EL RE­NA­CER DEL “ZA­PA­TO DE AU­TOR” EN CHI­LE

Los bo­ti­nes se han con­ver­ti­do en un “must” pa­ra los chi­le­nos. Hoy la apues­ta es ju­gar con pren­das ca­sua­les con­si­guien­do un look más roc­ke­ro o qui­zás op­tar por los clá­si­cos Chel­sea boots, que cal­zan per­fec­to con un tra­je.

Pulso - - EVASION - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

EN­TRE CIN­CO Y SEIS pa­res de za­pa­tos com­pran ca­da año los chi­le­nos. Con 103 mi­llo­nes de pa­res que en­tran a los cló­set na­cio­na­les, nues­tro país se ha con­ver­ti­do en el lí­der de la re­gión. Po­si­ción que se vio im­pul­sa­da por la en­tra­da de cal­za­do chino a par­tir de los ‘90, que re­pre­sen­ta el 81,27% de los im­por­ta­dos al mer­ca­do na­cio­nal. Sin em­bar­go, su lle­ga­da fue en di­rec­to me­nos­ca­bo de la in­dus­tria na­cio­nal que, prác­ti­ca­men­te, desapareció.

Hoy, una ca­ma­da de di­se­ña­do­res y em­pren­de­do­res bus­ca dar­le nue­vos bríos a una in­dus­tria, en don­de la ma­te­ria­li­dad de pri­mer ni­vel y di­se­ño son los gran­des se­llos. “El ru­bro del cal­za­do tu­vo en su épo­ca un gran au­ge y la gen­te lo va­lo­ra­ba mu­cho. Tu­vi­mos la idea de res­ca­tar un poco eso, pe­ro aho­ra dán­do­le un to­que de pro­fe­sio­na­lis­mo. Qui­si­mos rom­per el es­tig­ma de que lo pro­du­ci­do en Chi­le es artesanal y de ma­la ca­li­dad. Nos pro­pu­si­mos con­fec­cio­nar un za­pa­to de muy bue­na ca­li­dad y di­se­ño”, di­ce An­drés Re­yes, di­rec­tor de Za­pa­tos Fiel. Ade­más, se­ña­la que a par­tir de esas pre­mi­sas em­pe­za­ron a tra­ba­jar en torno al po­si­cio­na­mien­to de mar­ca, in­cor­po­ran­do ten­den­cias fo­rá­neas.

Por dé­ca­das, el ba­rrio Vic­to­ria fue si­nó­ni­mo de za­pa­tos he­chos a mano. Sin em­bar­go, hoy ba­rrio Italia y Drugs­to­re se han con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de crea­cio­nes ma­de in

Chi­le. “Hay un víncu­lo con lo he­cho a mano. Mu­chas ve­ces pien­so que es co­mo si un re­cuer­do vi­nie­ra al pre­sen­te. Me da una sen­sa­ción de que un za­pa­to con­fec­cio­na­do ma­nual­men­te ema­na re­cuer­dos po­si­ti­vos pa­ra los com­pra­do­res, por­que ca­si siem­pre ha­bi­ta al­gún re­cuer­do, co­mo el olor a cue­ro, ma­te­ria­li­dad o a al­gu­na per­so­na”, di­ce Bár­ba­ra Can­to, fun­da­do­ra de TA­DA Za­pa­tos.

A pe­sar de es­te nue­vo ai­re que buscan dar­le los di­se­ña­do­res a la in­dus­tria na­cio­nal, “nos per­ca­ta­mos de que la ma­yo­ría ha ma­ni­fes­ta­do in­te­rés por ex­por­tar, pe­ro só­lo el 21,8% lo ha­ce. Por es­te mo­ti­vo, asu­mi­mos el desafío de con­ver­tir esa as­pi­ra­ción en reali­dad”, di­ce Ale­jan­dro Bu­vi­nic, di­rec­tor de ProChi­le, en­ti­dad que bus­ca po­ten­ciar el di­se­ño chi­leno en mer­ca­dos co­mo EEUU y Europa.

