Cri­sis de la DC

Pulso - - OPINION -

DC al co­da en mú­si­ca sig­ni­fi­ca “de la ca­be­za a la co­la” o re- pe­tir des­de el co­mien­zo. El tér­mino re­cuer­da a la DC y su si­tua­ción, que de ha­ber te­ni­do pre­si­den­tes a la ca­be­za, ha pa­sa­do a la co­la. En su ca­so, pa­ra vol­ver a la ca­be­za ne­ce­si­ta pri­me­ro mos­trar uni­dad en sus fi­las y así orien­tar a sus militantes. Si sus aso­cia­dos se mues­tran desuni­dos, hay que ima­gi­nar lo que su­ce­de con sus sim­pa­ti­zan­tes, que bus­ca­rán ha­cia la iz­quier­da o de­re­cha. De los he­chos, hay que di­lu­ci­dar las razones: no pre­pa­ró un lí­der pa­ra re­em­pla­zar a Frei des­pués de su de­rro­ta en 2010 y pre­fi­rió unir­se a par­ti­dos de iz­quier­da, ol­vi­dan­do sus prin­ci­pios y va­lo­res cris­tia­nos. Ca­ro­li­na Goic ha si­do de­rro­ta­da den­tro de su pro­pio par­ti­do, por­que pa­re­ce re­pre­sen­tar a es­te sec­tor. En mú­si­ca es fá­cil pa­sar de la co­la a la ca­be­za, en po­lí­ti­ca muy di­fí­cil. ¿Sig­nos de ago­nía? Mar­cos Con­cha Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.