re­sal­ta por su trans­pa­ren­cia, sen­ci­llez y fa­ci­li­dad pa­ra re­pre­sen­tar el men­sa­je so­cial­cris­tiano.

La se­na­do­ra Goic ha­bló de pri­ma­rias con “con­di­cio­nes”, acuer­dos pro­gra­má­ti­cos, que en la Nue­va Ma­yo­ría se com­pro­me­tió, pe­ro aún no se ini­cian las con­ver­sa­cio­nes for­ma­les, pre­ci­sa­men­te es­pe­ran­do a la DC.

—Los acuer­dos pro­gra­má­ti­cos en la NM los veo com­pli­ca­dos, pues el acuer­do vi­gen­te res­pec­to a Ba­che­let es un “acuer­do po­lí­ti­co pro­gra­má­ti­co” y co­mo re­sul­ta­do de la au­to­crí­ti­ca del mal fun­cio­na­mien­to de la Nue­va Ma­yo­ría, de las desin­te­li­gen­cias con el Go­bierno y de su ba­ja va­lo­ra­ción ciudadana, se co­men­zó a ha­blar de ele­var el ni­vel y pro­fun­di­dad del acuer­do al sta­tus su­pe­rior de una coa­li­ción. Ser una coa­li­ción es un acuer­do tras­cen­den­te en te­mas más pro­fun­dos: en nues­tra lí­nea, hay que aban­do­nar la re­tro­ex­ca­va­do­ra y el des­pre­cio por la obra de la Con­cer­ta­ción, y res­ca­tar el va­lor del diá­lo­go y los acuer­dos, el va­lor de la gra­dua­li­dad y de la no­ción de pro­ce­so.

Y en ma­te­ria pro­pia­men­te pro­gra­má­ti­ca, ¿qué acuer­dos de­be­rían te­ner?

—Re­po­ner co­mo ob­je­ti­vo el al­can­zar el desa­rro­llo de Chi­le, un ob­je­ti­vo nacional y de to­dos, que mo­vi- li­ce to­das nues­tras ener­gías, pa­ra ello, re­to­mar la sen­da del cre­ci­mien­to con equi­dad e in­clu­sión. Tam­bién dar­le a nues­tra po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal un li­de­raz­go en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos y pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia es­pe­cial­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na. Me­jo­rar la ca­li­dad de la ges­tión pú­bli­ca y asu­mir el desafío de la se­gu­ri­dad ciudadana. Preo­cu­par­nos de las fa­mi­lias chi­le­nas y de im­pul­sar una po­lí­ti­ca pro na­ta­li­dad fren­te a la ta­sa ne­ga­ti­va de cre­ci­mien­to de nues­tra po­bla­ción. Tam­bién, ne­ce­si­ta­mos to­mar el te­ma de las pen­sio­nes co­mo un desafío de país que con­vo­ca a tra­ba­ja­do­res, em­pre­sa­rios y Es­ta­do y la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da. Ade­más, me­jo­rar de la sa­lud y la reac­ti­va­ción de la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra. De­be­mos preo­cu­par­nos de la ex­ce­si­va con­cen­tra­ción y de las PY­MES, la edu­ca­ción prees­co­lar y tan­tos te­mas más. Aun­que de­bo re­co­no­cer que en el es­ca­so tiem­po que res­ta pa­ra las pri­ma­rias es di­fí­cil cons­truir un acuer­do. A la pri­me­ra vuel­ta creo que es más po­si­ble y creí­ble.

Pe­ro en es­te tiem­po, ¿se de­ben ten­der los puen­tes pro­gra­má­ti­cos y es­tra­té­gi­cos con can­di­da­tu­ras co­mo la del ex Pre­si­den­te Lagos?

—Las coin­ci­den­cias pro­gra­má­ti­cas es tem­prano anun­ciar­las, cuan­do no se ini­cia el tra­ba­jo res­pec­ti­vo, pe­ro en un aná­li­sis pre­li­mi­nar del tra­ba­jo pro­gra­má­ti­co en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na y en los li­bros y es­cri­tos de Lagos, se ob­ser­van coin­ci­den­cias in­tere­san­tes.

¿Có­mo ve el fac­tor del se­na­dor Guillier en el par­ti­do?, ¿cuá­les se­rían las coin­ci­den­cias y las di­fe­ren­cias pro­gra­má­ti­cas que la De­mo­cra­cia Cris­tia­na ten­dría con él?

—No co­noz­co tex­tos de otros que me per­mi­tan emi­tir una opi­nión fun­da­da.

“La inac­ción so­cia­lis­ta es pa­ra­li­zan­te y la ame­na­za de la iz­quier­da re­tro pro­gre­sis­ta com­pli­ca”.

“Los dos blo­ques son par­te de las ne­ce­si­da­des del pe­río­do de la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia, aho­ra la de­man­da ciudadana es di­ver­si­dad y ma­yor com­pe­ten­cia, pa­ra eso está la pri­me­ra vuel­ta”.

“Mien­tras exis­ta la can­di­da­tu­ra de Goic, los lla­ma­dos de Pi­ñe­ra no mue­ven un pe­lo en nues­tro elec­to­ra­do”.

“Hay que aban­do­nar la re­tro­ex­ca­va­do­ra y el des­pre­cio por la obra de la Con­cer­ta­ción, el va­lor del diá­lo­go y los acuer­dos, el va­lor de la gra­dua­li­dad y de la no­ción de pro­ce­so”.

“En un aná­li­sis pre­li­mi­nar del tra­ba­jo pro­gra­má­ti­co en la DC y en los li­bros y es­cri­tos de Lagos, se ob­ser­van coin­ci­den­cias in­tere­san­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.