Res­pon­sa­bi­li­dad y clo­na­ción

Se co­rre el evi­den­te ries­go de le­gis­lar so­bre una ma­te­ria en la cual por que­rer be­ne­fi­ciar a los clien­tes, se podría ter­mi­nar fi­nal­men­te afec­tán­do­los.

Pulso - - PORTADA -

ES­TÁ EN DE­BA­TE par­la­men­ta­rio un pro­yec­to trans­ver­sal de se­na­do­res que apun­ta a fi­jar re­glas más se­ve­ras a la in­dus­tria ban­ca­ria en ma­te­ria de res­pon­sa­bi­li­dad por clo­na­cio­nes. Sin du­da, se tra­ta de un pro­ble­ma que cre­ce y don­de ope­ran a me­nu­do ban­das ex­tran­je­ras que se han es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de de­li­tos. Por es­to mis­mo, en primer lu­gar es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Es­to no obs­ta, sin em­bar­go, mo­der­ni­zar la le­gis­la­ción en ma­te­ria de la ca­de­na de res­pon­sa­bi­li­da­des, aun­que co­mo bien ha ad­ver­ti­do la Aso­cia­ción de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (ABIF), se tra­ta de un pro­ce­so com­ple­jo, que no co­rres­pon­de só­lo a la ban­ca en­fren­tar y co­rre­gir. La ABIF ha he­cho una se­rie de pro­pues­tas ra­zo­na­bles con el fin de do­tar de ma­yor se­gu­ri­dad a las tar­je­tas, pe­ro sin que es­to im­pli­que una so­bre­car­ga re­gu­la­to­ria o un au­men­to de san­cio­nes por es­ce­na­rios don­de la res­pon­sa­bi­li­dad es más am­plia o múl­ti­ple. La pro­tec­ción al clien­te que ins­pi­ra a esta ini­cia­ti­va no de­be con­cen­trar­se en un so­lo ac­tor o en quien pa­ga el cos­to de un se­gu­ro aso­cia­do, sino po­ner en fo­co la ca­de­na de res­pon­sa­bi­li­da­des. Así, el lo­cal co­mer­cial don­de se co­me­te el frau­de tam­bién de­be asu­mir par­te de esa res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro ade­más el usua­rio. Es que los in­cen­ti­vos de­ter­mi­nan las con­duc­tas, y si se deja sin las res­pec­ti­vas res­pon­sa­bi­li­da­des a par­te im­por­tan­te de la ca­de­na, sin du­da es­to im­pli­ca­rá un au­men­to del nú­me­ro de frau­des y, al mis­mo tiem­po, se en­ca­re­ce­rán los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros. Con el pro­yec­to se co­rre el ries­go de le­gis­lar con la in­ten­ción de be­ne­fi­ciar a las per­so­nas, pe­ro ter­mi­nar per­ju­di­cán­do­las. Ya tu­vi­mos una ex­pe­rien­cia si­mi­lar con la re­duc­ción de la ta­sa má­xi­ma con­ven­cio­nal, que im­pli­có una des­ban­ca­ri­za­ción de los seg­men­tos más ries­go­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.