Ten­den­cias y evo­lu­ción

Cor­te, des­car­na­do, pe­ga­do y cos­tu­ra son só­lo par­te de los pasos que im­pli­ca ha­cer un za­pa­to y que a ve­ces lle­gan a cer­ca de 200 pro­ce­sos. Jai­me Agui­le­ra, di­rec­tor crea­ti­vo de The-Co­llec­ti­ve, Pu­ra­san­gre Bur­gundy Ma­cho es el nom­bre de es­ta pro­pues­ta de Bes­tias. Se pue­den ad­qui­rir en bes­tias.cl por $124.990. con­sul­to­ra crea­ti­va y de moda, cuen­ta que “los chi­le­nos ca­da día apues­tan por mo­de­los más no­ve­do­sos. Ya no se tra­ta de com­prar por­que sí, sino que des­ti­nan tiem­po en que es­tos ten­gan cohe­ren­cia con su iden­ti­dad”.

Por ejem­plo, en ten­den­cias, un imprescindible son los Chel­sea Boots. Se tra­ta de un ícono de es­ti­lo des­de los ‘60. De ori­gen in­glés, es un clá­si­co que to­dos de­be­rían te­ner en su cló­set. Es­tos bo­ti­nes de to­bi­llo al­to con un pa­nel la­te­ral elás­ti­co va­ría en tex­tu­ras. Si bien, es de

cue­ro por ex­ce­len­cia, tam­bién va bien en reno opa­co y ga­mu­za. “Es un za­pa­to ideal pa­ra lle­var con pan­ta­lón ajus­ta­do o de buen cal­ce que lo mues­tre y ha­ga lu­cir. Re­pre­sen­ta a un gru­po que se iden­ti­fi­ca por un ves­tua­rio clá­si­co y ele­gan­te”, agre­ga Agui­le­ra.

Pa­ra ins­tan­cias ca­sua­les, re­co­mien­da el bo­tín de cue­ro. “Es de un es­ti­lo más re­la­ja­do. Acá, la sue­la es un com­po­nen­te im­por­tan­te que es­ti­li­za el cal­ce. Des­de la go­ma a la ma­de­ra, que es mi fa­vo­ri­ta. Es un za­pa­to li­viano que im­po­ne es­ti­lo y se ha con­ver­ti­do en un bá­si­co pa­ra los chi­le­nos”.

Not in Chi­na

En es­te seg­men­to, Bes­tias, fun­da­da por Ig­na­cio Ríos y Fe­li­pe Ve­las­co es una de las mar­cas fa­vo­ri­tas, cu­yo le­ma es “Ma­de in Chi­le, not in Chi- na”. Ellos usan cue­ro de va­cuno pa­ra ex­te­rio­res y chancho pa­ra la par­te in­ter­na del za­pa­to o bo­to­to, cu­yo cui­da­do en el pro­ce­so se tra­du­ce en una pie­za úni­ca. Pa­ra los que buscan un look más roc­ke­ro, Bas­tar­do tie­ne una pro­pues­ta de bo­to­tos y bo­tas he­chas a mano.

Re­yes cree que en los úl­ti­mos cin­co años, el cal­za­do mas­cu­lino ha ex­pe­ri­men­ta­do una re­vo­lu­ción y es­pe­ra que pa­ra los pró­xi­mos 5 a 10 años, las ten­den­cias ca­da vez sean mas atre­vi­das. “No só­lo en tér­mi­nos de di­se­ños, sino co­lo­res y va­rie­dad. Ade­más, hoy los za­pa­tos son vis­tos co­mo una for­ma de ex­pre­sión”, con­clu­ye Re­yes.P

Chel­sea boots son mul­ti­fa­cé­ti­cos y que­dan bien con out­fit for­ma­les co­mo con otros más ca­sua­les. Bo­ti­nes ti­po ox­ford o bro­gue son re­co­men­da­dos pa­ra aque­llos más clá­si­cos que quie­ren usar­los con tra­jes. Ma­te­ria­li­dad Pa­ra los chi­le­nos la ca­li­dad de los ma­te­ria­les es fun­da­men­tal y es par­te de la apues­ta de za­pa­tos Fiel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.